Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo paquistaní absuelve a Sharif

El ex primer ministro estaba acusado de terrorismo y secuestro de un avión

Nawaz Sharif, el político más popular de Pakistán, tiene abiertas las puertas al Gobierno de este conflictivo país asiático. El Tribunal Supremo le absolvió ayer de los cargos de secuestro de un avión y terrorismo, que pesaban contra el ex primer ministro desde el golpe de Estado con que el general Pervez Musharraf le apartó del poder, en 1999.

Sharif decidió el 12 de octubre de 1999 destituir al hombre que había nombrado jefe del Ejército y ordenó que desviaran el avión en que viajaba hacia un aeropuerto remoto de la sureña provincia Sind. Las maniobras del general le permitieron llegar incluso más allá de su destino previsto -Karachi, la principal ciudad del país- y acabaron con el Gobierno de Sharif. La dictadura de Musharraf se prolongó hasta las elecciones generales de febrero de 2008.

El ex primer ministro, que llegó un acuerdo para salir de la cárcel y exiliarse a Arabia Saudí, regresó a Pakistán poco antes de las elecciones pero la Justicia no le permitió presentarse por los cargos que tenía pendientes. Sharif siempre los rechazó y aseguró que "tenían motivaciones políticas". El Supremo sentenció que las acusaciones "no se sostienen".

El presidente de Pakistán y viudo de la asesinada líder Benazir Buttho, Asif Alí Zardari, felicitó a su principal rival. Zardari y Sharif se aliaron tras las elecciones para lograr la destitución de Musharraf, que había colgado el uniforme y se había convertido en un jefe de Estado civil. Las diferencias entre ambos políticos no permitieron, sin embargo, que la coalición durase más allá de ese objetivo.

Sharif es líder de la Liga Musulmana de Pakistán-N (PML-N), la segunda formación política más votada después del Partido Popular de Pakistán (PPP), que lideraba Bhutto hasta su asesinato el 27 de diciembre de 2007. Zardari encabeza actualmente el PPP, pero a diferencia de Zardari, muy impopular, Sharif es un político muy valorado en este convulso país, que mantiene actualmente una guerra abierta contra la insurgencia talibán.

El Tribunal Supremo ya había revocado hace unos meses la prohibición que existía contra Nawaz Sharif y su hermano Shahbaz, ex jefe del Gobierno de Punjab, la principal región de Pakistán, para ocupar cargos públicos.