_
_
_
_

El Kremlin declara agentes extranjeros a dos miembros de las Pussy Riot

El Gobierno de Putin incluye también en la ‘lista negra’ al creador de los guiñoles rusos

Nadezhda Tolokonnikova miembro de la banda de Rusia Pussy Riot
Nadia Tolokonníkova, miembro de las Pussy Riot, en abril de 2019 en Buenos Aires.AGUSTIN MARCARIAN (REUTERS)

Ocho nuevos nombres en la lista de agentes extranjeros del Gobierno ruso. El Ministerio de Justicia ha incluido este jueves en esta lista negra a tres periodistas, dos miembros de las Pussy Riot, un galerista, un fundador de un club de cine y al escritor opositor Víktor Senderóvich, una de las primeras personas en vivir un choque con el Kremlin tras la llegada de Vladímir Putin al poder con el cambio de siglo. Todo ello en la misma semana en que la justicia ha liquidado dos ONG con más de 30 años de historia, Memorial y su filial de derechos humanos, por no mostrar en todas y cada una de sus publicaciones, desde folletos a mensajes de Instagram, que también eran agentes extranjeros.

Víktor Senderóvich fue uno de los principales artífices de los guiñoles en Rusia, y hace apenas dos meses contaba a EL PAÍS los problemas de los opositores en los últimos años: “Primero (censuraron) la televisión, después la radio, después Internet (...) Hoy nadie se atreve a alquilarme un piso. Vivimos en una atmósfera de miedo desde 2014, cuando se adueñaron totalmente del poder tras la anexión de Crimea”. A partir de ahora, figurar como agente extranjero no solo le impondrá una serie de obligaciones, como remarcar esta condición en cualquier publicación y tener que notificar a las autoridades hasta el último rublo que ingresa o gasta, sino que también le impedirá postularse a cualquier cargo público.

Senderóvich lanzó la versión rusa del programa de guiñoles de Canal+ en la televisión privada NTV en los años noventa. Sin embargo, lo dejó en 2001 tras ser demandado por caricaturizar al propio Putin. Al mismo tiempo, el canal fue adquirido por el monopolio estatal del gas, Gazprom, después de que el dueño de la cadena, el opositor Vladímir Gusinski, fuese arrestado por supuesta evasión fiscal.

El Gobierno también ha incluido en la lista a dos miembros del colectivo Pussy Riot, Verónika Nikúlshina y Nadia Tolokonníkova. “No obedecer la ley supone la apertura de un caso criminal, y no vamos a obedecerla”, ha respondido el grupo en Twitter junto a un símbolo de un payaso. “Diez miembros de Pussy Riot han tenido que abandonar Rusia a causa de los constantes ataques, arrestos y amenazas. Han sido forzados a dejar el país que aman y encontrar un hogar temporal en cualquier otro sitio, lejos de sus familias y amigos. Odio que Putin se salga con la suya arruinando las vidas de la gente”, agregó el perfil oficial.

Tolokonníkova es una de las fundadoras del colectivo y fue condenada a cárcel por un acto de protesta en 2012 dentro de la catedral de Cristo Salvador de Moscú en el que criticaron el apoyo de la iglesia ortodoxa a Putin.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

También han sido añadidos este jueves a esta lista negra el propietario de una galería de arte, Marat Gelman; el fundador de un club de cine de la ciudad de Yaroslavl, Andréi Alekséyev, y la editora del medio independiente Jolod News, Taisiya Bekbulatova. Esta última fue detenida y registraron su piso en junio de 2020 por la sospecha de tener alguna vinculación con el experiodista de Defensa Iván Safronov, juzgado actualmente por supuestamente intercambiar información con terceros países.

“Esta gente distribuye sistemáticamente material a un círculo indefinido de personas mientras recibe fondos extranjeros”, aseguró el Ministerio de Justicia ruso en un comunicado. Por su parte, Putin defendió esta ley en su tradicional rueda de prensa anual, en la que dijo que esta legislación fue inventada por Occidente en los años treinta y aseguró que la versión rusa “es más liberal” que las de Europa y Norteamérica.

En total, más de un centenar de personas y entidades forman parte de la lista de agentes extranjeros del Gobierno ruso. Esta misma semana fueron liquidados en sendos juicios por incumplir la ley la fundación Memorial Internacional, que velaba por la memoria de los crímenes soviéticos, y su filial Centro de Derechos Humanos Memorial, que investigaba los crímenes en la Rusia moderna, especialmente en Chechenia y otras regiones del Cáucaso.

Además, un periodista de investigación de la BBC, Andréi Zajárov, abandonó el país el lunes apenas dos meses después de ser catalogado con la misma etiqueta. El reportero, que publicó investigaciones relacionadas con una supuesta hija de Putin o con la protección a bandas de hackers en Rusia, denunció que estaba siendo vigilado.

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_