Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irak decreta el cierre de sus fronteras con Irán y Siria como parte de su nuevo plan de seguridad

Un furgón bomba causa al menos 18 muertos junto a un colegio universitario en Bagdad

El Gobierno iraquí ha decretado hoy el cierre de sus fronteras con Siria e Irán y la extensión del toque de queda en Bagdad como respuesta al estallido de violencia que dejó ayer 88 muertos y 186 heridos en dos barrios mayoritariamente chiíes de la capital iraquí. Estas medidas, además, forman parte del nuevo plan de seguridad del primer ministro Nuri al Maliki en el que participarán 85.000 soldados y policías, entre iraquíes y estadounidenses.

El dispositivo de seguridad ha sido presentado en conferencia de prensa por el primer ministro chií junto al general Abboud Gambar, que lidera la ofensiva de seguridad en Bagdad con el apoyo de Estados Unidos. Gambar ha matizado que las fronteras con Irán estarán precintadas durante las próximas 72 horas. Este militar no ha especificado cuánto tiempo lo estarán los accesos a Siria.

En cuanto a Bagdad, centro de muchos de los ataques que desangran Irak, las autoridades han dividido la capital en diez zonas que serán administradas por un general del Ejército con la potestad de adoptar las medidas que considere convenientes para imponer el orden y la seguridad.

A partir de hoy, el toque de queda en Bagdad se impondrá de ocho de la tarde a las seis de la mañana y se mantendrá en vigor durante un período todavía indeterminado. En la actualidad, ya está vigente en la capital un toque de queda de nueve de la noche a cinco de la mañana, por lo que la nueva medida amplía en dos horas el plazo.

El general Gambar también ha informado de que se impondrán otras medidas de seguridad excepcionales, como interrogatorios o registros en hogares, mezquitas y lugares de culto sin orden judicial. Asimismo, se aplicará la ley antiterrorista a todo aquel que sea sorprendido con armas o cualquier tipo de material explosivo , que será presentado de inmediato ante el Tribunal Penal Supremo.

Una furgoneta bomba causa 18 muertos

Reforzar la seguridad es la tarea más urgente en Irak, donde la violencia sigue sin dar tregua. Al menos ocho personas han muerto hoy y otras 16 han resultado heridas en dos ataques diferentes en Bagdad y en Naharauan (30 kilómetros al sureste de Bagdad), según fuentes del Ministerio del Interior. En el primer atentado tres personas han muerto y cuatro han sufrido heridas tras la explosión de un coche bomba cerca de una tienda de telefonía en el barrio Amin al Zania en Bagdad. Según la fuente, el artefacto fue activado por control remoto por un desconocido poco después del mediodía. El segundo ataque ha causado la muerte de cinco personas y heridas a otras doce en la localidad de Naharauan. Los atacantes lanzaron proyectiles de mortero en un mercado popular del municipio.

Por último, al menos 18 personas han muerto y otras 38 han resultado heridas hoy en la explosión de una furgoneta bomba en el aparcamiento de una facultad universitaria en Bagdad, según ha informado el ministerio del Interior. La fuente ha explicado que la furgoneta estaba situada en el aparcamiento de la facultad de Economía de la Universidad de Bagdad y cerca de un centro de distribución de alimentos propiedad del ministerio de Comercio en el barrio Iskan, en el oeste de la capital.

Fuentes policiales han afirmado que el atentado fue perpetrado por un suicida, pero el ministerio del Interior ha desmentido ese extremo y ha asegurado que el vehículo fue abandonado en el aparcamiento por un desconocido que detonó el explosivo con un mando a distancia. La explosión ha causado, además, la destrucción de 15 vehículos que se encontraban aparcados en la zona.

Según testigos presenciales, un edifico de apartamentos, se ha derrumbado con varios inquilinos en su interior, a consecuencia del estallido, que pudo oirse desde varios puntos de la región. Los equipos de rescate han iniciado los trabajos de socorro para salvar a las personas atrapadas entre los escombros, han añadido las fuentes.