Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía retira una acusación que vetó a un político del PP de Ibiza el 22-M

José Sala ahora sería, probablemente, presidente del Consell de Ibiza pero la dirección balear le marginó por estar imputado

El político y abogado José Sala, del PP, hasta ahora alcalde de Sant Antoni de Ibiza, no pudo presentarse a las elecciones del 22-M como líder de lista al Consell de Ibiza porque estaba imputado en una causa judicial desde 2008, por una denuncia de la Fiscalía de Medio Ambiente.

La doctrina que aplicó el PP balear de vetar en las candidaturas a los políticos imputados frenó la carrera de  José Sala. Dos días después de los comicios que ganó por mayoría absoluta el PP, se conoce que la fiscalía ha solicitado al juez que las diligencias penales se archiven por no haber determinado indicios de prueba de la comisión de los supuestos delitos de negociaciones prohibidas a funcionarios, uso de información privilegiada y tráfico de influencias en la tramitación del Plan Territorial de Ibiza (PTI) en 2005.

José Sala, que fue consejero de la presidencia del Consell de Ibiza entre 2003 y 2007, quedará exonerado por la juez casi con toda seguridad y el PP  balear buscará una formula de rehabilitarle con un cargo de designación. En el caso del PTI de Ibiza figuraban denunciados otros  ex políticos de Ibiza en retirada: Stella Matutes, Joan Marí Tur y Antoni Marí Tur, ex consejeros insulares y ex parlamentarios baleares que declararon como José Sala ante el juez y defendieron su inocencia.

La fiscalía actuó en base a la denuncia formulada por los ecologistas del GEN (Grupo de Estudios de la Naturaleza-GOB). El fiscal se querelló contra José Sala y el resto de políticos por una supuesta acción "ilegal y arbitraria", por participar en la votación del Consell de Ibiza del Plan Territorial en el que se modificó la calificación urbanística y el uso de unas terrenos cerca del mar en Ses Variades, de Sant Antoni de Ibiza, propiedad de la familia Matutes. Los terrenos, ya recalificados en el PTI, se traspasaron por 26, 4 millones de euros. En la primera denuncia se relacionó que Joan Marí Tur y Antoni Marí Tur tomaron parte en votaciones que afectaban a sus propios intereses.