Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Le Pen afirma que Hollande la excluye de la manifestación contra el terror

La líder de la ultraderecha reclama la reinstauración de la pena de muerte

La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, llega este viernes al Elíseo para reunirse con el presidente francés, François Hollande.
La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, llega este viernes al Elíseo para reunirse con el presidente francés, François Hollande. getty

La presidenta del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, logró este viernes su esperado protagonismo político con el argumento de que no ha sido invitada a la manifestación del domingo en París contra el ataque yihadista del miércoles a la revista satírica Charlie Hebdo. En un gesto sin precedentes, el presidente de la República, François Hollande, recibió durante media hora en el Elíseo a Le Pen, quien el día anterior se había mostrado partidaria de establecer la pena de muerte en Francia para casos de terrorismo. “Se ha quebrado la unidad nacional”, dijo la líder ultraderechista tras declararse “insatisfecha” de la entrevista con Hollande.

La manifestación, bautizada como “marcha republicana”, ha sido organizada por partidos de izquierda y de centro. El Gobierno se limitó a señalar el domingo como la fecha más adecuada para garantizar la seguridad de los asistentes. Hollande, por su parte, ha realizado entre el jueves y el viernes una ronda de encuentros con los líderes de todas las formaciones y, según fuentes del Elíseo, no le corresponde a él invitar los dirigentes de formaciones para que se sumen a la protesta.

De hecho, en una intervención pública televisada tras una reunión de la célula de crisis del Gobierno, Hollande hizo simplemente una llamada general a la participación: “Todos los ciudadanos pueden acudir a las manifestaciones. Es la convicción la que debe animar a muchos de nuestros compatriotas a participar el domingo. Son los ciudadanos los que deciden”. El presidente, además, hizo un llamamiento para rechazar “la demagogia, las estigmatizaciones y las caricaturizaciones”.

"Los organizadores no nos quieren ver", se queja la presidenta del Frente Nacional

Para entonces, Le Pen y había dejado clara su posición: “No he obtenido del presidente un claro levantamiento a la prohibición a nuestro movimiento, sus electos, los representantes de millones de franceses que esperaban verlos en la manifestación”. “No voy a romper los cordones policiales”, declaró a Le Figaro. “Los organizadores principales no nos quieren ver”.

Para Marine Le Pen, el Partido Socialista francés, principal promotor de la marcha, y la centrista Unión de Demócratas e Independientes (UDI) “han quebrado la unidad nacional”, que es el objetivo que busca Hollande. Ante los primeros rechazos a la presencia de la líder ultraderechista en la manifestación, el FN ya calificó de “maniobra política lamentable” su supuesta exclusión. “Es un error moral y político”, añadió este viernes su número dos, Florian Philippot. “Será una marcha del sistema, pero no de unidad nacional”, agregó.

La actitud del islamófobo Frente Nacional produjo grietas. Sobre todo en el principal partido de la oposición, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), de Nicolas Sarkozy. Su secretario general, Laurent Wauquiez, consideró “inaceptable” que el FN sea “excluido de una manifestación de unidad nacional”. “En estas condiciones, la UMP no debiera aceptar participar en esa manifestación sectaria”, afirmó este representante del ala más conservadora del partido.

Sarkozy había comentado el jueves su interés en acudir a la manifestación y en su partido aseguran que la decisión final de la organización ya ha sido adoptada: pedir a todos sus militantes que acudan a la marcha en nombre de “una sagrada unidad nacional” que debe ser mostrada “ahora más que nunca” ante las agresiones terroristas.

Valls: "Apoyamos la tolerancia y la lucha contra el racismo y el antisemitismo"

En medio de estas tensiones, el primer ministro, Manuel Valls, que el día anterior se había mostrado condescendiente con la opción de la participación del FN en la marcha, se decantó este viernes por lo contrario durante una visita a la redacción de Charlie Hebdo, acogida en la de Libération, cuyo periódico difundió estos comentarios del jefe del Gobierno. “Si Marine Le Pen quiere acudir… Cualquiera puede ir. Pero es una manifestación para defender unos valores entre los que figura la tolerancia, la lucha contra el racismo, contra el antisemitismo, contra los actos antimusulmanes… No es una manifestación por la pena de muerte”.

Valls se refirió también a los problemas, incluso judiciales, y tensiones entre Le Pen y Charlie Hebdo, cuando se preguntó: “¿Se van a manifestar las familias de víctimas de Charlie Hebdo con Le Pen?”. “Vamos más allá del caso de la revista. Hablamos del principio de libertad de expresión, de la lucha contra la barbarie”, respondió Filippot.

Fuentes del Partido Socialista consideran que el FN no puede estar representado en ningún lugar relevante de la manifestación porque “no es un partido republicano”. “Es una falsedad que no la cree ni los que la utilizan”, afirma Filippot.