Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a 27 años de cárcel el ex jefe del Estado Mayor del Ejército yugoslavo

Los jueces le consideran responsable de los crímenes de guerra y contra la humanidad perpetrados por sus subordinados en Srebrenica, Sarajevo y Zagreb, entre 1993 y 1995

El ex jefe del Estado Mayor del Ejército yugoslavo, Momcilo Perisic, ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), en La Haya.
El ex jefe del Estado Mayor del Ejército yugoslavo, Momcilo Perisic, ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), en La Haya. PETER DEJONG (EFE/Pool)

Momcilo Perisic, antiguo jefe del Estado Mayor del Ejército yugoslavo, ha sido condenado a 27 años de cárcel por el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY). Aunque el acusado no cometió personalmente ningún asesinato, los jueces le han declarado responsable de los crímenes de guerra y contra la humanidad perpetrados por las tropas serbias en Croacia y Bosnia. Concretamente, el asedio de Sarajevo, los bombardeos de Zagreb y el asalto de Srebrenica. De 67 años, Perisic proporcionó ayuda financiera y logística a los soldados que luego asesinarían y perseguirían a cientos de civiles bosnios y croatas, entre 1992 y 1995.

El Tribunal le ha absuelto del cargo de exterminio, centrado en Srebrenica. La sala ha considerado probado que Perisic brindó armas y apoyo al entonces general serbobosnio, Ratko Mladic, que tomó la ciudad bosnia en 1995. Sin embargo, los jueces han concluido que Perisic no podía saber que dicha operación desembocaría en la muerte de 8.000 varones musulmanes. "No le daba órdenes a Mladic, que actuaba con gran autonomía", ha dicho el presidente de la sala, Bakone Moloto.

Acusado de espionaje en su propia tierra en 2002, por haberse reunido con un oficial de Estados Unidos, Perisic se entregó al TPIY en 2005. Como oficial de mayor rango acusado por las guerras de los Balcanes, su caso era muy importante para la fiscalía. Se pretendía demostrar la responsabilidad directa de Belgrado en los crímenes cometidos en Bosnia y Croacia. La muerte, en 2006, del ex presidente serbio Milosevic, truncó dicha posibilidad. Por eso la acusación calificó a Perisic de "uno de los principales colaboradores de Milosevic" en la búsqueda de "la Gran Serbia libre de otras etnias".

A pesar de su estrecha relación, Perisic rompió en 1998 con el expresidente serbio. No logró convencerle del riesgo de ser bombardeados por la OTAN si persistía en reprimir a los albaneses de Kosovo. En 1999, la Alianza Atlántica lanzó una ofensiva contra Serbia que forzó la retirada de Milosevic de la provincia.

El proceso se ha prolongado tres años y ha contado con las declaraciones de un centenar de testigos. La fiscalía pedía cadena perpetua para Perisic, que ha mantenido su inocencia desde el principio.