Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reproches y tensión en el último debate televisado entre Clinton y Obama

La senadora por Nueva York asegura que su rival está asociado a un "patrón de los suburbios de Chicago" y dice que prefiere a los republicanos antes que a los demócratas.- El senador por Illinois se pregunta si se enfrenta con Bill Clinton o su mujer

Los ánimos entre Hillary Clinton y Barack Obama están cada vez más caldeados. Poco queda para la llegada del conocido supermartes, donde el 5 de febrero ambos se juegan el futuro de sus candidaturas, y la tensión crece por momentos, como se pudo comprobar el lunes en el debate televisado por la cadena CNN en el estado de Carolina de Sur.

Tanto Clinton como Obama se tiraron los trastos a la cabeza y los reproches volaron de un atril a otro mientras el tercero en discordia, John Edwards, casi no podía hacerse escuchar entre sus mediáticos competidores y tuvo que preguntar: "¿Hay tres personas en este debate o sólo dos?".

Hillary Clinton centró sus críticas más duras contra Obama por sus elogios al presidente Ronald Reagan, un icono republicano denostado por muchos demócratas. El senador por Illinois había declarado la semana pasada que Reagan "cambió la trayectoria de Estados Unidos" de una forma que ni Richard Nixon ni Bill Clinton lo hicieron. Unas declaraciones que la senadora por Nueva York quiso recordarle como ejemplo de que Obama prefiere a los republicanos antes que a los demócratas.

-"Yo no dije eso"-, interrumpió Clinton a su rival.

-"Lo dijo Bill Clinton"-, afirmó Obama.

-"Yo estoy aquí y él no"-, le contestó la ex primera dama.

-"Bueno, a veces no puedo decir contra quien estoy compitiendo"-, señaló Obama, en una clara señal de su creciente exasperación por el papel que Bill Clinton está jugando en la campaña de su esposa con los constantes ataques contra él.

Patrón de los suburbios

Obama estuvo a punto de perder la compostura en más de una ocasión ante un debate acalorado donde también se veía a Clinton con gesto serio y mirada desafiante. Nunca antes en un debate la ex primera dama se había referido a las conexiones de Obama con un controvertido constructor de Chicago. Con el dedo acusador y revisando el currículo de su rival, Clinton aseguró que el senador de Illinois está asociado con un "patrón de los suburbios", en referencia directa a Anthony Rezko, un hombre de negocios de Chicago, acusado de fraude fiscal y que ha donado miles de dólares a la candidatura de Obama a través del gobernador de Illionis.

Pero Obama no se quedó atrás y recordó a Clinton que, mientras él estaba "en las calles de Chicago como líder comunitario", ella estaba en su asiento de la empresa Wal-Mart, de la que la senadora por Nueva York fue directora de 1986 a 1992.

Después, Clinton aseguró: "La verdad, es muy difícil tener un debate directo con usted, senador Obama, porque usted nunca asume la responsabilidad de ningún voto, y ésa es una pauta suya de actuación". La senadora dudó además del historial político de su rival y se preguntó si "debía importar". A lo que el senador por Illinois afirmó que al menos él no "dice algo e inmediatamente después rectifica". La senadora por Nueva York terminó por calificar las ideas de Obama como "malas", haciendo referencia a todos los programas sociales propuestos por los demócratas en esta campaña, y que, según Clinton, "no consta en ningún sitio como el señor Obama los quiere financiar".

Ambos llegan a las primarias de Carolina del Sur bajo la presión que da la reñida disputa en las elecciones por candidatura demócrata a la Presidencia de EE UU. Los comicios celebrados el pasado sábado en Nevada fueron ganados con poco margen por la ex primera dama. La senadora también ganó en New Hampshire, mientras que Obama fue el ganador de la primera votación celebrada en Iowa.