Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lozoya asegura que no hay pruebas contra él de haber recibido sobornos de Odebrecht

El exdirector de Pemex niega las acusaciones de tres exdirectivos de la compañía, que le acusan de cobrar 10 millones de dólares

Emilio Lozoya, antes de la rueda de prensa de este jueves.
Emilio Lozoya, antes de la rueda de prensa de este jueves. EFE

El exdirector de Pemex Emilio Lozoya aseguró este jueves que no hay evidencias en su contra de haber recibido 10 millones de dólares en sobornos, como se desprende de las declaraciones de tres exdirectivos de Odebrecht, que acusan a Lozoya de recibir este dinero entre 2012 y 2016 a cambio de favorecer contratos a la constructora brasileña. “Niego categóricamente mi participación en estos hechos”, insistió Lozoya, hombre de confianza del presidente, Enrique Peña Nieto, en cuya campaña electoral participó.

Con rostro serio, acompañado de dos abogados, Lozoya ofreció una rueda de prensa de más de una hora, en la que negó de forma reiterada las acusaciones que pesan sobre él. Lo hizo después de comparecer ante la Procuraduría General de la República (PGR), donde se reservó el derecho a declarar. “En la carpeta de investigación no existe un solo elemento de prueba que acredite que recibí dinero de ellos o de alguien”, aseguró el exdirector de la petrolera mexicana. La fiscalía mexicana aseguró el pasado domingo que si no avanza con mayor premura en el ‘caso Odebrecht’ es porque sus compañeros en Brasil no quieren o no pueden. Al tiempo que Lozoya daba explicaciones a los medios, la fiscalía mexicana aseguraba en un comunicado que la próxima semana habría más información disponible de la justicia brasileña. “Confío plenamente en la PGR”, recalcó Lozoya. "Ojalá las copias certificadas que mande Brasil lleguen pronto", añadió su abogado.

El exidrector de Pemex compareció ante los medios cuatro días después de conocerse una investigación en la que se le vinculaba con el cobro de sobornos entre 2012 y 2016, es decir, durante y después de las elecciones presidenciales que llevaron al poder a Peña Nieto. Tres exdirectitvos de Odebrecht aseguran, en declaraciones juradas, que Lozoya recibió sobornos por valor de 10 millones por ayudar en la firma de contratos. Las delaciones, obtenidas El Quinto Elemento Lab, una organización de periodistas mexicanos, corresponden a funcionarios de la constructora -Luis Alberto de Meneses, Luiz Mameri e Hilberto da Silva- que accedieron a colaborar con la justicia para obtener beneficios en sus penas. De acuerdo a una reconstrucción realizada a partir de los testimonios jurados de los tres inculpados por la justicia brasileña y de decenas de documentos –copias de las transferencias electrónicas, órdenes de pago de los bancos, vídeos… - se constata que el nombre de Lozoya aparece vinculado a diversas operaciones durante cuatro años.

El exdirector de la petrolera mexicana, sin embargo, negó tener relación con estas acusaciones. Su defensa explicó que la PGR le informó de una carpeta de investigación pero que Lozoya no está imputado por ningún delito. “Mi conciencia está tranquila, aquí estoy y estaré”, dijo Lozoya, quien advirtió con que solicitará el derecho de réplica contra los medios que publicaron los señalamientos y amenazó con demandas si no les es otorgado este derecho.

El testimonio de Luis Alberto de Meneses, responsable de la constructora en México, revela que en marzo de 2012 Lozoya le dio el nombre de una empresa offshore en las Islas Vírgenes Británicas, donde a partir de entonces se comenzarían a realizar los pagos, siempre según la delación de uno de los exdirectivos brasileños. Las transferencias comenzaron en abril de ese año: la primera, de 250.000 dólares; luego, de 495.000 y de 505.000. La relación se intensificó con la llegada de Lozoya a la dirección de Pemex, especialmente después de que Odebrecht ganase el contrato de remodelación de una refinería, por las que Lozoya, según las delaciones, recibió cuatro millones de dólares.

Las acusaciones sobre Lozoya, que abandonó la dirección de Pemex el pasado año, trascienden al exjefe de la petrolera mexicana. Su nombre es el último de la joven generación de priistas aliados de Peña Nieto vinculados con casos de corrupción, como los exgobernadores Javier Duarte y Roberto Borge.