La Policía francesa calcula que hay entre 50 y 100 etarras en libertad

El número es bastante inferior en relación a los 600 que ya se encuentran en la cárcel

"Ahora mismo, hay más militantes encarcelados que en libertad y estos últimos, entre 50 y 100, son bastantes menos que los alrededor de 600 que ya se encuentran en la cárcel". El comandante Jérôme Broglio se ha mostrado así de seguro durante el juicio a los etarras Pedro Esquisábel Xerpa y José Manuel Ugartemendía en su declaración ante el Tribunal de lo Criminal de París.

Broglio, que durante años se dedicó a combatir la acción de ETA desde la Subdirección Antiterrorista de la Policía francesa (SDAT), ha calculado que entre 2000-2005 la banda robaba en Francia "al menos 500 coches al año", y que sólo una mínima parte, "en torno al 10 por ciento", eran finalmente encontrados. Durante su descripción del aparato político de la banda, en el que situó a Esquisábel y Ugartemendía durante los años previos a su detención el 28 de abril de 2005 en Caussade, al sur de Francia, Broglio insistió en que la organización terrorista "coordina toda la izquierda radical vasca infiltrando sus partidos políticos, sindicatos y otras organizaciones". Para ilustrarlo, Broglio puso los ejemplos de Batasuna, "la vitrina legal de ETA", y la organización juvenil Segi, que "constituyó un vivero muy importante de nuevos activistas", afirmó. El comandante francés también puso el acento en que "en ETA hay muy poca libertad por una deriva sectaria" que, según dijo, se ha traducido en que "incluso algunos veteranos de la banda que desde la prisión se han desmarcado de la lucha armada han sido calificados de traidores por el aparato político y excluidos".

Más información
La policía francesa detiene al presunto responsable del aparato internacional de ETA
Estrasburgo avala la ilegalización de Batasuna
Interior da por descabezada a Segi tras detener a 34 de sus integrantes en el País Vasco y Navarra

Por su experiencia en treguas anteriores declaradas por la banda, en particular de las de 1999 y 2006, Broglio se mostró desconfiado sobre las verdaderas intenciones del anuncio del cese del fuego unilateral hecho en enero. "Desgraciadamente nos hemos dado cuenta de que esos periodos de tregua no estaban exentos de segundas intenciones políticas y han sido utilizados para rearmarse", señaló. Además, asumió que "el problema es complejo porque los etarras que viven en la clandestinidad y tienen a sus espaldas delitos no pueden retomar una vida normal y al final la única salida es rearmarse". El oficial francés rechazó las alegaciones generalizadas de torturas de los etarras arrestados en España, a las que aludió la abogada de los etarras, Amaia Recarte, y replicó que "eso forma parte de la estrategia de victimización" de ETA y que hay una "exageración" del trato que reciben por las fuerzas del orden.

Sobre los acusados, Broglio ubicó a Esquisábel desde finales de los años 90 en el aparato político y dijo que "asumió muy rápidamente responsailidades" en la organización y que desde comienzos de 2004 hay pruebas de que también actuaba en el militar. "Hay testimonios que prueban que al menos entre octubre de 2003 y marzo de 2004 participaba en reuniones del comité ejecutivo, el máximo órgano de la dirección colegial de ETA". De Ugartemendía indicó que en el periodo 2002-2004 estaba en el aparato político y que "tenía una gran proximidad" con 'Xerpa', de ahí que fueran arrestados juntos. El juicio continuará mañana, cuando está previsto que se examine en detalle la implicación de Esquisábel en el comité ejecutivo y sus relaciones con otros jefes de aparatos, para lo cual están citados varios testigos.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS