Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Escoceses, británicos y europeos

El Reino Unido ha salido de la UE, pero seguimos siendo un país global que mira al exterior, seguiremos manteniendo fuertes lazos con nuestros vecinos

Una de las principales calles de Edimburgo, en marzo de 2020.
Una de las principales calles de Edimburgo, en marzo de 2020.ANDY BUCHANAN (AFP)

En Escocia, en esta época del año, tenemos la tradición de celebrar Burns Night, la Noche de Burns. “Rabbie” Burns es nuestro mayor poeta, un hombre que tradujo su inmensa pasión por la vida en versos de incomparable ingenio e intensidad. Normalmente —aunque este año también en esto es una excepción— nos reunimos para cenar haggis (una especie de pudin de carne), beber whisky y recitar y regocijarnos con sus poemas.

La Noche de Burns es una gran ocasión para los escoceses y aquellos que tienen ascendencia escocesa en todo el mundo. Es una celebración no solo del poeta sino de lo que significa ser escocés. Así que esa noche es la mejor para alzar un vaso con un chupito de whisky escocés —no solo para impulsar nuestra mayor exportación, sino para brindar por los duraderos lazos de amistad entre Escocia y los países de la Unión Europea—.

El Reino Unido ha salido de la UE, pero seguimos siendo un país global que mira al exterior, seguimos siendo europeos y mantenemos fuertes lazos con nuestros vecinos europeos. Seguimos siendo amigos y aliados. El tratado alcanzado entre el Reino Unido y la UE en Nochebuena es amplio, y no solo cubre el comercio, sino que establece mecanismos la cooperación continua en materia de seguridad, transporte, energía, seguridad social y atención sanitaria.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

En el Reino Unido seguiremos disfrutando de los vinos de La Rioja, conduciendo coches alemanes y utilizando miles de productos más de toda Europa. Y estoy seguro también de que seguiréis disfrutando de los excelentes productos escoceses, no solo el whisky sino nuestro increíble salmón o las prendas de cachemira de gran calidad. Espero que pronto podamos tomar el sol en las playas españolas del Mediterráneo y que vosotros podáis regresar para disfrutar de nuestras imponentes montañas, lagos y valles. O a jugar una partida de golf.

En una tribuna publicada en este periódico, Nicola Sturgeon, líder del separatista Partido Nacional Escocés y ministra principal del Gobierno autónomo escocés, sugirió que todo eso podría acabarse. Dejadme asegurar que no será así. Nicola Sturgeon argumentó que, de todos los habitantes del Reino Unido, solo los escoceses comparten los valores de los ciudadanos europeos. Eso tampoco es cierto.

En todo el Reino Unido, como en los países de la UE, todos valoramos el Estado de derecho, la democracia, la libertad de expresión y los derechos humanos. Admitimos nuestra obligación colectiva de cuidar del medio ambiente, y con ese objetivo espero dar la bienvenida a líderes de toda Europa y de todo el mundo a nuestra gran ciudad de Glasgow a finales de este año para la conferencia climática mundial COP26, que organizamos junto con Italia.

Nos vemos como parte de una comunidad global, con mucho que ofrecer. La decisión del Reino Unido de abandonar las instituciones de la Unión Europea no cambia nada de eso. El vínculo de la unión del Reino Unido, que tiene 300 años y une a los habitantes de Escocia, Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte, es fuerte. Tenemos una cultura compartida y una historia compartida. Hemos logrado grandes cosas juntos, a nivel nacional y en el exterior, con socios de todo el mundo. Tenemos lazos familiares y de amistad fuertes y duraderos en todo el país.

La votación para salir de la UE fue ajustada, pero fue una decisión democrática y limpia. Nicola Sturgeon se ha negado a aceptar esa decisión democrática, y no habla en nombre de Escocia, sino solo para promover su causa de dividir el Reino Unido y hacer caso omiso de nuestros 300 años de historia compartida. Yo veo nuestro futuro de manera muy diferente. Para que Escocia prospere, debemos estar en el corazón de un Reino Unido próspero que, por supuesto, mantenga estrechos vínculos con la UE basados en nuestros intereses mutuos y los valores básicos que todos compartimos.

Mi mensaje para la Noche de Burns es: en Escocia somos escoceses, británicos y europeos. Podemos ser, y somos, todas esas cosas. Y estamos orgullosos de teneros como amigos.

Alister Jack es ministro para Escocia del Gobierno británico.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS