Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el director del programa atómico iraní

Gholamreza Aghazadeh abandona justo cuando Occidente incrementa su presión para que Irán renuncie a su programa nuclear

El director del Organismo de la Energía Atómica de Irán (OIEA), Gholamreza Aghazadeh, dimitió este miércoles después de 12 años en el cargo, sin que hayan trascendido los motivos, justo cuando Occidente ha incrementado su presión para que Irán renuncie a un programa que considera puede conducir a la fabricación de bombas nucleares. Se interpreta asimismo que la dimisión podría estar vinculada a las polémicas elecciones de junio, ya que Aghazadeh es aliado del ex presidente Alí Akbar Hachemí Rafsanyani, que respaldó al candidato opositor Mir Husein Musaví.

Aghazadeh, de 60 años, también abandonó sus funciones de vicepresidente de la agencia atómica iraní. La OIEA estaba encargada del desarrollo del programa nuclear civil iraní desde 1997 y era considerada la principal responsable del desarrollo nuclear iraní. Aghazadeh había sido nombrado en el cargo por el ex presidente reformista iraní Mohamed Jatamí, pero fue mantenido en el puesto tras la llegada a la presidencia del ultraconservador Mahmud Ahmadineyad en 2005. Entre 1985 y 1997 fue ministro de Petróleo de Irán.

Desde su llegada al frente de la OIEA, Irán construyó la planta de conversión de uranio de Ispahan (centro) y la de enriquecimiento de uranio en Natanz. También es considerado el responsable del desarrollo de la central nuclear de Busher, construida por los rusos en el sur de Irán.

Irán afirma que su programa nuclear tiene fines civiles, pero las potencias occidentales, empezando por Estados Unidos e Israel, están convencidos de que persigue fines militares e impusieron a Teherán sanciones internacionales. Estados Unidos y otros países ofrecieron a Irán una solución negociada al conflicto.

Tras la cumbre del G-8 de la semana pasada en Italia, el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Manucher Mottaki, recordó que Irán estaba preparando una serie de propuestas sobre asuntos regionales e internacionales, pero no precisó cuándo las dará a conocer.

A pesar de que el miércoles la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, avisó a Teherán de que la oferta de diálogo no duraría indefinidamente, el presidente Ahmadineyad, volvió a desafiar a Occidente por su supuesta interferencia en las elecciones. "Golpearemos en la cara a los enemigos de la nación", arengó Ahmadineyad a sus partidarios en Mashad, al noroeste del país.