Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel atribuye a Al Qaeda los atentados que han dejado decenas de muertos en el Sinaí

La policía cree que los terroristas usaron más de cien kilos de explosivos en su ataque al hotel Hilton, uno de los blancos del atentado múltiple

El Ejecutivo de Ariel Sharon atribuye a Al Qaeda los atentados contra complejos turísticos en la frontera con Egipto que han dejado esta madrugada decenas de muertos y 130 heridos. Al menos 28 personas han perdido la vida y 30 permanecen aún desaparecidas en las tres explosiones registradas, según el último balance ofrecido por un oficial del Ejército israelí que trabaja en las labores de rescate. Dicha cifra rebaja la anterior de 31 ofrecida por el Gobierno israelí. Varios grupos islamistas han reivindicado el ataque y la policía ha detenido a diez personas aún sin identificar.

El objetivo de los terroristas ha sido la zona hotelera de la ciudad de egipcia de Taba, en la península del Sinaí, un lugar muy habitual del turismo israelí por su proximidad.

El ataque más sangriento ha tenido como objetivo el hotel de la cadena Hilton, donde han fallecido al menos 24 personas tras estallar un camión bomba con más de cien kilos de explosivo. Diez de las 15 plantas del edificio han resultado afectadas y los servicios de socorro continúan con la búsqueda de supervivientes entre los escombros. "Todavía esperamos encontrar a alguien con vida. Estamos escarbando casi a mano", ha dicho el general israelí Yair Nabeh.

La segunda explosión, que ha afectado al balneario de Ras al-Saitán, próximo al hotel Hilton, ha terminado con la vida de dos israelíes. Una tercera deflagración se ha registrado en Noweiba, pero no consta que se hayan producido víctimas.

Un interlocutor anónimo ha reivindicado estos atentados en nombre de una organización hasta ahora desconocida, el Grupo Islamista Mundial, en una llamada telefónica a la agencia France Presse. Según sus palabras, "pretenden vengar a los mártires palestinos y árabes que caen en Palestina e Irak". El Gobierno israelí baraja la hipótesis de que se trata de una "ofensiva" de Al Qaeda o una de sus ramificaciones dada la planificación y logística que requieren tres explosiones simultáneas. El diario Al Watan asegura que la policía ha detenido a diez presuntos implicados en esta cadena de atentados, aunque por ahora no ha trascendido información alguna sobre sus identidades.

Reivindicaciones

Otras organizaciones islamistas también se han atribuido las explosiones, entre ellas la Yamaa Islamiya (que hasta ahora perpetraba atentados en el sureste asiático, como el dirigido hace un mes contra la Embajada de Australia en Indonesia) y un grupo hasta ahora desconocido que se hace llamar Batallones de la Unidad Islámica. Este grupo dice que se trata de una represalia por la muerte del jeque islámico palestino Ahmed Yasín en un ataque israelí en Gaza la pasada primavera y que se trata de "un primer golpe a los judíos al que seguirán otros". Un cuarto grupúsculo terrorista, las desconocidas Brigadas del Mártir Abdalá al Azzam, ha reclamado la autoría de las bombas a través de un comunicado en una web islamista generalmente utilizada por Al Qaeda.

El ministro de Exteriores palestino, Abdallah Abdallah, se ha apresurado a desmarcarse del ataque la pasada madrugada: "la Autoridad Nacional Palestina siempre ha rechazado la muerte de civiles por atentado, sean israelíes o palestinos". El representante palestino ha expresado sus condolencias por la explosión en el hotel Hilton de Taba y ha expresado sus dudas sobre la participación en los ataques terroristas de militantes radicales palestinos argumentando que "estos grupos bastante tienen con oponerse a la ocupación israelí en territorio palestino como para además llevar su lucha a Egipto".

Éxodo israelí

La oficina del primer ministro de Israel, Ariel Sharón, ha instado a todos los ciudadanos de su país que pasan las fiestas de Sukot en la península egipcia a abandonarla de inmediato. Fuentes de la Embajada española en El Cairo han afirmado que por ahora no tenían constancia de que entre las víctimas hubiera algún español. Un rosario de turistas israelíes, la mayoría de ellos a pie y con las mochilas en ristre, están atravesando la frontera, situada a menos de un kilómetro del hotel, camino de sus casas.