La UE ofrece a Serbia firmar un acuerdo político y económico temporal después de las elecciones

"Hemos abierto las puertas de la UE a Serbia", afirma el ministro de Exteriores esloveno y presidente de turno del Consejo, Dimitrij Rupel

La Unión Europea ha ofrecido este lunes a Serbia firmar el próximo 7 de febrero un "acuerdo temporal de cooperación", que serviría como marco para el diálogo político, el libre comercio, la liberalización de visados y la cooperación económica. La decisión ha sido celebrada por el ministro de Exteriores de Serbia, Vuk Jeremic, quien considera que esta oferta convierte las elecciones del 3 de febrero en un referéndum sobre el deseo de los serbios de adherirse a "la familia europea".

"Hemos abierto las puertas de la UE a Serbia", ha afirmado el ministro de Asuntos Exteriores esloveno y presidente de turno del Consejo, Dimitrij Rupel, tras ocho horas de "difícil" reunión de los Veintisiete para llegar a un acuerdo unánime sobre los términos del texto.

Previamente, el ministro de Exteriores de Bulgaria, Ivailo Kalfin, había dicho a los periodistas que no se iba a firmar ningún acuerdo con Serbia antes de las elecciones presidenciales del próximo domingo, y había adelantado que se iba a presentar una oferta "para dar un impulso al proceso de integración europea".

Varios diplomáticos europeos creen que el firmar, al menos, un acuerdo interino impulsaría al presidente de Serbia, y un pro-europeo declarado, Boris Tadic en su lucha por la reelección contra el nacionalista Tomislav Nikolic, quien es considerado un aliado de Moscú.

Este Consejo de Ministros europeo busca enviar un gesto claro hacia Serbia para intentar que ese país no entre en una deriva nacionalista ante una declaración de independencia de Kosovo. Una de las cuestiones clave es la firma del Acuerdo de Estabiliación y Asociación con Serbia, que ya ha sido cerrado pero no firmado debido a la falta de cooperación de Belgrado con el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY).

La mayoría de los países de la UE son partidarios de proceder a la firma, a fin de impulsar al sector pro europeísta de Belgrado, pero se enfrenta a la oposición firme de Holanda, con respaldo de Bélgica y Alemania.

Holanda insiste en mantener su bloqueo a la firma de ese acuerdo hasta que Belgrado no entregue al Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) a varios importantes prófugos, especialmente los ex líderes serbobosnios Ratko Mladic y Radovan Karadzic, acusados de genocidio en la guerra de Bosnia (1992-95).

Lo más visto en...

Top 50