Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército israelí lanza un ataque en Gaza como represalia al atentado de ayer

Ariel Sharon anunció una ofensiva contra la Yihad Islámica, que reivindicó el atentado en que murieron cinco civiles

Una fuerte explosión se ha oído esta madrugada en la ciudad de Gaza como resultado de un ataque del Ejército de Israel en represalia por el atentado suicida de ayer en Netania, según han informado fuentes de la Seguridad palestina. El Gobierno Ariel Sharon anunció que había preparado una ofensiva militar contra la Yihad Islámica, que reclamó la autoría del atentado. También aseguró que iba a retomar su política de destruir las casas de los familiares de los terroristas.

Testigos presenciales han señalado que la explosión se produjo cuando cazas de Israel lanzaron misiles contra el monumento al soldado desconocido situada en Remal, un barrio de la ciudad de Gaza. La estatua fue regalada a los palestinos por el antiguo presidente de Egipto Gamal Abdel Nasser durante los años 50, que posteriormente fue destruida en la ocupación hebrea de la franja de Gaza en el año 1967. La Autoridad Palestina restituyó el monumento a su sitio original en 1995.

Aparentemente, el ataque de esta madrugada es el inicio de una serie de represalias anunciada ayer por el primer ministro israelí, después de que un militante radical palestino cargado con explosivos se inmolase ayer en Netania, al norte de Israel, causando la muerte de cinco civiles y heridas a medio centenar.

Yihad Islámica reivindicó el ataque

El autor de atentado, Lutfi Amin Abú Sami, vecino de la aldea de Kufar Rai, al oeste de la ciudad cisjordana de Yenín, activó la carga explosiva que llevaba consigo cuando un guarda de seguridad quiso inspeccionarle a las puertas del centro comercial de Hasharon.

El movimiento palestino Yihad Islámica difundió un vídeo en el que Abú Sami, muerto en el atentado, muestra su afiliación a esa organización y expresa su intención de cometer un ataque suicida contra Israel. Al parecer, el guarda, que también falleció, se llevó al joven suicida a veinte metros de la entrada del centro comercial porque le pareció sospechoso. Al menos cuatro de los 55 heridos se encuentran en estado grave y varios son agentes de la policía que intentaron impedir la entrada de Abú Sami al lugar de los hechos.