Isabel II celebra su Jubileo de Platino abriendo al público sus espectaculares joyeros y armarios

Por sus 70 años en el trono, la monarca exhibirá algunas de sus piezas más emblemáticas a través de tres exposiciones en Edimburgo, Windsor y Londres cuya entrada costará entre 20 y 35 euros

La reina Isabel II con la tiara regalo de su abuela, la reina María, y el collar de nueve esmeraldas y diamantes, en una cena en Kuala Lumpur, Malasia, en 1989.
La reina Isabel II con la tiara regalo de su abuela, la reina María, y el collar de nueve esmeraldas y diamantes, en una cena en Kuala Lumpur, Malasia, en 1989.Tim Graham (Getty)

El Jubileo de Platino trae fastos y celebraciones para Isabel II. Pero, al igual que la longeva reina va a recibir el unánime reconocimiento de su pueblo, también ella quiere tener algo que ofrecerle a los británicos. Por eso, ha decidido abrir su joyero y sus armarios y mostrar algunas de sus piezas más significativas para celebrar sus 70 años en el trono.

Para ello, la reina ha anunciado que va a exponer broches, tiaras y hasta el vestido de su coronación en algunos de los castillos y palacios más significativos del Reino Unido. La colección pertenece a la llamada Royal Collection Trust, el fondo que gestiona las residencias, obras de artes y objetos de gran valor de la monarca y su familia.

En realidad, esa exposición serán tres exhibiciones casi simultáneas. La primera tendrá lugar en el palacio de Holyroodhouse, la residencia oficial de Isabel II en Edimburgo, la capital escocesa. Arranca el 3 de julio y acaba el 25 de septiembre. La segunda empezará el 7 de julio y acabará un día después, el 26 de septiembre, en Windsor, donde ahora reside la soberana, a una hora de Londres. Y la tercera será en el palacio de Buckingham, en la capital británica, del 22 de julio al 2 de octubre. Las visitas a las exposiciones costarán 17,50 libras (20,5 euros), 26,50 libras (30 euros) y 30 libras (35,3 euros), respectivamente. Buckingham, un palacio cuyas habitaciones se abren al público en pocas ocasiones, es el recinto con la entrada más cara, pero también con las piezas más simbólicas.

En Edimburgo, en el que quizá es uno de los palacios menos conocidos de la reina (cuando visita Escocia suele alojarse en Balmoral, en el campo, mientras que este está en el centro de la ciudad), podrán verse los vestidos que ha llevado en otros jubileos: los de Plata, Oro y Diamante, es decir, en las celebraciones por sus 25, 50 y 60 años en el trono. Allí estarán expuestos trajes diseñados por sir Hardy Amies —como el conjunto de vestido, abrigo y estola en crepé de seda rosa y gasa que llevó en la celebración de 1977 por su 25º aniversario— y sombreros de Simone Mirman.

Isabel II en su coronación, en Londres en 1953, con la corona, el cetro y el bastón de mando, vestida con la capa de armiño y un diseño de Norman Hartnell.
Isabel II en su coronación, en Londres en 1953, con la corona, el cetro y el bastón de mando, vestida con la capa de armiño y un diseño de Norman Hartnell.Universal History Archive (Universal Images Group via Getty)

En Windsor se exhibirán algunos de los platos fuertes, como el vestido de satén blanco bordado con las flores de la Mancomunidad de Naciones y con incrustaciones de perlas y cristales que la reina llevó el 2 de junio de 1953 para la ceremonia de coronación en la abadía de Westminster, creado por sir Norman Hartnell, y también la llamada “túnica de estado”, en seda púrpura ribeteada de armiño y con espigas y ramas de olivo, “símbolo de prosperidad y paz”, como se explica desde la exposición. La prenda se confeccionó entre marzo y mayo de 1953 y tardó más de 3.500 horas en terminarse.

“Creo que sirve para subrayar la importancia del diseño emblemático y la iconografía del vestido de coronación, pero al mismo tiempo realmente respalda el mensaje de la reina como jefa de la Mancomunidad de Naciones y el hecho de que realmente ha dedicado gran parte de su reinado a ello”, ha subrayado Caroline de Guitaut, topógrafa adjunta de las obras de arte de la reina y curadora de la exposición, para la revista People.

Además, en Windsor estarán expuestos algunos de los broches más famosos, significativos y utilizados por Isabel II. Es el caso de la hoja de arce que han usado tanto ella en 1951 como posteriormente Camila de Cornualles y Kate Middleton en sus visitas de Estado a Canadá. También se podrá ver el que la entonces flamante reina llevaba puesto sobre su vestido negro cuando regresó precipitadamente de su gira por África en 1952 tras la muerte de su padre; o con el que la obsequió el Gobierno australiano en su primera visita al país en 1954.

El broche con forma de hoja de arce, símbolo de Canadá, en la solapa de Isabel II durante una visita a la Casa de Canadá en Londres en julio de 2017.
El broche con forma de hoja de arce, símbolo de Canadá, en la solapa de Isabel II durante una visita a la Casa de Canadá en Londres en julio de 2017.Max Mumby/Indigo (Getty Images)

La exposición de Buckingham repasa lo relacionado con la coronación y la figura de la reina a lo largo de los años: desde distintos retratos usados en sellos y monedas (como el primero realizado por Dorothy Wilding en febrero de 1952, 20 días después de convertirse en reina) hasta la tiara del joyero Garrard que lució la abuela de Isabel, la reina María, en su boda con Jorge V en 1894, regalo de la reina Victoria. Cuando Isabel y Felipe se casaron, en 1947, María se la regaló a su nieta. También el collar que heredó la monarca en 1953, el año de su coronación, que incorpora nueve esmeraldas y un colgante de diamantes de 8,8 quilates, cortado del diamante Cullinan, el más grande jamás encontrado, una pieza de gran valor y que la reina ha lucido en muy escasas ocasiones; la última, en una cena de gala en Malasia en 1989, donde lo combinó con la tiara de su abuela.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS