Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia declara 'zona de acción anti-terrorista' varias zonas de una república del Cáucaso

La operación en Ingushetia coincide con una protesta contra el fraude en las últimas elecciones

El Servicio Federal de Seguridad Rusia (FSB), encargado de la seguridad interior y el contraespionaje, ha comenzado una operación antiterrorista esta mañana en varias zonas de la república caucásica de Ingushetia, fronteriza con Chechenia. La operación incluye la declaración de varias zonas de la capital, Nazran, y otras ciudades como "zona de acción anti- terrorista". De acuerdo con la ley Antiterrorista, esto permita a las fuerzas de seguridad limitar el acceso a éstas zonas, el registro de vehículos y personas y el libre acceso a cualquier edificio sospechoso.

El FSB afirma haber recibido informaciones que indican que "los terroristas están preparando una serie de ataques contra edificios administrativos, policías y civiles en lugares públicos de Ingusetia". En los últimos meses, se han producido varios ataques en esta república musulmana dirigidos contra civiles, de los que Moscú ha culpado a los rebeldes chechenos, y algunos medios locales al propio FSB. Amnistía Internacional también denunció en octubre de 2007 el aumento de secuestros en la república, así como las detenciones ilegales de personas.

La operación antiterrorista coincide con la convocatoria para mañana, sábado, de una manifestación en el centro de la capital Nazrán, en protesta por la manipulación electoral en las elecciones legislativas de diciembre pasado. "Creemos al 100% que esto está directamente relacionado con la manifestación que planeamos, lo que demuestra que las autoridades quieren intimidarnos", afirmó Magomed Yevloev, uno de los organizadores. "Si las autoridades tratan de disolver la protesta por la fuerza, habrá combates en masa en las calles de Nazran", añadió.

La participación electoral en las legislativas fue del 98,35% en la república de Ingushetia, según el Kremlin. Los mismos datos indican que el partido gobernante, Rusia Unida, obtuvo un 98,75% de los votos. Ante estos resultados, las organizaciones convocantes de la manifestación de mañana organizaron una campaña de recogida de declaraciones de no haber votado. La semana pasada, anunciaron que ya habían obtenido más de 87.000 declaraciones de este tipo, lo que equivale al 54% del electorado.

La operación se produce a seis semanas de las elecciones presidenciales, en las que Dimitri Medvedev, el candidato al que el presidente Putin ha nombrado su sucesor, será probablemente elegido con una amplia mayoría, según las encuestas.