Roman Abramóvich, el multimillonario ruso que colecciona yates

Su última adquisición, el ‘Solaris’, tiene 140 metros de eslora y ha costado 500 millones de euros. El dueño del Chelsea es amigo de Vladimir Putin

El millonario ruso Roman Abramovich, en 2019.
El millonario ruso Roman Abramovich, en 2019.REUTERS

La honorable jueza del Alto Tribunal de Justicia de Londres, Elizabeth Gloster, no tuvo ninguna duda en su sentencia de 2012 de que Roman Abramóvich (Sarátov, Rusia, 54 años), el multimillonario propietario del club de fútbol Chelsea, “si resultase necesario, estaría dispuesto a actuar sin compasión en un contexto de negocios para lograr sus objetivos”. La misma magistrada, sin embargo, le daba la razón en uno de los litigios comerciales más caros y sonados de la historia. “El propietario del Chelsea FC ha ganado su batalla legal contra el exiliado oligarca ruso Boris Berezovsky”, anunciaba entonces la BBC al conocerse el fallo. Abramóvich era el hombre que había llevado a la gloria al club londinense. Su antiguo socio y genio de las matemáticas, Berezovsky, era un “oligarca”, el término con que se señala a los enriquecidos a la sombra del poder en la Rusia postsoviética. La fortuna personal del primero, según la estime la revista Forbes o la agencia de noticias Bloomberg, oscila entre los 10.000 y los 13.000 millones de euros. Al segundo lo encontraron colgado de una soga un año después, en la casa de su exesposa en Ascot (Reino Unido). Para entonces ya estaba arruinado y arrastraba una deuda de más de 350 millones de euros.

El 'Solaris', el yate de nueva construcción propiedad de Roman Abramóvick, amarrado en un muelle de los astilleros Lloyd-Werft en Bremerhaven, en el norte de Alemania, el pasado 15 de marzo de 2021.
El 'Solaris', el yate de nueva construcción propiedad de Roman Abramóvick, amarrado en un muelle de los astilleros Lloyd-Werft en Bremerhaven, en el norte de Alemania, el pasado 15 de marzo de 2021.FOCKE STRANGMANN (EFE)
Más información
Los divorcios de Róman Abramóvich
Suiza le niega el permiso de residencia a Román Abramóvich

Abramóvich colecciona yates y querellas. Su nueva embarcación, el Solaris, fue botado a principios de marzo de los astilleros de Bremerhaven, en Alemania. 140 millones de eslora. Precio final: 500 millones de euros. Piscina, helipuerto, capacidad para una tripulación de 60 personas y preparado para alojar a 36 invitados. Un total de 48 cabinas. No es el más grande de sus barcos. De los siete, el más espectacular sigue siendo el Eclipse, de 162 metros de largo. La ampliación de la flota ha coincidido con la nueva batalla en los tribunales británicos del multimillonario ruso. Una querella por difamación contra la editora Harper Collins y la autora Catherine Belton, excorresponsal del Financial Times en Moscú. En el libro Putin’s People (La Gente de Putin) aparece citado el inversor reconvertido en disidente, Sergei Pugachev, quien asegura que Abramóvich compró el club de fútbol inglés por orden directa de Putin, para acrecentar la capacidad de influencia rusa en Occidente. “No he tomado esta decisión a la ligera”, ha dicho el magnate en un comunicado público. “Nunca he ambicionado tener un perfil público relevante, y siempre he evitado hacer comentarios sobre cualquier asunto, incluso ante informaciones falsas sobre mi persona o sobre el Chelsea”.

El 'Eclipse', el yate de Roman Abramóvich.
El 'Eclipse', el yate de Roman Abramóvich.GTRESONLINE

Siempre ha preferido la sombra, y que sus propiedades o sus acciones hablaran por él. Cuando su nombre comenzó a adquirir notoriedad, durante la década de los noventa y la presidencia de Boris Yeltsin, la prensa hizo lo imposible por tener una imagen suya. El hijo de un matrimonio judío de clase media quedó huérfano a los cuatro años. Se hicieron cargo de él sus tíos paternos, con los que creció en Moscú. Los instintos para el negocio surgieron en 1974, cuando tuvo que realizar el servicio militar obligatorio y descubrió que la venta irregular de gasolina a los oficiales proporcionaba pingües beneficios.

La perestroika de Gorbachov, con su apertura a la privatización del comercio, fue la rampa de lanzamiento de un joven Abramóvich que ya había ingeniado negocios originales. Como la compañía de juguetes especializada en patitos de goma que almacenaba y distribuía desde su habitación de universitario. Apadrinado por Boris Berezovsky, un empresario con influencia en el Gobierno de Yeltsin, comenzó a negociar en gas y petróleo, en un momento en el que estos recursos todavía no estaban siendo explotados en Rusia a su máxima capacidad. Iba adquiriendo propiedades a medida que se abrían a la privatización.

El dueño del Chelsea, Roman Abramóvich; el viceprimer ministro ruso, Igor Shuvalov, y el futbolista Arshavin, durante el Mundial de Sudáfrica.
El dueño del Chelsea, Roman Abramóvich; el viceprimer ministro ruso, Igor Shuvalov, y el futbolista Arshavin, durante el Mundial de Sudáfrica.ASSOCIATED PRESS

Muchos le consideran el último superviviente de los oligarcas rusos. El único que ha sabido mantener un perfil bajo y buena relación con el todopoderoso Putin. Sin ambiciones políticas que supusieran una amenaza para el habitante del Kremlin, su único salto al “poder” fue la compra en 2003 del Chelsea. Según varios medios, utilizó las ganancias obtenidas después de vender una importante participación en la aerolínea rusa Aeroflot. Volcó en el club millones de libras, lo llenó de fichajes estrella y atrajo al entrenador más codiciado del momento, José Mourinho. Cinco títulos de la liga inglesa y una Champions en el 2012 frente al Bayern de Múnich. Dieciocho años al frente de un equipo que convirtió a Abramóvich en un rostro familiar para los ingleses. No querido, sin embargo, más allá de los aficionados devotos. La creciente tensión entre Londres y Moscú, que tuvo su momento álgido tras el intento de asesinato, en la localidad de Salisbury, del agente doble Sergei Skripal en 2018, puso las cosas complicadas para el magnate, que inició un periodo de reclusión pública, y ya no era fácil verle sonreír en el palco del Stamford Bridge. En ese mismo año, Abramóvich desistió de su intento de renovar el visado británico y adquirió la nacionalidad israelí.

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS