Las ‘numancias’ del PSOE

Cuenca, Soria y Toledo resisten al ‘tsunami azul’. Los socialistas consiguen la victoria tras desterrar la ‘marca Zapatero’ de la campaña

“Una aldea roja en pleno tsunami azul”, dice de Cuenca un dirigente socialista para intentar explicar la paradoja: La ciudad gobernada por el PP pasa a manos del PSOE justo cuando Dolores de Cospedal presidirá Castilla-La Mancha. “El 22-M no se votó a Zapatero o Rajoy, sino al regidor del pueblo y así lo trasmitimos”, dice satisfecho Juan Ávila, próximo alcalde de Cuenca (56.000 habitantes), donde el PSOE gobernará con holgura tras obtener por 138 votos de diferencia los 13 concejales de la mayoría absoluta. Su adversario popular, el alcalde en funciones Francisco Javier Pulido, reconoció el domingo vivir “un momento agridulce” tras recibir el shock.

Ávila, economista de 43 años, trazó al milímetro la campaña. Sus propuestas gravitaron sobre iniciativas municipales -“la calle de verdad”- y  pasaron de puntillas sobre el paro en España o la crisis, puntales del PP contra el Gobierno. El socialista consiguió así centrar el tiro en los impuestos, las farolas y las zonas verdes, frente al caso Faisán o los EREs de Andalucía.

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, en el Comité federal del PSOE
El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, en el Comité federal del PSOEUly Martín

Sin mencionar a Zapatero, el edil cree que su éxito responde a anteponer las propuestas a las siglas. Las suyas pasan por aprovechar el tirón turístico del AVE, que recaló en Cuenca en diciembre, para sacar del olvido a la ciudad ninguneada en las comunicaciones; fomentar las energías renovables y vincular la creación de empleo al medio ambiente.

“Cuenca ha conseguido que sea efectiva nuestra estrategia: que se vote al alcalde en lugar de censurar al Gobierno de Zapatero”, explica un dirigente socialista castellanomanchego, que admite que –al margen de la gestión- el PSOE se ha beneficiado de “escándalos” como la contratación como asesor de un hermano del alcalde de Cuenca.  

"Antepuse las propuestas a las siglas", admite el candidato socialista por Cuenca

Soria, granero popular hasta 2007, encarna otra Numancia del PSOE. Los socialistas pasaron el domingo de nueve a doce concejales, lo que les garantiza la mayoría absoluta y el gobierno. Los socialistas no conseguían este resultado –el 46% de los votos- desde 1991. “Hemos multiplicado las inversiones y por ello nos han valorado los vecinos”, explica el alcalde Carlos Martínez, que admite que Soria es para los socialistas “un territorio ideológico adverso”.  

El socialista Emiliano García-Page consolidó Toledo como bastión de su partido en Castilla-La Mancha al superar al PP por un concejal (12 frente a 11). “Hicimos algo más que salvar los muebles”, afirma un dirigente.

Sobre la firma

Joaquín Gil

Periodista de la sección de Investigación. Licenciado en Periodismo por el CEU y máster de EL PAÍS por la Universidad Autónoma de Madrid. Tiene dos décadas de experiencia en prensa, radio y televisión. Escribe desde 2011 en EL PAÍS, donde pasó por la sección de España y ha participado en investigaciones internacionales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS