Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Desodorante gratis para los viajeros de metro

El suburbano de Viena pone en marcha distintas campañas para luchar contra los malos olores en los vagones

Reparto de desodorante en la línea U6 del metro de Viena.
Reparto de desodorante en la línea U6 del metro de Viena.

Viajar en metro supone muchas veces un ejercicio de intimidad con el resto de pasajeros, sobre todo en horas puntas. Sobre todo en verano. Las altas y anómalas temperaturas que han atizado a media Europa central durante este mes de julio han llevado al metro de Viena a tomar cartas en el asunto. El pasado 16 de julio la empresa responsable del transporte urbano de la capital austriaca, Wiener Linien, se propuso repartir 14.000 desodorantes entre los pasajeros de la U6, que agotaron las existencias en un solo día, según explicó el portavoz de la compañía Daniel Amman. Esta línea es una de las peor climatizadas del suburbano vienés, en la que solo la mitad de los vagones tiene aire acondicionado, según datos de Wiener Linien. 

El portavoz de la compañía de transportes quiso defender a los viajeros de la ciudad. “Esto no quiere decir que los pasajeros vieneses huelan peor que los de otros sitios”, explicó Amman, que señaló además que las altas temperaturas pueden “hacernos más conscientes de los malos olores”, según aclaró al diario británico The Telegraph. Durante los últimos días Viena ha alcanzado inusuales temperaturas de 35 grados, que han calentado especialmente los trenes. Las vías de la línea U6 recorren una buena parte de tramos descubiertos, por lo que los convoyes se calientan más. En los vagones más antiguos, donde la compañía alega que no se puede instalar sistemas de climatización, se han tintado los cristales de las ventanas y se han colocado mamparas, que, según Wiener Linien, permiten descender 4 grados la temperatura del vagón. 

Pero esta no es la única medida que la compañía de transportes ha planteado para luchar contra los olores en el metro. A partir de septiembre, y en la calurosa línea en la que ha repartido desodorante, prohibirá el consumo de los alimentos “olorosos”, como pizza o kebab. Wiener Linien ha recordado en un comunicado que comer y beber en el metro está ya prohibido en muchas ciudades de todo el mundo y ha asegurado que pretende así dar respuesta a la que considera una de las mayores preocupaciones de sus viajeros. "A muchos pasajeros del metro les incomodan los fuertes olores", ha explicado Amman a Efe, que, preguntado por las dos campañas contra los olores, ha alegado que de momento, los usuarios no se lo han tomado “demasiado a mal”. 

Viena, como buena parte de Europa central, está sufriendo uno de los veranos más calurosos de los últimos años, algo que no ha ayudado a mitigar el problema de los olores. En julio, el centro de la ciudad ha registrado una temperatura 1,6 grados superior a la media desde que se tienen registros en 1981, según los datos del Instituto Central para la Meteorología y la Geodinámica (ZAMG, por sus siglas en alemán). "Los principales factores que han contribuido a la elevación de las temperaturas en Viena son el cambio climático y la aceleración de la urbanización", según ha explicado a Efe Thomas Wostal, portavoz de la institución. Wostal ha señalado el incremento de la población de la capital austriaca y la supresión de zonas verdes como otros motivos para el aumento en las temperaturas de la ciudad. 

Síguenos en Twitter y en Flipboard