África No es un país
Coordinado por Lola Huete Machado

Y ahora también el Goncourt y el Booker, premios literarios a gogó: el triunfo de los escritores africanos

Tras el Camões de la semana pasada a la mozambiqueña Paulina Chiziane, el Neustadt va a parar a las manos del senegalés Boubacar Boris Diop, mientras que su compatriota Mohamed Mbougar Sarr ha ganado el Goncourt francés y el sudafricano Damon Galgut, el Booker

Boubacar Boris Diop.
Boubacar Boris Diop. María Miró

Hace apenas unos días que cerró sus puertas la novena edición del Ake Arts & Book Festival. La fiesta de la literatura africana por excelencia, con origen en la muy literaria ciudad de Lagos y la fértil mente de la novelista Lola Shoneyin, se vuelca ahora por completo en las redes sociales, tornándose así accesible a los lectores de cualquier punto del planeta. Consecuencia feliz de la pandemia, esta virtualidad resultó en que la célebre cita cultural invitara en su última edición a 800 creadores y pensadores, que dialogaron en abierto y para nuestro puro deleite durante tres días. El tema elegido para sus conversaciones fue la creatividad. Algo que no le falta al continente.

Antes de que el Ake arrancara, la revista de artes africanas Wiriko ya destacaba dos encuentros del programa. El primero reunía a la escritora etíope Maaza Mengiste y al tanzano Abdulrazak Gurnah, nuevo Nobel de Literatura. Mengiste firma El rey en la sombra, una novela que fue candidata al Booker el año pasado, además de ser declarada mejor libro del año del New York Times y uno de los diez mejores libros africanos contemporáneos según The Guardian. Esta novela acaba de traducirse al español en Galaxia Gutenberg. Gurnah ha pasado de que lo conozca un mínimo puñado de lectores a tener asegurada la publicación de su obra en español en el sello Salamandra y recibir una inusitada atención por su última novela publicada, Afterlives, la décima que firma.

El mismo día que Mengiste y Gurnah conversaban, el pasado sábado, el Ake también servía de espacio privilegiado para la presentación de la última novela de Wole Soyinka, el primer escritor de origen africano que recibió el Nobel de Literatura. Crónicas desde el país de la gente más feliz de la Tierra (Alfaguara) es la tercera novela del celebrado autor nigeriano, uno de los cinco que figuran en el palmarés africano del premio de la Academia Sueca, junto a Naguib Mahfouz, W.M. Coetzee y Nadine Gordimer. Todos anglófonos, excepto Mahfouz, egipcio y que se expresa en árabe.

El interés que suscita el Ake es un síntoma más de que la literatura africana vive un momento dorado y está llamando la atención de los lectores en Occidente. Además del Nobel de Gurnah y el reciente Premio Camões de la mozambiqueña Paulina Chiziane, hay que señalar que el prestigioso premio internacional Neustadt acaba de caer en las manos del senegalés Boubacar Boris Diop, uno de los escritores del continente más reputados y conocidos en España.

Diop es el galardonado número 27 del Neustadt y suma este premio a su lista ya considerable de reconocimientos, entre los que destacan el Gran Premio de la República de Senegal en 1990 por Los tambores de la memoria (traducido y publicado por Casa África), así como el Prix Tropiques por El caballero y su sombra. Su Libro de los secretos (Almuzara) es la primera novela traducida del wolof al francés, inglés y español y su novela Murambi: El libro de los huesos (2709 Books) ha sido considerado uno de los mejores libros africanos del siglo pasado.

Diop apareció en el listado de candidatos al Neustadt a propuesta de la escritora y traductora Jennifer Croft, galardonada con el premio Man Booker International en 2018 por su traducción de Vuelos, de la Nobel polaca Olga Tokarczuk. El Premio Neustadt se ha creado un nombre como antesala de la selección anual de la Academia Sueca y lo concede un jurado compuesto por autores internacionales aclamados, hecho que lo aleja de las presiones del mercado editorial y le otorga un prestigio especial. En breve se podrá leer de nuevo a Diop, esta vez en formato ensayo, con un texto perpetrado al alimón con su cómplice y amiga, la maliense Aminata Traoré, titulado La gloria de los impostores, que publicará Casa África antes del final de este año.

Otro senegalés, Mohamed Mbougar Sarr, ha recibido el Goncourt este miércoles. Favorito, junto al haitiano Louis-Philippe Dalembert, entre los candidatos de este año a recibir este prestigioso premio, el más “grande” de la literatura francófona, Sarr firma El recuerdo más secreto de los hombres (ediciones de Philippe Rey) y era el preferido de la mayoría de los periodistas literarios entrevistados por Livres Hebdo. A sus 31 años, se ha convertido en el primer senegalés en recibir el Goncourt: un cheque simbólico de diez euros, pero al que se añaden la garantía de la venta de cientos de miles de copias y la fama.

Por si todo esto fuera poco, también esta semana el sudafricano Damon Galgut se ha alzado con el Booker, uno de los premios más prestigiosos de las letras anglófonas, tras haber sido preseleccionado en 2003 y 2010. Galgut se llevó el Booker gracias a The promise. El anuncio lo hizo Maya Jasanoff, presidenta del jurado de este año, en una ceremonia que la BBC transmitió en directo a una audiencia mundial de millones de personas. The Promise está ambientada en Sudáfrica durante la transición del país del apartheid a nuestros días y explora las relaciones entre los miembros de una familia blanca en declive a través del seguimiento de cuatro funerales. Es la novena novela de Galgut y la primera en siete años. Su debut se publicó cuando tenía solamente 17 años y podemos leer en español obras como El impostor o El buen doctor (RBA).

Finalmente, la zimbabuense Tsitsi Dangarembga acaba de recibir en Fráncfort el Friedenspreis des Deutschen Buchhandels, concedido por la asociación de editores y vendedores de libros que dirige la Feria del Libro de esta ciudad alemana. Se trata de un premio veterano, fundado en 1950, que se dota con 25.000 euros y figura en el currículo de autores como Margaret Atwood y la Nobel Svetlana Alexievich. Dangarembga es autora de Condiciones Nerviosas (Icaria), su título de ficción más conocido, además de ejercer de realizadora cinematográfica y activista política. Coincidió con Mengiste en la primera lista de finalistas del Booker Prize en 2020.

A esta lista habría que añadir el nombre de David Diop, francés de origen senegalés, que ha obtenido el Premio Booker Internacional 2021 por su libro Hermanos del alma (Anagrama), traducido al inglés por Anna Moschovakis, con quien comparte el galardón. Diop relata en su novela la historia de Alfa Ndiaye, un soldado de infantería senegalés que acaba de perder a su mejor amigo, Mademba Diop, en el campo de batalla durante la Gran Guerra y pone bajo los focos las poco conocidas historias de los africanos que lucharon en las guerras mundiales, forzados por las potencias coloniales que ocupaban su continente.

Y pronto podremos leer en español la obra completa del marfileño Armand Gauz, Gran Premio Literario del África Negra. Para nuestra gran suerte, su primera novela, Cobrar por estar de pie (Casa África y Baile del Sol) compartirá estanterías en nuestras librerías, muy pronto, con sus compañeras Camarada Papá (Libros del Baobab) y Black Manu (Casa África y Baile del Sol). Signo de que los autores del continente africano no solo reciben premios y distinciones: cada vez se les publica más en nuestro país y tenemos la dicha de que nos abran más puertas y ventanas a otras historias, realidades y mundos.

Este texto fue actualizado en dos ocasiones para incluir a los ganadores del Goncourt y el Booker

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter, Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra ‘newsletter’.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS