Pakistán restaura la ley islámica en el noroeste del país

El Gobierno paquistaní cede a la presión de los fundamentalistas y acuerda imponer la 'sharía' como código legal en el valle del Suat

Pakistán ha aceptado hoy aplicar la ley islámica en el valle de Suat y en otras áreas del noroeste del país para pacificar la insurgencia. Un nuevo misil, desde un avión no tripulado supuestamente de EE UU, ha vuelto a matar al menos a 26 personas en esas zonas tribales del noroeste, fronterizas con Afganistán.

La decisión de aplicar la justicia islámica desatará, sin duda, las críticas de Washington y otros países occidentales preocupados porque el apaciguamiento sea utilizado por los líderes religiosos conservadores que simpatizan con los talibanes y con Al Qaeda. El Gobierno, sin embargo, teme que el uso de la fuerza para imponer su voluntad sólo inflamará los ánimos de la insurgencia islámica procedente de las áreas tribales y cree que el compromiso es la mejor opción para restablecer el orden en Suat, un antiguo enclave turístico a 60 kilómetros de la capital, que desde hace casi dos años es un campo de batalla entre el Ejército y los insurgentes.

"Después de unas negociaciones exitosas, todas las leyes no islámicas relacionadas con el sistema judicial, así como las que se opongan al Corán y a la Sunna, serán canceladas y declaradas nulas", ha declarado un portavoz del gobierno de la provincia de Frontera Noroccidental en un comunicado, al término de las negociaciones celebradas en Peshawar, capital de la provincia, con los dirigentes islámicos de Swat. Cualquier acuerdo precisará de la firma del presidente del país, Asif Ali Zardari.

Aplacar a los extremistas

Según publica el diario británico The Guardian, el pacto llega por parte del Gobierno como un intento de aplacar el avance los extremistas y con el objetivo de poner fin a la revuelta de los talibanes. Incluso el presidente paquistaní, Asif Zardari, ha alertado que los fundamentalistas "están intentando imponerse al estado". Los talibanes, que tienen el control sobre esta zona, ayer anunciaron un alto el fuego tras conocer el acuerdo con el Ejecutivo paquistaní para restaurar la sharía en las cortes.

Las milicias talibanes, que se alzaron en armas en Swat a finales de 2007, controlan en la actualidad este valle situado a sólo 130 kilómetros al noroeste de Islamabad. Desde entonces han destruido más de 200 colegios femeninos en el marco de su campaña contra la educación de las mujeres y niñas y han provocado el desplazamiento de miles de personas que han huido de la violencia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los líderes tribales y religiosos siempre han hecho por imponer su propia ley. Los medios locales siempre han dado cuenta a diario de juicios sumarios y castigos ejemplares, incluidas ejecuciones, al margen de la ley paquistaní y de acuerdo al código islámico. Ahora esta justicia paralela será oficial.

En las negociaciones, representantes del Gobierno han hablado con el líder islámico local, Sufi Muhammad, quien mandó a cientos de sus milicianos a luchar con los talibanes en Afganistán contra las tropas de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, informa The Guardian.

Distintos analistas paquistaníes han señalado que se trata de una "rendición" por parte del Gobierno a las fuerzas extremistas, con el temor de una desintegración del Estado, mientras que EE UU ha visto este acuerdo como un acercamiento peligroso con los talibanes y Al Qaeda.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS