Un tribunal anula la orden de captura de Interpol contra el empresario Kamel Nacif, acusado de torturar a Lydia Cacho

La periodista interpone un amparo ante la Suprema Corte para frenar la decisión y evitar la liberación del detenido

La periodista Lydia Cacho, en 2006 durante su careo con el empresario Kamel Nacif, sentado a la otra esquina de la mesa.
La periodista Lydia Cacho, en 2006 durante su careo con el empresario Kamel Nacif, sentado a la otra esquina de la mesa.Amaranta Prieto (CUARTOSCURO)

Un tribunal ha ordenado la cancelación de la circular roja de Interpol contra el empresario Kamel Nacif, acusado de torturar y secuestrar a la periodista Lydia Cacho en 2006. La orden dada a la Fiscalía General de la República (FGR) supone la anulación definitiva de la busca y captura contra el apodado Rey de la mezclilla, detenido en mayo de este año en Líbano. El pasado julio, el Tercer Tribunal Colegiado de Quintana Roo, presidido por la magistrada Selina Avante, otorgó un amparo al industrial textil de nacionalidad libanesa que le permite quedar en libertad al considerar que no existe “prueba fehaciente” de que Nacif diera la orden de torturar a la periodista.

Más información
Lydia Cacho: “La colusión entre empresarios corruptos, banqueros y partidos políticos es la semilla de la impunidad en México”

Cacho publicó en 2005 su libro Los demonios del Edén en el que destapaba una red de tráfico y abuso sexual de menores que salpicaba a algunos de los hombres más poderosos de México: empresarios, políticos, senadores y diputados. Entre ellos estaban Kamel Nacif y el exgobernador de Puebla, Mario Marín, ahora en prisión acusado de ordenar las torturas y la detención ilegal de la periodista.

Después de la publicación del libro, Cacho fue secuestrada y torturada y se giraron órdenes de aprehensión contra Nacif, Marín y el entonces jefe de la policía de Puebla, Hugo Adolfo Karam, por estos delitos. La relación del empresario con los jefes de la trama fue descubierta tras la publicación de una grabación en 2006 en la que Marín garantizaba al empresario que él se había encargado de silenciar a Cacho: “Ya ayer le acabé de dar un pinche coscorrón a esta vieja cabrona”, aseguraba el exgobernador respecto al secuestro, en una grabación filtrada a la prensa y que fue la tumba del político del PRI.

La también activista por los derechos de las mujeres ha comunicado a través de sus redes sociales que ha interpuesto un amparo ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en contra de la decisión. “Metimos un amparo contra la liberación de Kamel Nacif, el último y casi imposible recurso. Es una guerra contra la trata sexual de niñas y contra la corrupción del Estado mexicano. El hombre que ordenó comprar una niña virgen de 13 años volverá a México. Yo, en exilio por impunidad”, ha tuiteado la periodista al enterarse de la noticia.

En una reciente entrevista con EL PAÍS, Cacho señalaba que el amparo concedido al empresario revela “el nivel de infiltración que la delincuencia organizada tiene en el Poder Judicial y la debilidad del Consejo de la Judicatura (...) Como en tantos casos una o un magistrado puede fortalecer a la delincuencia organizada desde dentro del sistema”, afirmaba.

En 2018 la ONU reconoció las violaciones a los derechos humanos de Lydia Cacho y señaló que la periodista fue detenida arbitrariamente como medida punitiva por la publicación de su libro. Tanto ONU-Mujeres como el Alto Comisionado para los Derechos Humanos consideran que la impunidad en el caso de Cacho no solo afecta a la periodista y a su familia, sino que contribuye a que en México se sigan violando los derechos de sus ciudadanos.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Almudena Barragán

Periodista de EL PAÍS en México. Escribe sobre temas sociales con perspectiva de género: desigualdad, violencia y feminismo. Ha trabajado en la sección Verne México y en diversos medios españoles y mexicanos, entre los que destacan El Economista.es y El Financiero Bloomberg. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS