Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El debate migratorio impulsa en Suiza la victoria de la derecha populista

La UDC-SVP logra el mejor resultado de su historia en unas elecciones al Parlamento

El presidente de la UDC-SVP, Toni Brunner, atiende a los medios en el Parlamento suizo en Berna. / PETER KLAUNZER (EFE) Reuters - Live

Suiza dio este domingo un giro hacia la derecha al dar la victoria en las elecciones generales a la  ultranacionalista UDC-SVP, que se adjudicó el 29,4% de los votos, según los resultados con el escrutinio ya muy avanzado. Impulsada por el debate sobre la migración y el asilo, la derecha populista logra el mejor resultado de su historia en un Parlamento en el que los socialdemócratas del SP se mantienen como segunda fuerza con un 18,8% y se recuperan los liberales del FDP, que alcanzan el 16,4%.

Los votantes apostaron de nuevo por el reparto de poder entre los partidos que caracteriza a su sistema político, ajeno a las mayorías absolutas, pero inclinaron la balanza claramente en favor de un bloque de derecha en el que se sitúan la UDC-SVP y los liberales del FDP. En un Parlamento de 200 escaños y una decena de partidos, los socialdemócratas del SP retroceden ligeramente, al igual que los democristianos, mientras sufren pérdidas mayores los grupos de centro y especialmente Los Verdes y Verdes Liberales.

La derecha populista, el partido más votado desde hace más de una década, aumentó sus apoyos en 2,8 puntos, un incremento con el que logra ocupar 65 escaños, tres por encima de los que ganó en 2007, cuando cosechó su mejor resultado hasta el momento.

La derecha populista rentabiliza así una campaña electoral en la que puso el foco sobre la política de asilo e inmigración y atizó los temores de una parte de la población a perder su alto nivel de vida y su identidad nacional. La crisis de refugiados ha dado alas a la UDC-SVP pese a que Suiza ha endurecido las condiciones de acogida y no se ha visto afectada por la llegada de centenares de miles de personas a Europa desde finales de verano.

A un supuesto descontrol en el asilo, la UDC-SVP ligó sus denuncias contra la “inmigración masiva”. Dos asuntos que “se demuestra que preocupan mucho a los suizos”, abundó tras conocerse el avance del escrutinio el presidente del partido, Toni Brunner. Como en el caso de otros partidos de la derecha radical europea, la UDC-SVP ha consolidado su crecimiento con el rechazo al aumento de la inmigración, en ocasiones con campañas de tinte xenófobo.

El resultado electoral llega después de que el año pasado ya emergiera la inquietud de la población por la migración en un referéndum que aprobó reducir la entrada de extranjeros, que suponen casi una cuarta parte de la población total de 8,2 millones.

Tras su victoria, la UDC-SVP previsiblemente endurecerá su exigencia de que se cumpla ese mandato popular, incompatible con la libre circulación de personas que rige con el territorio comunitario. La redefinición de la relación con Europa será el asunto más urgente a abordar por el nuevo Parlamento. Aunque cercanos en otros temas, los liberales del FDP, que este domingo  subieron 1,3 puntos hasta los 33 escaños, no están dispuestos a apoyar las posturas extremas de los ultranacionalistas, que conducirían a romper los acuerdos con la UE. El presidente del FDP, Philipp Müller, avisó de que el país no puede estar “en conflicto” con la UE. Una perspectiva que rechazan asimismo los socialdemócratas del SP, los más europeístas, y el resto de formaciones.

El crecimiento de los ultranacionalistas abre también otra dura batalla por la renovación del poder Ejecutivo a principios de diciembre, en el que la UDC-SVP exige una mayor presencia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >