“En nuestro país no hay vacunas”: México, la válvula de escape para cientos de guatemaltecos frente a la pandemia

El turismo de salud se instala en Chiapas, el Estado con la cobertura de vacunación más baja del país, y a donde cada vez más personas viajan por horas desde Guatemala para obtener una dosis

Un centro de vacunación vacío en San Cristóbal de las Casas (Chiapas), México.
Un centro de vacunación vacío en San Cristóbal de las Casas (Chiapas), México.Carlos López (EFE)

Alejandra Folgar se subió al autobús con el único objetivo en mente de conseguir la vacuna contra el coronavirus. El chicken bus, como se le llama a los antiguos vehículos escolares que se desechan en Estados Unidos y después reciben una segunda vida en varios países de Centroamérica, partió a las diez de la noche de Ciudad de Guatemala con destino a Tapachula, del lado mexicano, con otras 15 personas que buscaban exactamente lo mismo. Otra unidad los acompañaba en el trayecto con un grupo de turistas que quería cruzar la frontera para ir de compras. El shopping era hasta hace poco el motivo principal de los viajes, pero ahora la pandemia y la escasez de vacunas en Guatemala, que ha logrado inmunizar apenas a un millón de sus 16 millones de habitantes, han abierto una nueva oportunidad de negocio para los operadores de tours. “En nuestro país no hay vacunas”, lamenta Folgar, de 25 años. “Estamos muy agradecidos con toda la gente de México, si no hubiera sido por ellos me hubiera tenido que esperar hasta diciembre, si bien me iba”, asegura por teléfono.

Más información

“Hay muchísimas personas en Guatemala que decidieron vacunarse en Tapachula”, cuenta Patricia Jiménez, de 35 años, que también decidió viajar unas seis horas para buscar una dosis en México. “He escuchado como de 10 empresas diferentes que ofrecen tours de vacunas”, dice Jiménez. Las autoridades del Estado fronterizo de Chiapas no tienen una cifra de cuántos guatemaltecos se han inmunizado en México, aunque a principios de mes estimaban que eran al menos unas 700 personas. Una portavoz de la delegación estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social asegura que el cálculo ya debe andar por los miles, pero agrega que es difícil dar un número concreto porque los extranjeros inmunizados no son contabilizados en los registros nacionales de vacunación.

De cualquier forma, los funcionarios mexicanos esperan que haya cada vez más porque no hay ninguna restricción o necesidad de comprobar residencia para recibir una dosis. El único requisito para cruzar es contar con una Tarjeta de Visitante Regional (TVR), un trámite que ha provocado largas filas en las garitas guatemaltecas, cuentan los entrevistados, y que ha triplicado las solicitudes a últimas fechas, según medios mexicanos. Aunque la frontera es porosa, la pandemia ha reducido el cruce con balsas en el río Suchiate, el paso tradicional de quienes no tienen papeles, ha disminuido considerablemente. Aun así, a mediados de julio salió la noticia de una familia detenida por agentes de migración que había atravesado el río para ir a vacunarse.

“Había filas larguísimas de los que querían sacar la TVR, pero no había cola en el centro de vacunación”, cuenta Jiménez. La llegada de cientos de guatemaltecos contrasta con la reticencia de muchos chiapanecos a vacunarse. Hace dos semanas, las autoridades mexicanas implementaron la política tres por dos: si los jóvenes llevan a dos de sus familiares a vacunarse se les da también una dosis. El plan se anunció después de que se diera a conocer que comunidades enteras, muchas de ellas indígenas, habían rechazado la inmunización. Chiapas es el Estado con la cobertura de vacunación más baja de todo el país, solo un 25% de la población adulta ha recibido al menos una dosis, según datos oficiales.

“Es un gesto humanitario que nosotros apreciamos mucho y que le sirve a ambos países porque a todos les conviene que se reactive la frontera”, dice Sergio Contreras, que se vacunó en Tapachula a mediados de mes. El viaje le costó casi unos 200 dólares, entre el pago a la agencia, los hoteles y las comidas, pero afirma que el esfuerzo valió la pena porque es diabético y, a pesar de ser población de riesgo, no había llegado su turno en la vacunación guatemalteca. “Es un gasto fuerte para un guatemalteco promedio, no cualquiera lo puede hacer”, dice el vendedor de 45 años.

La oferta se ha diversificado y en la prensa local de ambos países no solo se habla de agencias que ofrecen el viaje por tierra, sino de empresas que promocionan vuelos charter. En los primeros meses del año, los guatemaltecos, al igual que los mexicanos y de otros países latinoamericanos, habían volado a Estados Unidos, una inversión mucho mayor que tomar un chicken bus a Chiapas. “Igual y es más barato hacerlo por tu cuenta, pero en tour es más cómodo, puedes irte descansando en el camino y aprovechar para hacer compras, yo no conocía Tapachula”, cuenta Folgar.

“Lo estamos pasando mal con la pandemia aquí en Guatemala”, dice la joven. El país centroamericano acumula más de 344.000 contagios y ha rebasado el umbral de las 10.000 defunciones. “En las últimas semanas ha muerto bastante gente y el Gobierno no nos ha apoyado mucho”, agrega.

Las críticas por el desabasto de vacunas han alcanzado a la Administración de Alejandro Giammattei. El presidente anunció en abril un pago de 80 millones de dólares a Rusia para comprar 16 millones de dosis de la Sputnik V, el 50% del costo total. Pero a la fecha solo ha recibido 800.000 viales y Guatemala ha tenido que depender de donaciones internacionales. A finales de junio, México entregó de 150.000 dosis de AstraZeneca, y esta semana Estados Unidos envió tres millones de Moderna. El país tiene ahora 6,4 millones de inyecciones disponibles, aunque solo unos 250.000 guatemaltecos han recibido las dos que se requieren para estar completamente inmunizado, y sigue ampliamente rezagado en comparación con la región, concentrado en avanzar entre la población de 50 a 59 años.

Por ese contexto, el turismo de vacunas no ha estado exento de ciertos tintes políticos. “Puedo con toda confianza recomendar a todos los guatemaltecos de 40 años que se vengan a Tapachula y no se tardan más de una hora”, publicó el pasado 1 de julio el alcalde del municipio de Mixco, Neto Bran, opositor del Gobierno, en sus redes sociales. Al margen de la política, los ciudadanos simplemente aprovechan para estar más protegidos y volverán a México en un par de meses para recibir su segunda dosis.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción