Monreal sitúa como presidente del Senado a Alejandro Armenta después de tres votaciones

Las divisiones de Morena se evidencian en la votación y la oposición regala 52 votos a Monreal como protesta

Después de al menos 14 horas  para la selección de la mesa directiva de la Cámara de senadores la planilla final votó por Alejandro Armenta Mier, como presidente.
Después de al menos 14 horas para la selección de la mesa directiva de la Cámara de senadores la planilla final votó por Alejandro Armenta Mier, como presidente.Andrea Murcia

Varias horas y tres votaciones se necesitaron la noche de este miércoles para que Alejandro Armenta se alzara con la presidencia del Senado, a pesar de que Morena tiene la mayoría en la Cámara alta, pero pronto se evidenciaron las divisiones internas en el partido del presidente de la República. Armenta es el candidato de Ricardo Monreal, coordinador del grupo, pero en la segunda votación solo logró 60 de los 62 votos que necesitaba y hubo que recurrir a una tercera ronda, donde logró 65. Cuatro senadores morenistas estuvieron ausentes en la renovación de la mesa directiva del Senado. La oposición manifestó su descontento por lo que consideran una “vil imposición de un candidato” que no sale por consenso de todos los grupos. Finalmente, la votación dejó una mayoría para Armenta, pero la oposición regaló 52 votos para Monreal escritos a mano en las papeletas. El bloque opositor le había sugerido horas antes que abandonara su partido y se presentara como presidente del Senado.

La primera votación se echó abajo tras esgrimir los senadores de la oposición que varios de los votos emitidos no respetaban el reglamento puesto que las papeletas no habían sido señaladas, por lo que las consideraban en blanco y no como votos a favor. Monreal estuvo de acuerdo en que se repitiera el proceso, pero el resultado no era el esperado. Armenta solo consiguió en esta ronda 60 de los 62 votos que necesitaba.

Alejandro Armenta y Ricardo Monrreal durante la maratónica sesión.
Alejandro Armenta y Ricardo Monrreal durante la maratónica sesión. Andrea Murcia

La senadora Verónica Delgadillo, secretaria de la mesa por Movimiento Ciudadano, que protestó ostensiblemente en la primera votación por las papeletas emitidas sin señalar la dirección del voto, se encargó de conducir exhaustivamente la segunda ronda. Al término de esta, cuando hubo que recontar los votos agarró una de las papeletas, bajó de la mesa directiva y se dirigió hacia su grupo, donde la fotografiaron. Eso ocasionó fuertes protestas entre los morenistas, que pidieron repetir la votación por tercera vez. En el fondo, el resultado no daba lugar a otra cosa, puesto que el candidato Armenta no había logrado la mayoría simple requerida. A la tercera fue la vencida.

Hacía apenas unas horas, los seguidores de Monreal se apuntaban un buen tanto, puesto que este había conseguido imponer a su candidato respecto a Higinio Martínez, más del gusto en las filas oficialistas de Morena. Pero la ruptura del grupo se hizo evidente en el pleno para sustituir a Olga Sánchez Cordero, que acababa su periodo como presidenta del Senado. Cuatro morenistas estuvieron ausentes, dos senadoras por enfermedad, según los cercanos a Monreal, pero no dijeron lo mismo de Claudia Balderas ni de César Cavrioto, cuyas papeletas tampoco llegaron a la urna. Cravioto es uno de los morenistas cercanos a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y se había mostrado disconforme con el candidato de Monreal para presidir el Senado. “Necesitamos alguien que nos acerque al presidente de la República”, había dicho horas antes. Monreal le respondió que no contara con él para eso pues no es “comparsa” ni “apéndice” del presidente.

Las divisiones en Morena son evidentes. Las distintas facciones se están situando alrededor de los candidatos para sustituir al presidente Andrés Manuel López Obrador en 2024. Sheinbaum, la doctora, como la llaman, es la cabeza ganadora por ahora, con un 48% de los apoyos, según encuestas recientes. Tras ella va el canciller Marcelo Ebrard, quien sí mantiene buena sintonía con Monreal, el tercero en liza. Por último, compite Adán Augusto López, secretario de Gobernación. Los dos últimos tienen unos apoyos apenas testimoniales, pero no insignificantes para determinar la victoria final de sus afines.

El martes se escenificaron de nuevo las grietas de Morena. Monreal convocó a los secretarios para preparar el curso en el Senado. Notables fueron las ausencias de Adán Augusto López, que se excusó con un compromiso previo, y de la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, llamada a Palacio Nacional en esos momentos, según se dijo. Tampoco acudió el titular de Defensa, Luis Crescencio Sandoval, ni el presidente del partido, Mario Delgado. Quien sí lo hizo fue Ebrard y se sacó una foto sonriente junto a Monreal.

El desplante tuvo su particular venganza horas después, cuando el coordinador del grupo en el Senado logró imponer a su candidato, Alejandro Armenta. “Me siento más fuerte que nunca”, dijo Monreal. Pero la votación en el pleno del Senado resultó después asaz complicada y con la sorpresa de los 52 votos para el propio Monreal, como protesta por el candidato elegido, con el que la oposición no estaba de acuerdo. “La oposición estaría dispuesta a apoyar a quien garantice que el Senado es autónomo”, propuso el senador Germán Martínez Cázares, del grupo Plural. Pero Monreal no contempla abandonar Morena y esa era la condición.

La noche del miércoles, la oposición se quejó de lo que entienden como el rodillo morenista para elegir al presidente del Senado. Acusaron a la mesa directiva de juego sucio en las votaciones de la Cámara alta, pero tampoco los morenistas se estuvieron callados cuando detectaron gestos extraños, como el de la diputada Delgadillo. Entre unos y otros obligaron a repetir la votación hasta tres veces. Finalmente, Armenta resultó elegido. Armenta (Izúcar de Matamoros, Puebla, 1969), fue militante del PRI hasta 2017, cuando su partido le apartó por sus coqueteos con Morena, partido en el que recaló. Es licenciado en Ciencias Políticas y fue presidente municipal de Acatzingo de Hidalgo en sus tiempos priistas. Armenta aspira a la presidencia del Estado de Puebla, donde las elecciones se celebrarán en 2024. Por ahora es presidente del Senado.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS