Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae otro Arellano Félix

Detenido en México 'El Doctor', uno de los jefes del cartel de narcotraficantes de Tijuana

Eduardo Arellano Félix, alias El Doctor, uno de los jefes históricos del cartel del narcotráfico de Tijuana, cayó ayer en manos de la justicia mexicana, tras un enfrentamiento a tiros con la policía federal en la norteña ciudad de Tijuana, fronteriza con Estados Unidos. Según fuentes policiales, el detenido es uno de los responsables de la ola de violencia registrada en la región y que ya se ha cobrado la vida de decenas de personas.

La Secretaría de Seguridad Pública indicó que el capo de la droga se identificó como Samuel Bracamontes y fue detenido junto con su hija Alicia Bracamontes, de 11 años. Era jefe del clan Arellano Félix, en alianza con su hermana Enedina. Las autoridades le identificaron por sus rasgos personales, "principalmente las cicatrices de quemaduras en ambos brazos y en el pecho". El hombre estaba armado con un AK-47, con el que se enfrentó durante varios minutos a los federales.

A Eduardo Arellano Félix se le imputan varios cargos de narcotráfico y crimen organizado, y tiene pendiente una orden de captura en una corte federal de California. La Interpol le busca desde 2004 en más de 180 países.

De acuerdo con informaciones policiales, el cartel de Tijuana sufre actualmente una pugna interna, al tiempo que está enfrentado a las bandas de El Golfo, Juárez y Sinaloa por el control de la frontera, uno de los principales puntos del trasiego de drogas de México a Estados Unidos.

Al parecer, el jefe de los sicarios de los hermanos Arellano Félix es Fernando Sánchez Arellano, conocido como El Ingeniero, al que se atribuye el baño de sangre que se viene registrando en Tijuana y sus alrededores desde hace semanas.

Clan histórico

La policía federal informó de que después de la detención de Francisco Javier Arellano Félix, El Tigrillo, el 14 de agosto de 2006, El Doctor tomó las riendas del clan junto a su hermana Enedina, madre de Fernando Sánchez Arellano, responsable de las operaciones del cartel.

Los Arellano Félix controlan el centro neurálgico de Tijuana, donde, además de manejar los alijos de cocaína, marihuana y metanfetaminas, "cobran derecho de plaza" (cuotas a vendedores de drogas al menudeo o paso de cargamentos de otras bandas), mientras sus sicarios se encargan levantones (secuestros) y ejecuciones. Eduardo Arellano y su hija fueron enviados a la Ciudad de México, donde el jefe del cartel de Tijuana será procesado.

La familia Arellano Félix ha estado ligada al narcotráfico desde hace al menos dos décadas. Los hermanos Francisco Javier y Benjamín Arellano Félix se encuentran detenidos en Estados Unidos, Eduardo será procesado en México, Ramón murió en un enfrentamiento con la policía y Francisco Rafael, que cumplió condenas de cárcel en México y Estados Unidos, se encuentra en libertad. Enedina Arellano Félix y su hijo Fernando Sánchez Arellano son los jefes de la banda.