Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El responsable de la Policía de Ciudad de México renuncia ante la crisis de seguridad

La jefa de Gobierno de la capital, Claudia Sheinbaum, asegura que la dimisión responde a motivos personales

Operativo policial en Ciudad de México, en junio.
Operativo policial en Ciudad de México, en junio. CUARTOSCURO

El secretario de Seguridad de Ciudad de México, Jesús Orta, presentó el jueves su renuncia en medio de la crisis de violencia que vive la capital. Los diez meses de Orta al frente de la Policía local han estado marcados por una serie de delitos de gran repercusión y la preocupación por el deterioro de los índices de seguridad. Pese a estos antecedentes, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, ha definido la dimisión como "estrictamente personal" y ha defendido una política de seguridad que ha ido endureciendo con el paso de los meses. “La estrategia fundamental va a continuar”, ha declarado este viernes en conferencia de prensa.

Jesús Orta aseguró en junio que si no mejoraban los índices de criminalidad se iría en un año. Al final, ha adelantado su salida y ha sido reemplazado por Omar García Harfouch, quien asumió la dirección de la policía de investigación en junio. "Es el hombre con la experiencia policial indicada para (...) devolver la paz a la ciudad", ha publicado Orta sobre su sucesor en Twitter. La crisis de seguridad de Ciudad de México, antes considerada una isla en medio del deterioro en el resto del país, se ha convertido en la piedra en el zapato de Sheinbaum, persona muy cercana al presidente Andrés Manuel López Obrador y jefa de Gobierno desde diciembre pasado.

El caso de Aidée Mendoza, asesinada en mayo mientras asistía a clase, y las muertes en menos de una semana en junio de otros dos estudiantes, Norberto Ronquillo y Leonardo Avendaño, forzaron a la jefa de Gobierno a presentar una nueva estrategia de seguridad. El Ayuntamiento aumentó las patrullas, destinó a 5.000 policías para vigilar el metro e incrementó las penas para algunos delitos. Además, se anunció la llegada de la Guardia Nacional, ente híbrido compuesto de militares y policías y principal apuesta de López Obrador para atajar el incremento del crimen en el país.

El Gobierno local defiende que la política de seguridad está dando resultados y apunta a la tendencia a la baja en delitos como el robo de vehículos con armas de fuego y el secuestro. Sin embargo, los números no acompañan en otros frentes, sobre todo si se comparan datos semestrales. “Algunos delitos han reducido de manera importante; otros no han podido ser contenidos”, ha reconocido este viernes Sheinbaum. "Tenemos que dar todavía más resultados”. 

En el primer semestre del año, los homicidios dolosos subieron un 15% y la extorsión, un 64% respecto al mismo periodo del año pasado, según un informe de la ONG Observatorio Nacional Ciudadano con base a cifras del Gobierno federal. La penetración del crimen organizado en la capital quedó plasmada en julio cuando dos ciudadanos israelíes, sospechosos de pertenecer a una mafia internacional, fueron asesinados a plena luz del día en un restaurante de lujo de un centro comercial.

Durante los primeros diez meses del nuevo Gobierno, Ciudad de México se ha convertido además en el centro de la contestación feminista ante el incremento de los delitos sexuales. Se han registrado 3.233 casos de enero a julio y nueve de cada diez usuarias admiten haber sido víctimas de abusos en el transporte público. A eso se sumó una batería de violaciones de mujeres por parte de policías que puso contra las cuerdas a Orta, a quien unas manifestantes lanzaron brillantina rosa a principios de agosto. Días después, varios cientos de mujeres salieron a las calles a protestar al grito de ‘¡No me cuidan, me violan!’, en referencia a los agentes.

La última polémica bajo el mandato de Orta es de hace apenas dos días. Durante el aniversario de la masacre estudiantil de 1968, el Gobierno local puso en marcha los llamados ‘cinturones de paz’, grupos de funcionarios públicos creados para “proteger” a los manifestantes ante posibles brotes de violencia. Una actuación que ha sido criticada por expertos y diputados de la oposición por ver en ella una delegación de tareas que pertenecen a las autoridades.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información