_
_
_
_
_

Las remesas en México alcanzan un récord histórico de 51.594 millones de dólares en 2021

El Banco Central ha informado de que los envíos de dinero de mexicanos en el extranjero al país crecieron un 27,1% más respecto a 2020

remesas en México
La localidad de Comachuen, en Michoacán, donde la comunidad sobrevive gracias a las remesas los migrantes envían desde EE UU.Fernando Llano (AP)

El mayor logro económico de los mexicanos se encuentra del otro lado de la frontera. En medio de una recesión técnica y de una nueva oleada de contagios por la covid-19, los envíos de dinero a México han alcanzado la cifra inédita de 51.594 millones de dólares en 2021. Estas cifras suponen un crecimiento del 27,1% respecto al año previo, de acuerdo con los datos dados a conocer por el Banco de México este martes. El envío de remesas se ha convertido en uno de los principales salvavidas de las familias mexicanas ante un entorno económico que aún no se recupera tras el batacazo por la pandemia. Para la economía mexicana ya representa una de las principales fuentes de divisas, equivalente al 4% del PIB.

Solo en diciembre pasado el país reportó 4.760 millones de dólares por concepto de remesas, un 30,4% más respecto al mismo mes del año previo, mientras que el monto promedio por operación fue de 381 dólares. México hiló así 20 meses consecutivos de crecimiento de envío de recursos de mexicanos residentes en el extranjero. Las transacciones en 2021 se elevaron un 14,3% respecto al año anterior y más del 98% de los ingresos enviados el año pasado se realizaron a través de transferencias electrónicas.

En medio de la crisis económica derivada del coronavirus las cifras históricas de remesas dan cuenta de los esfuerzos de los migrantes mexicanos que trabajan principalmente en Estados Unidos y envían parte de sus recursos a sus familias. Las entidades captadoras de estos recursos son también los Estados que más migrantes producen año con año: Jalisco, Michoacán y Guanajuato fueron los principales receptores de las remesas registradas en 2021, según los datos del Banco Central.

En repetidas ocasiones el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha agradecido a los paisanos en Estados Unidos el envío de dinero al país, incluso a principios de enero y anticipando ya este récord calificó a las remesas como una “bendición”, un apoyo que ayudaría a más de 10 millones de familias mexicanas. Sin embargo, especialistas advierten de que este es un logro individual producto del esfuerzo de los migrantes y reflejo, en su mayoría, de los estímulos económicos que ha otorgado el Gobierno de Joe Biden para enfrentar la pandemia.

Jorge Sánchez Tello, director de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros, Fundef, señala que, aunque el envío de remesas a México es un fenómeno que se viene observando desde hace muchos años, la pandemia aceleró su comportamiento. El especialista explica que en un país donde más de 30 millones de mexicanos laboran en la informalidad el golpe económico derivado de la crisis del coronavirus ha sido más agudo y con ello se elevó la urgencia de las familias para pedir apoyo a sus parientes en el extranjero. “En Estados Unidos muchas familias recibieron apoyos económicos por parte del Gobierno y buena parte de esos cheques fueron enviados a las familias de escasos recursos”, refiere.

Para el experto, este récord tiene un sabor amargo para el país porque representa el fracaso económico que no ha podido ofrecer oportunidades laborales a sus ciudadanos que se ven obligados a migrar en condiciones de altísimo riesgo. México se ha convertido en el principal expulsor de migrantes en el año fiscal 2021, comprendido entre octubre de 2020 y septiembre de 2021. En ese periodo al menos 608.000 mexicanos fueron detenidos por autoridades fronterizas de Estados Unidos, según datos del Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés).

“Por una parte, es positivo para el país que los mexicanos que se fueron a Estados Unidos estén enviando recursos económicos porque apoyan a sus comunidades, es positivo porque se reactiva el consumo, pero la otra lectura, la negativa, es que al fin y al cabo son empleos que se crean en Estados Unidos. El récord de remesas recibidas más que un logro gubernamental es un logro individual de que muchas familias han hecho un esfuerzo enorme para salir adelante”, zanja Sánchez Tello.

Enrique Díaz-Infante, director especialista del sector financiero del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), coincide en que este logro ha sido a expensas de la expulsión de miles de mexicanos jóvenes que no encuentran trabajo en el país. “Muchas de estas remesas provienen de jóvenes que están migrando, entonces están perdiendo capital humano y que viven bajo riesgo de deportación, entonces es una fuente inestable de riesgos. No puedes cimentar en este tipo de ingresos el desarrollo hacia adelante”, apunta.

Ante un fenómeno migratorio hacia Estados Unidos que sigue en ascenso y con una economía nacional que no termina por recuperarse los pronósticos apuntan a que las remesas seguirán batiendo récords, como ha venido sucediendo los últimos ocho años. De acuerdo con la analista Gabriela Siller, de Banco Base, en 2022 se proyecta un crecimiento de envíos de dinero del 13,7% lo que supondrá un total de alrededor de 58.600 millones de dólares.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Karina Suárez
Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_