Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un avión ruso con 169 personas a bordo se estrella en Ucrania al incendiarse en vuelo

No hay ningún superviviente, según fuentes oficiales rusas.- En la aeronave viajaban 45 niños

El Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia ha confirmado esta tarde la muerte de los 169 ocupantes, dos menos de lo informado anteriormente, que viajaban a bordo del avión de pasajeros ruso Tu-154 que se estrelló en el este de Ucrania. "Según datos previos, han muerto todas las personas que se encontraban a bordo", ha dicho a la agencia Interfax la portavoz del ministerio, Irina Andriánova, quien ha precisado que en el avión había 159 pasajeros y 10 tripulantes.

MÁS INFORMACIÓN

La compañía Púlkovo, propietaria del avión, había informado de que a bordo había 11 tripulantes y 160 pasajeros, incluidos 45 niños que regresaban de sus vacaciones en el balneario ruso de Anapa, en el mar Negro, a San Petersburgo para el inicio del año escolar.

En la nave siniestrada viajaban 39 niños de hasta 12 años de edad más seis bebés menores de dos años, ha dicho un representante de la compañía al diario digital Gazeta.ru. El avión cayó a 45 kilómetros al norte de Donetsk, ciudad en el este de Ucrania, adonde acudieron enseguida socorristas ucranianos, que ya han rescatado los primeros 30 cuerpos sin vida. "A las 15.37 hora de Moscú (13.37, hora peninsular española) la tripulación envió un mensaje de S.O.S. y dos minutos más tarde el avión desapareció de las pantallas de los radares", ha explicado a la prensa Andriánova.

Según el jefe del Servicio Federal de Aeronavegación ruso, Alexandr Neradko, el avión se estrelló después de haber entrado en una "zona de fuertes turbulencias", mientras Andriánova ha dicho que hay datos de que la nave fue atrapada por una tormenta.

Fuentes de la compañía Púlkovo han dicho a Gazeta.ru que los tripulantes del avión avisaron de un incendio a bordo a una altura de 10.000 metros e intentaron efectuar un aterrizaje de emergencia.

Las autoridades de los aeropuertos de San Petersburgo y Anapa han abierto centros de crisis para ofrecer información y asistencia médica y psicológica a los familiares y amigos de las víctimas del accidente.