Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU crea un tribunal especial para investigar el asesinato del ex primer ministro libanés Hariri

Fuertes medidas de seguridad en Beirut en previsión de protestas violentas .-Siniora asegura que no se trata de una decisión contra "la hermana Siria"

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha aprobado esta noche por mayoría la creación de un tribunal internacional para procesar a los presuntos autores intelectuales y materiales del asesinato del ex primer ministro libanés Rafik Hariri, que murió en un atentado con bomba en el centro de Beirut el 12 de febrero de 2005, en el que también fallecieron otras 22 personas. La resolución, auspiciada por Estados Unidos y Francia, ha contado con el apoyo de diez países y la abstención de cinco, entre ellos China y Rusia.

El tribunal, que tendrá un mandato de tres años, entrará en vigor el 10 de junio en un lugar aún no determinado, si para esa fecha ha recibido el visto bueno del parlamento libanés. La corte podría ser creada antes si los libaneses lo consensuaran, pero la oposición, liderada por Hezbolá, asegura que nunca lo reconocerá.

La resolución aprobada invoca el Capítulo VII de la Carta de la ONU, que aborda las amenazas a la paz y la seguridad mundial y prevé sanciones y la intervención militar en caso de desacato. Esa disposición explica la postura de los cinco miembros del máximo órgano de decisión de Naciones Unidas que se han abstenido por considerar que la resolución supone "una injerencia" en los asuntos internos libaneses. Para China, supone crear un precedente del Consejo interviniendo en los asuntos internos de un país, mientras para Rusia, la decisión puede tener "consecuencias negativas en El Líbano y la región".

El ministro libanés de Asuntos Exteriores y Cultura, Tarek Mitri, que ha asistido a la sesión, ha subrayado que el tribunal proporcionará a su país "la oportunidad de embarcarse en la recuperación de sus derechos y de la verdad". Y en la otra cara de la moneda, Siria. Según Bachaar Jaafi, embajador sirio en la ONU, la creación de un tribunal especial "daña los intereses de los libaneses", aunque no ha querido extenderse sobre las consecuencias de la decisión. Según una comisión de la ONU que investigó el año pasado el asesinato de Hariri, funcionarios sirios de alto rango estuvieron involucrados en la magnicidio y la creación del tribunal vuelve a poner en el punto de mira al régimen de Damasco, que por otra parte afirma que los sospechosos serán juzgados en su propio país, y se niega a entregarlos.

Medidas ante posibles disturbios

El Gobierno de Líbano ha desplegado fuertes medidas de seguridad en la capital para evitar incidentes. Además, su primer ministro, Fouad Siniora, ha aclarado en una comparecencia televisada, que no se trata de una decisión contra "la hermana Siria".

El ministerio del Interior ha prohibido los fuegos artificiales, disparar al aire y circular en moto, desde las ocho de la tarde (seis de la tarde en España) hasta el jueves por la mañana. Además, el Ejército ha intensificado los controles. Las autoridades han justificado las medidas por "el periodo delicado y sensible que atraviesa el país" y han pedido a los ciudadanos que consideren este momento como "una ocasión para unirse en torno a una causa justa y noble".

La decisión de crear el tribunal quedó recogida en la resolución 1595 del Consejo de Seguridad de la ONU, que también exigió la retirada de las tropas y agentes sirios del Líbano después de casi tres décadas de presencia. Líbano y la ONU firmaron un convenio, pero éste no ha sido aprobado por el Parlamento como exige la Constitución libanesa por la crisis política en la que está sumido el país.