Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lucha de una madre por el aborto terapéutico en Costa Rica

Una mujer, obligada a dar a luz a un bebé sin posibilidades de sobrevivir, busca soluciones ante la CIDH

Protestas en las calles de San José
Protestas en las calles de San José AFP

Cuando supo que estaba embarazada de nuevo, Aurora (nombre ficticio) rompió a llorar. El miedo la copaba. Hacía dos años había sido obligada a dar a luz a un bebé desmembrado que murió en minutos, como había previsto el pronóstico médico. Las ganas de ser mamá estaban intactas, pero también el recuerdo de la cara del bebé que las enfermeras le mostraron antes de llevarse el cuerpo y dejarla sola en una sala donde otras madres daban el pecho por primera vez a sus recién nacidos.

Tras aquella traumática experiencia, Aurora decidió demandar ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Estado de Costa Rica, que en 2012 le negó acceso al aborto terapéutico. Una demanda que retomó el pasado 21 de junio.

Aunque el Código Penal costarricense permite interrumpir el embarazo para proteger la vida y la salud de la madre, la falta de reglas claras provoca temor en muchos médicos y no siempre se cumple la ley. “Él es mi motor [para mantener su batalla contra el Estado]”, afirma Aurora, de 38 años, en referencia al bebé al que ella y su esposo enterraron la mañana siguiente de su nacimiento con el nombre de Emanuel, sin saber si era hombre o mujer.

Emanuel murió al nacer el 29 de diciembre de 2012. Después vinieron depresiones, miedos y complejos junto al sueño de ser mamá. También vino el segundo embarazo —“un calvario, con revisiones cada dos semanas”— y los vaivenes políticos sobre el aborto desde los ángulos de la salud, los derechos humanos o la religión. Aurora lo recuerda llorando, como lo recordaba cuando entró a quirófano para dar a luz a la niña que ahora tiene tres años.

El Gobierno anterior, de Luis Guillermo Solís, prometió a Aurora aprobar un reglamento técnico que aclarara las situaciones en las que se puede aplicar el aborto terapéutico y evitar así que quedara a discreción de los médicos. A cambio, ella aceptó retirar su denuncia ante la CIDH. El Ejecutivo incumplió sin embargo su promesa y Aurora depositó en la última campaña electoral —marcada por la exacerbación del conservadurismo religioso y en la que el actual presidente se enfrentaba en las urnas con el evangélico Fabricio Alvarado— sus esperanzas en el ahora presidente, Carlos Alvarado.

Pero, tras dos meses en el poder, las señales del Gobierno no son alentadoras. El debate sobre el aborto terapéutico está ahora abierto en los medios y en las redes, y es un enfrentamiento casi diario entre políticos y activistas. Corrientes conservadoras religiosas se oponen a la reglamentación de esa ley y el Gobierno progresista de Carlos Alvarado no lo tiene entre sus prioridades.

Así las cosas, Aurora rompió hace menos de un mes el arreglo preliminar con el Estado y retomó el proceso en la CIDH, con el objetivo de que sea la Corte la que ordene al Estado —como ya ocurrió en 2012 para permitir la fertilización in vitro o el pasado enero con la legalización del matrimonio homosexual— dictar las normas necesarias para asegurar a las madres el acceso al aborto terapéutico. De hecho, fuentes internas de la Cancillería costarricense consideran que es inminente un juicio internacional contra Costa Rica.El de Aurora es uno de los dos casos que podrían llevar a Costa Rica a un juicio internacional. La otra es A. N., que acudió a la CIDH en 2008 con una petición similar tras haber sido obligada a llevar a término un embarazo en el que el feto nació muerto.

Temor de los activistas

A.M.

“Me siento burlada”, asegura Aurora tras haber escuchado al presidente Alvarado enumerar las prioridades del país: combatir el déficit creciente hacia el 7% del PIB y rebajar el endeudamiento del Gobierno, de un 50%; reducir el desempleo que ronda el 10%; y poner fin al goteo imparable de asesinatos, consecuentes en su mayor parte de los enfrentamientos entre el narco. “Yo sé que la discusión del aborto es una discusión que polariza el país” y “distrae la atención de estos temas prioritarios”, llegó a afirmar el presidente en una rueda de prensa el pasado 5 de julio.

El temor de los activistas es que se haya impuesto la influencia del ministro de la Presidencia, el conservador Rodolfo Piza, o la presión de diputados conservadores cuyos votos serían claves para aprobar en próximos meses una reforma fiscal de alto interés para el Ejecutivo.

Por eso Aurora se mantiene activa en la denuncia internacional. “Es muy duro. Yo soy una persona muy fuerte y he tenido apoyo de mi familia, pero a veces una se quiebra. Es cuando yo recuerdo la carita de mi bebé como si fuera una foto y siento fuerza para seguir”.

Más información