Piques en el sexto debate

Los candidatos de Barcelona buscan el cuerpo a cuerpo en el tramo final de la campaña

Los cinco candidatos a la alcaldía han participado en esta campaña electoral en seis debates, un record en la política municipal en Barcelona. En un auditorio formado básicamente por sus propios equipos y periodistas, los cinco políticos se han mostrado desinhibidos y han  pisando el acelerador en este tramo final de campaña. Estas son algunos de los principales momentos del debate.

 Trias: “El modelo de transformar Barcelona a golpe de acontecimiento (alude a los casos de los Juegos Olímpicos o el Forum de las Culturas) está agotado. El ejemplo más claro de urbanismo disparatado es el de la plaza de las Glorias. No hay ningún relato. Sales del Teatro Nacional y no sabes donde estás y donde tomar un café”. 

 Hereu: “Cuando usted está hablando de una Barcelona industrial, comercial, moderna me está describiendo a la Barcelona actual. Diga (a Trías) que es una ciudad de éxito”.

 Portabella: “A veces hacen una política de perdigonada y no sabemos donde vamos. Después de 32 años,  alguna culpa tendrán en la política de vivienda, en la que no han llegado al 25% de vivienda protegida de la  media europea. No gobierno con ustedes porque no tienen rumbo”.

 Hereu: “En este mandato, hemos construido más vivienda pública que ninguna otra ciudad española y ya lo hemos hecho sin ustedes en el Gobierno”. (Respuesta de Portabella: ‘La acaba de cagar porque no es verdad”).

Fernández Díaz: “El delito no tiene nacionalidad. Y hay gente que ha venido aquí parta hacer del delito su forma de vida. ¿Está usted (a Hereu) de acuerdo con expulsarles? Pues vuelve a estar de acuerdo con el PP y ya van dos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Gomà: “Usted (Fernández) rompe el principio de igualdad en función de los orígenes de las personas. Y ese principio está en la esencia del humanismo democrático”.

Hereu: “No tenemos los panoramas dantescos de otras ciudades conservadoras del Estado y no solo se trata de Madrid (en alusión ala Cañada Real) No hacer la Ley de barrios o no aprobar la línea 9 es ir en contra de las políticas sociales es ir en contra de la integración”.

Trias: “Lo que pone en peligro las políticas sociales es gastar más de lo que se tiene. Cuando se crea un agujero de 7.600 millones de euros, lo único que se puede hacer es estar calladito y mutis a la gàbia (en la jaula)”.

Hereu: “Gastar más de lo que se tiene o recortar más de lo que se puede. Si dice que nosotros hemos hecho cosas interesantes como el Barcelona Activa o el 22@ no se para que quieren el cambio (risas).

Trias: “¿Sabe por qué? Para evitar el claque. Usted puede creerse que porque le aplauden los suyos toca el cielo pero cada vez hay más gente que no aplaude”.

Gomà: “Si usted está a favor de la atención domiciliaria de las personas mayores ¿Por qué voto en contra? (aplausos) (Respuesta de Trias: “¡Porque no habían puesto dinero!).

Portabella: “(De pronto, se pone en pie y pronuncia ante un público estupefacto este discurso): “Mido1,78 centímetrosdesde hace 30 años. Yo leo y estudio cada  día y me hago rico (enriqueciendo). Y me desarrollo. Pero no crezco. Crecer no es lo mismo que desarrollarse. A ver si lo entienden ustedes de una vez”.

Fernández Díaz: “Es un debate entrañable. Ustedes cuatro están protagonizando un baile de bastones pero han hecho baile de salón han gobernado juntos el área metropolitana. ERC ha sido la mano derecha de Hereu y ICV-EUiA ha sido la pareja de hecho de los socialistas”. (Réplica de Hereu: “Y ustedes son un matrimonio (en alusión a CiU y PP) pero en la oposición y ¡canónico!”.

Trias: “La solución del transporte público pasa por potenciar Cercanías y una tarjeta gratuita para  los menores de 16 años. Eso fomentaría el transporte. No cuesta tanto: menos de los 3,5 millones de la Consulta de la Diagonal, de la que por cierto se cumple hoy un año (ayer dije lo mismo)”.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS