Ahmadineyad pide al fiscal iraní que supervise los casos de Saberi y Derejash

El presidente iraní pide que la periodista y el blogger acusados de espionaje reciban un "trato justo" y "puedan defenderse"

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha pedido al fiscal general de Teherán, Said Mortazavi, que supervise el caso de la periodista estadounidense con pasaporte iraní acusada de espionaje Roxana Saberi y se asegure de que reciba un trato "justo y acorde a la ley" y "pueda defenderse".

Apenas veinticuatro horas después de que un tribunal revolucionario de Teherán la condenara a ocho años de cárcel , el mandatario ha enviado una misiva en la que también solicita el trato más adecuado para el blogger Husein Derajshan, acusado de espiar para Israel.

"Al parecer, la Justicia procesa a Husein Derajshan y Roxana Saberi. El presidente insiste en que adopte las medidas necesarias para que las acusaciones se hagan con la mayor precisión y de forma justa y legal", indica la carta, firmada por el director de la oficina del dirigente iraní, Abdulreza Sheijolislami.

En la misiva, cuyos extracto publica la agencia oficial de noticias local Irna, Ahmadineyad hace hincapié en "que los acusados deben disfrutar de todas las opciones de defensa".

Saberi, periodista freelance estadounidense de ascendencia iraní, fue detenida el pasado 31 de enero, al parecer cuando compraba una botella de vino, cuyo consumo está proscrito en Irán. Sin embargo, desde entonces los cargos contra ella han fluctuado desde la supuesta compra de esa botella de vino -según reveló su padre- hasta el espionaje, pasando por la denuncia de que trabajaba de forma ilegal al haber expirado su acreditación de prensa.

Finalmente, el 9 de abril, pocos días antes de que se iniciara el juicio a puerta cerrada, el fiscal segundo Hasan Zare Dehnavi acusó a Saberi, cuya segunda nacionalidad Irán no reconoce, de espiar para Estados Unidos.

La condena se produce en un momento casi crucial en las relaciones entre Estados Unidos e Irán, países que rompieron sus lazos diplomáticos en abril de 1980, tras consolidarse el triunfo de la revolución islámica que acabó con la monarquía del último Sha de Persia, el pro occidental Mohamad Reza Pahlevi.

Casi tres décadas después, el presidente estadounidense, Barack Obama, ha expresado su deseo de emprender una nueva relación con Irán, si el régimen de los ayatolá abre el puño. Nada más conocerse el sábado la sentencia, que según su abogado Saberi se dispone a apelar, Obama expresó su "profunda decepción".

Organizaciones de defensa de los derechos humanos y de la libertad de prensa han manifestado su temor a que el caso Saberi se politice y sea utilizado como baza de una eventual negociación entre Irán y Estados Unidos.

Por su parte, Derajshan, que disfruta de pasaporte canadiense, está considerado el pionero de los bloggers iraníes y fue detenido en Teherán en 2008, después de que visitara Israel en dos ocasiones.

Lo más visto en...

Top 50