Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Hamás comienza a vengar la muerte del dirigente asesinado por el Ejército Israelí

El Ejército admite su responsalibidad en la muerte de cinco niños palestinos en Gaza

El movimiento palestino de resistencia islámica Hamás ha comenzado a tomar represalias contra Israel por el ataque que costó la vida el viernes a Mahmud Abu Hannud, uno de los principales jefes militares del grupo terrorista. Este sábado, Hamás ha disparado proyectiles de mortero sobre una colonia judía asesinando a uno de sus habitantes.

Mahmud Abu Hannud, uno de los activistas más buscados por Israel, pereció cuando el vehículo en el que viajaba fue atacado con misiles por helicópteros israelíes, en la ciudad de Yassid, cerca de Nablús.

Israel ha asumido la responsabilidad de la operación mediante un comunicado preciso y aséptico de la presidencia del Consejo: "Durante una operación realizada por las fuerzas de seguridad ayer por la noche en el sector de Naplusa, Mahmud Abu, Hannud, nacido en 1967, uno de los jefes militares de Hamás perseguidos por Israel, murió".

Según el comunicado Hannud "está implicado en una serie de atentados con bomba contra ciudadanos isarelíes y planificó estos últimos días atentados suicidas en territorio israelí".

Decenas de miles de personas han participado hoy en los funerales por el número 2 de Hamás en un nuevo asesinato selectivo en el que también murieron sus dos acompañantes.

Se trata de uno de los funerales más numerosos de los últimos meses en Cisjordania, con una asistencia de más de 60.000 personas según los palestinos, ya que Abu Hunud se había convertido en un mito para los palestinos por su habilidad para escapar de las fuerzas de élite israelíes en varias ocasiones.

Mientras Israel ha presentado este asesinato como un logro de sus fuerzas policiales, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha acusado al primer ministro israelí, Ariel Sharon, de tratar de sabotear la nueva iniciativa de paz estadounidense con esta serie de ataques contra cabecillas y activistas de la Intifada a fin de desencadenar una nueva ola de violencia.

Responsable de la muerte de cinco niños

Por otro lado, el Ejército israelí ha reconocido que un artefacto explosivo israelí, colocado con el objetivo de matar a activistas radicales palestinos, podría haber causado la explosión que el pasado jueves costó la vida a cinco niños palestinos en la franja de Gaza.

"El comandante de la región militar sur [que incluye la franja de Gaza], el general Doron Almog, que investiga este incidente, ha planteado la posibilidad de que los niños muriesen por una bomba colocada por el Ejército israelí en un lugar utilizado por terroristas para disparar contra nuestras fuerzas", han indicado las fuerzas armadas en un comunicado.

Los niños hallaron el artefacto en un descampado cuando acudían a la escuela en la ciudad de Jan Yunés (sur de la franja de Gaza). Uno de ellos le dio una patada y lo hizo explotar, según testigos palestinos.

En esa zona ha muerto este sábado un israelí a causa de un proyectil de mortero disparado esta noche por terroristas de Hamás contra el enclave judío de Gush Katif, en el sur de la franja autónoma de Gaza.

Fuentes israelíes han señalado de que el proyectil ha caído en la zona habitada del asentamiento y que a causa de la explosión un israelí -al parecer un colono- ha fallecido y dos soldados han resultado heridos, uno de ellos de gravedad.

Además, carros de combate israelíes han penetrado en Beit Lahia, localidad del norte de la franja de Gaza, y han disparado en dirección de una escuela, según fuentes de seguridad y testigos palestinos.