Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania inicia el juicio contra el nazi Demjanjuk por el asesinato de 27.900 judíos

John Demjanjuk, de 89 años, deberá responder por su presunta "complicidad" en el campo de concentración nazi de Sobibor

El juicio contra el presunto criminal de guerra nazi John Demjanjuk, de origen ucraniano, ha comenzado hoy en un tribunal de Munich, al sur de Alemania. El acusado, que se ha presentado en silla de ruedas, deberá responder por su presunta "complicidad" en la muerte de 27.900 judíos en el campo de concentración nazi de Sobibor en la Polonia ocupada durante la II Guerra Mundial.

El suyo podría ser el último juicio que se celebre contra un destacado dirigente nazi en Alemania, un país que, hasta la fecha, sólo ha emitido 6.600 sentencias condenatorias contra antiguos criminales de guerra del régimen de Adolf Hitler, dos tercios de los cuales fueron sentenciados a penas inferiores a los dos años de cárcel. Los grupos judíos y las familias de las víctimas han declarado que nunca es tarde para hacer justicia, y que el caso de Demjanjuk es simbólico. "No deberíamos cometer el error de pensar que un juicio contra un criminal de guerra es un juicio contra un solo hombre", ha dicho el rabino Marvin Hier, decano del Centro Wiesenthal de Los Angeles.

A mediados del pasado mes de julio, los fiscales del Estado alemán inculparon oficialmente a Demjanjuk, un antiguo guardia de las SS en los campos de concentración del III Reich, de "complicidad" en la muerte de casi 28.000 judíos en el campo de exterminio nazi de Sobibor en 1943. Demjanjuk, de 89 años y de origen ucraniano, ha negado cualquier implicación en el Holocausto. En este campo de exterminio se calcula que murieron alrededor de 250.000 judíos.

Demjanjuk ha admitido que colaboró en otros campos de exterminio, pero ha negado en todo momento que hubiera estado en Sobibor, a cuyo frente, según la acusación, hubo entre 20 y 30 miembros de las SS alemanas y entre 100 y 150 antiguos prisioneros de guerra soviéticos (como es su caso). En las cámaras de gas, los judíos tardaban en morir alrededor de media hora por la inhalación de una mezcla de monóxido de carbono y dióxido de carbono, según los fiscales, que aseguraron que Demjanjuk estuvo seis meses en Sobibor en 1943.

John Demjanjuk figura en la lista del Centro Simón Wiesenthal de los diez presuntos criminales de guerra más buscados del mundo. Se le acusa de introducir a la fuerza a hombres, mujeres y niños en las cámaras de gas de Sobibor. Demjanjuk está recluido en una cárcel próxima a Munich desde el pasado 12 de mayo, después de ser deportado a Alemania desde Estados Unidos. Está previsto que el proceso concluya el 6 de mayo de 2010, pero podría prolongarse en caso de necesidad. Los fiscales actúan a petición de parte, concretamente, de nueve familiares de las víctimas.

"Sufre varias enfermedades"

El procesado padece pérdidas de memoria y según su abogado, Guenther Maull, "su estado físico empeora de día en día, e incluso de hora en hora, es un anciano que sufre varias enfermedades". "Su humor oscila también, a veces parece un anciano con pérdidas de memoria, pero no se sabe si se trata de su estado general o de una enfermedad", declaró el letrado a Reuters, quien precisó que Demjanjuk se dirigirá al tribunal en lengua ucraniana.

A principios de julio, los expertos médicos estimaron que John Demjanjuk estaba en condiciones de ser juzgado en Alemania, aunque recomendaron que sus comparecencias ante el tribunal se limitasen a dos sesiones de 90 minutos cada una por día. Su familia había argumentado que estaba demasiado frágil para soportar un proceso y que sufría problemas en la médula espinal, fallos renales y anemia.

Según sus propios testimonios, Demjanjuk fue reclutado por el Ejército soviético en 1941 y después de ser apresado por los alemanes se convirtió en guardia de los campos de prisioneros del III Reich. Se le retiró la nacionalidad estadounidense en los años setenta, después de que se le acusara de ser 'Iván el Terrible', un guardia del campo de Treblinka conocido por su crueldad.

Fue extraditado a Israel en 1986 y condenado a muerte en 1988, pero el Tribunal Supremo israelí retiró la condena cuando las nuevas pruebas demostraron que Iván el Terrible era otra persona. Recuperó la ciudadanía norteamericana, pero el Departamento de Justicia de Estados Unidos retomó su caso en 1999, con el argumento de que había colaborado con los nazis en otros tres campos de exterminio. En 2002 perdió de nuevo la nacionalidad estadounidense.