Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LUCHA CONTRA LA DROGA

Detenido en México el jefe del cartel de Tijuana

Benjamín Arellano Félix encabeza la lista de los más buscados por la Oficina Federal contra el Narcotráfico.- Hace una semana, las autoridades descubrieron el llamado 'narcotunel' entre México y EE UU, una obra vinculada al cartel de Tijuana

El narcotraficante mexicano Benjamín Arellano Félix, cabeza del cartel de Tijuana, ha sido detenido hoy en la ciudad de Puebla por el Ejército mexicano, ha informado el ministro de la Defensa, Clemente Vega Alvarado.

Arellano, el delincuente más buscado por las autoridades de México y de Estados Unidos, ha sido detenido sin disparar un solo tiro junto con su lugarteniente Manuel González, La Mojarra, ha indicado Vega Alvarado en rueda de prensa.

Hace menos de una semana, las autoridades policiales de México localizaron en la ciudad fronteriza de Tecate el llamado narcotúnel, que unía este país con Estados Unidos. Un pasadizo de un kilómetro y medio de largo y 1,3 metros de ancho que facilitó el transporte al mercado estadounidense de miles de millones de dólares en cocaína, marihuana o anfetaminas, y el paso de inmigrantes indocumentados. Las autoridades no dudaron en vincular el túnel con el cartel de los hermanos Arellano Félix.

En un interrogatorio realizado en la capital mexicana, adonde ha sido trasladado esta misma madrugada, Benjamín Arellano ha confirmado que la persona que murió el 10 de febrero en Mazatlán (noroeste de México) era su hermano Ramón, con quien compartía el control del cártel.

En la casa donde ha sido capturado Benjamín Arellano, los soldados han encontrado un pequeño altar con una fotografía de su hermano, lo que sumado a las pruebas del DNA practicadas al cuerpo certifican que se trata de Ramón Arellano, ha explicado el procurador general de la República, Rafael Macedo de la Concha, en la conferencia de prensa.

Los Arellano Félix, oriundos del estado de Sinaloa, asumieron el control del cártel de Tijuana a finales de la década de los años 1980 después de que las autoridades capturaron a los entonces capos, hasta convertirse en el grupo más peligroso de narcotraficantes que operaba en México.

La Oficina Federal de Investigación (FBI) de Estados Unidos y las autoridades mexicanas habían ofrecido sendas recompensas millonarias por la captura de los Arellano Felix.