Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA EN IRAK

Bush pide "paciencia" para terminar con "la terrible herencia" en Irak

Graves enfrentamientos entre iraquíes y británicos en Basora por la falta de agua y luz

El presidente estadounidense, George W. Bush, ha reconocido hoy los problemas que están sufriendo las fuerzas de la coalición para hacerse imponer en Irak al estimar que cien días, los que han pasado desde que el propio Bush diese por finalizados los combates de importancia, es decir, la guerra, "no son suficientes" para borrar del mapa la herencia del derrocado Sadam Husein.

"Cien días no son suficientes para romper con la terrible herencia de Sadam Husein. Hay un trabajo difícil y peligroso que nos espera y que exigirá tiempo y paciencia", ha declarado el mandatario en su emisión radial semanal.

"El viernes (ayer) marcó el día 100 desde el fin de las principales operaciones militares en Irak", ha subrayado Bush en su alocución, grabada en su rancho de Crawford (Texas, centro-sur), donde pasa sus vacaciones.

"Para Estados Unidos y sus socios de la coalición, son 100 días de progresos de forma regular y de acciones decisivas contra los últimos bastiones del antiguo régimen. Y, para el pueblo iraquí, se trató de un período sin precedentes en la historia del país, una época de cambio y de esperanzas crecientes tras décadas de tiranía", ha afirmado.

Bush ha enumerado los progresos, en particular la creación de una fuerza policial, la reapertura de bancos y el próximo lanzamiento de una nueva moneda, así como la reactivación de la producción petrolera. "Cada día, Irak evoluciona hacia una sociedad libre y de normal funcionamiento, algo de lo que su pueblo se vio privado durante mucho tiempo", ha declarado Bush.

Revuelta en Basora

Sin embargo, las fuerzas estadounidenses y británicas siguen siendo objeto de ataques prácticamente diarios por parte de la guerrilla. Aunque hoy no se ha registrado ninguna baja en las filas de ambos Ejércitos, sí que ha habido incidentes que han dejado varios heridos.

Tres soldados británicos han resultado heridos por lanzamientos de piedras después de que los habitantes de Basora, la ciudad más importante del sur de Irak, se sublevasen contra la escasez de petróleo, según ha podido constatar un periodista de France Press. Uno de ellos fue herido en la cabeza, otro en la nariz y el tercero era llevado en una camilla. Las fuerzas británicas han respondido a la agresión hiriendo a cuatro personas con pelotas de goma.

En Basora también ha sido saqueada la oficina de la organización humanitaria Médicos del Mundo (MDM) durante otro de los motines registrados a lo largo del día."La manifestación contra los británicos pasó cerca de nuestra oficina y de nuestra casa (en Basora) y ha degenerado. La gente entró en la oficina y comenzó a saquear todo lo que encontraba. Aunque no ha habido heridos, el personal de la ONG, asustado porque los asaltantes estaban armados, ha sido evacuado a Ammán", ha dicho uno de los miembros del equipo de MDM en Bagdad.