Canadá se suma al reclamo de México contra Estados Unidos por las reglas de origen de los autos

La secretaria de Economía de México, Tatiana Clouthier, ha celebrado la decisión del Gobierno canadiense de participar en el panel de controversias del T-MEC

Un trabajador de la industria automotriz en California, Estados Unidos.
Un trabajador de la industria automotriz en California, Estados Unidos.David Butow (Getty Images)

La controversia comercial por las reglas de origen acordadas para la industria automotriz en el T-MEC va en ascenso. El Gobierno de Canadá se ha sumado este jueves a la petición de México para establecer un panel de solución de controversias debido a la interpretación diferente que hace EE UU sobre las reglas de origen del sector automotor. “La interpretación que Estados Unidos adoptó en julio de 2020 es inconsistente con el T-MEC y el entendimiento compartido por las partes y partes interesadas a lo largo de las negociaciones”, ha declarado por escrito Mary Ng, ministra de Comercio de Canadá. La secretaria de Economía de México, Tatiana Clouthier, ha celebrado la decisión del Gobierno de Trudeau: “Juntos defenderemos la competitividad de esta industria regional” ha escrito en su cuenta de Twitter.

La funcionaria canadiense enfatizó por escrito que las reglas de origen establecidas para automóviles de pasajeros y camiones, luego de un proceso de negociaciones y consultas estrechas entre los tres países, buscan profundizar la integración regional y respaldarán la competitividad de los productores de automóviles en América del Norte. “Canadá, México y Estados Unidos se beneficiarían de la certeza de que el T-MEC se está implementando tal como se negoció, y Canadá es optimista de que un panel de resolución de disputas ayudará a garantizar una resolución oportuna de este problema. El Gobierno de Canadá siempre defenderá a nuestra industria automotriz y a nuestros trabajadores a medida que avanzamos hacia una recuperación económica”, zanja.

Las diferentes interpretaciones que existen en cuanto al contenido de origen que aplica a automóviles y autopartes se han convertido en el quebradero de cabeza entre México, Estados Unidos y Canadá. El panel supone una nueva fase de un diferendo iniciado el pasado 20 de agosto, cuando México solicitó celebrar consultas con Estados Unidos para resolver sus desacuerdos en torno a las reglas de origen automotriz, sin embargo, las consultas que duraron más de dos meses no bastaron para resolver las diferencias. A principios de este mes el Gobierno de López Obrador solicitó el establecimiento del panel y en el cronograma previsto en la TLCAN, se espera que tas esta nueva medida se emita un informe en el verano de 2022.

El punto de la controversia comercial se centra en la metodología para medir el contenido regional para que los automóviles se comercialicen libres de aranceles: Estados Unidos insiste en un método más estricto del que México y Canadá creen que acordaron para contar el origen de ciertas partes centrales, incluidos motores, transmisiones y sistemas de dirección en el cálculo general. El T-MEC dispone que, para tener trato preferencial, las exportaciones automotrices entre México, EU y Canadá deben cumplir con un mínimo de valor de contenido regional (VCR). El porcentaje aumentará gradualmente, con una meta de 75% para 2024.

José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, reconoce que esta controversia pondrá a prueba el T-MEC. “En Estados Unidos es prioritario para ellos recuperar la mayor proporción de la cadena productiva del sector automotriz a partir de criterios que ellos consideran estratégicos, es muy claro que la industria automotriz se ha vuelto de interés nacional para los norteamericanos. Estados Unidos va a ejercer una presión muy fuerte por los canales formales e informales para tratar de ganar esa discusión”, explica.

El especialista añade que aunque México y Canadá tiene los argumentos legales para defenderse en el panel de controversia comercial, Estados Unidos no cederá fácilmente e incluso puede invocar criterios de seguridad nacional para el país norteamericano. Bajo este escenario, el experto prevé también que las inversiones de la industria se moderen hasta no contar con una resolución definitiva.

De la Cruz Gallegos apunta que de aplicarse las reglas de origen con los criterios de EE UU, México vea frenada la expansión que registró en la última década en las exportaciones automotrices. “México va a seguir siendo parte de la cadena de producción, pero Estados Unidos quiere jalar la parte más rentable y es en la parte de insumos electrónicos, en aceros especializados y todo aquello donde se genera el valor agregado”, apunta.

El sector automotriz regional es la joya de la corona entre México, Estados Unidos y Canadá. Esta industria representa cerca del 4% del PIB y 19% del industrial. Pese a que en 2021 la industria automotriz se ha visto afectada por una disminución de ventas internas y la escasez de insumos este año México exportó 2,7 millones de vehículos ligeros, cifra similar al año previo, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Karina Suárez

Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS