El príncipe Enrique es el primero de la familia real británica que critica al príncipe Andrés: “Se vio involucrado en un escándalo vergonzoso”

La publicación oficial de ‘En la sombra’, el libro de memorias del duque de Sussex, supone también la primera opinión pública de un Windsor sobre la demanda de abusos sexuales a la que se enfrentó su tío y su relación con el delincuente sexual Jeffrey Epstein

El príncipe Enrique, Meghan Markle y el príncipe Andrés en la abadía de Westminster, en Londres, el 11 de marzo de 2019.Foto: Getty Images | Vídeo: reuters

Después de meses de especulaciones sobre lo que podía contar el príncipe Enrique en sus memorias, la publicación oficial este martes 10 de enero de En la sombra ha sacado a la luz nuevos detalles que todavía eran desconocidos y que el duque de Sussex no había contado aún en la media decena de entrevistas que ha dado hasta el momento para promocionar su libro. La venta de la biografía se adelantó por error en varias librerías de Madrid la semana pasada, y varios medios de comunicación, además del público general, pudieron adquirir ejemplares antes que el resto del mundo. Un día después, las noticias copaban revistas y periódicos nacionales e internacionales. No hay ningún miembro de su familia que se salve. Enrique habla de su hermano Guillermo y Kate Middleton, de su abuela, la fallecida reina Isabel, de su padre Carlos y de la ahora reina consorte Camila... Y también de su tío Andrés.

En el documental de los duques de Sussex, emitido hace un mes en Netflix, Meghan Markle aseguraba no saber quién era Enrique, a quien tuvo que buscar en Google. Fue entonces cuando las críticas surgieron en torno a su figura por la falta de conocimiento de la familia real británica. Es ahora, en el libro, cuando el príncipe lo ha vuelto a poner en evidencia: cuenta que la actriz confundió al príncipe Andrés con el asistente personal de la reina Isabel II. “Pasado un rato, Meg me preguntó algo sobre el ayudante de la reina. Le pregunté a quién se refería”, recuerda en el libro sobre su primer encuentro con la familia real en el Royal Lodge en octubre de 2016. “Ese hombre que le llevaba el bolso. Ese hombre que la ha acompañado hasta la puerta. ¿Quién era?, preguntó Markle, a lo que Enrique respondió: “Ese era su segundo hijo. Andrés”. En el libro, Enrique bromea con la confusión de su esposa: “Estaba claro que no nos había buscado en Google”.

En los últimos años, el príncipe Andrés ha mantenido un perfil bajo y ha estado alejado del foco mediático tras hacerse pública su controvertida amistad con el delincuente sexual Jeffrey Epstein, algo que le costó la retirada de sus funciones públicas en noviembre de 2019. Tras años de silencio absoluto al respecto en el seno de la familia real británica, Enrique se ha convertido en el primer miembro de los Windsor en criticar públicamente a Andrés, calificando el asunto en su libro como un “escándalo vergonzoso”. Una revelación que deriva tras conocer que los duques de Sussex se iban a quedar sin seguridad privada, mientras que el duque de York mantenía la protección a pesar de toda la polémica generada por las acusaciones de abusos sexuales. “Se vio involucrado en un escándalo vergonzoso, acusado de haber abusado sexualmente de una chica joven, nadie había sugerido siquiera retirarle la seguridad. Puede que la gente tuviera muchos motivos de queja contra nosotros, pero los delitos sexuales no eran uno de ellos”.

Virginia Giuffre tenía 17 años cuando fue obligada a tener encuentros íntimos con el duque de York, una historia que comenzó a ser conocida tras hacerse pública una fotografía en la que aparece la joven junto a él. Giuffre, en ese momento, llevaba años sufriendo abusos por parte de Epstein. El príncipe Andrés ha negado en todo momento esas informaciones, incluso ha llegado a cuestionar la veracidad de la imagen. Pero nada de eso sirvió, puesto que fue despojado de sus títulos militares y deberes públicos reales, además de enfrentarse a una demanda civil. Finalmente, en febrero de 2022, Andrés y Giuffre llegaron a un acuerdo extrajudicial para zanjar la demanda por abuso sexual. La cantidad que se vio obligado a pagar el duque de York fue confidencial, y se terminaba así una década en la que la mujer acusó al príncipe de haberla violado cuando era menor de edad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Sobre la firma

Andrea Jiménez

Redactora de la sección Gente y Estilo de Vida desde septiembre de 2022. Graduada en Periodismo por la Universidad de Zaragoza, ciudad natal en la que realizó prácticas en RTVE. Cursó el máster de Periodismo UAM-EL PAÍS con la promoción 2021-2023.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS