La viuda de Michael Robinson: “Estoy orgullosa de él, ha dejado huella"

Christine Anne Robinson ha agradecido las muestras de cariño tras la muerte del exfutbolista y comentarista con quien estuvo casada 40 años

Michael Robinson y Christine Anne Robinson en una entrega de premios en Madrid en 2012.
Michael Robinson y Christine Anne Robinson en una entrega de premios en Madrid en 2012.GDG (GTRES)

Michael Robinson y Christine Anne, su esposa, compartieron juntos media vida. Ella fue quien acompañó a un entonces joven futbolista en su traslado a España para seguir con su carrera profesional, y ambos criaron juntos a sus dos hijos, Liam, de ahora 33 años, y Aimee, que acaba de cumplir 28. Y ha sido ahora Christine Anne quien ha hablado por primera vez en tres semanas, desde el fallecimiento del exjugador y comentarista deportivo el pasado 28 de abril, para dar gracias.

Christine Anne Robinson ha querido expresar su agradecimiento a toda la sociedad por el cariño que ha trasladado a su familia a causa de la muerte de Michael Robinson. Por ello, ha hablado con Susanna Griso en Espejo Público y a ella le ha querido transmitir su mensaje, pese a que, como ella misma ha dicho, no le ha resultado sencillo el hecho de ponerse delante de una cámara.

View this post on Instagram

My dad was a people’s man. He was compassionate, a storyteller and always a lover of the underdog. He was so humble and had the biggest of hearts. As a daughter I knew this, as I was lucky enough to share that fatherly love with him but today I wake up still having further tributes come flooding in across Spain and the UK and I’m so touched that the world shared this perception and love with him too. I’m overwhelmed by all the messages, articles, the TV channels dedicating the days to him, public holidays launching in his name and much much more. These tributes are only testament to the beautiful man he was and forever will remain in our hearts and whilst we’re heartbroken to be saying goodbye - I’ve never been prouder to call this man my dad. I’m so thankful to everyone for loving him the way he deserved. He always said he was the luckiest person on planet earth - it wasn’t luck dad - you earned all that luck for loving the world as you did. I promise to continue to live life the way we all should - absorbing and taking every bit you can. As you once said to me ‘Life is what happens when you’re busy making other plans’ - I promise to continue to live life to the fullest for the both of us, so when I next join you - this time, I can be the one sharing with you my stories. I love you forever dad - and thank you world for his beautiful tributes and loving him too. #inolvidablerobinson

A post shared by Aimee Robinson (@aimee_robinson92) on

Desde su casa de Marbella —donde falleció el exfutbolista—, Christine Anne Robinson se expresaba emocionada. “Estoy orgullosa de él porque ha dejado huella y doy las gracias a todos por el apoyo”, explicaba, afirmando sentirse “muy afortunada” del compañero que le ha dado la vida. “Me siento muy orgullosa de él, ha dejado huella”.

Michael ha vivido su enfermedad como él ha querido”, relató. "Siempre ha dicho que si se moría mañana, había tenido una vida plena y feliz. Ha hecho todo lo que quería hacer; eso consuela”, contaba, explicando que su adiós “ha sido muy triste, pero muy bonito”. Según contó, sus últimas semanas pasaron “entre risas y lágrimas”.

Sobre el cariño de todo el mundo hacia Michael y el resto de la familia, Anne Christine afirmaba: “Ha sido tremendo”. Por ello agradecía "a todo el público por la avalancha de amor que hemos recibido hacia Michael”.

El matrimonio llevaba casado 40 años y además de sus dos hijos tenían una nieta. Se conocían desde su niñez, ya que coincidieron en el colegio, como contó Michael Robinson en su libro de memorias. Sin embargo, no fue hasta años más tarde, cuando él ya era un jugador de éxito, cuando volvió a coincidir con ella y se enamoraron. “Yo vivía entonces en Brighton y me recuerdo ya enamorado”, explicaba en aquellas páginas. “Me resultaba elegantísima, se sonrojaba con cada elogio, regañaba las salidas de tono, era una auténtica lady. No había conocido a nadie como ella”. Robinson no dudaba en aprovechar entrevistas y charlas para tener bellas palabras para su esposa, como confesaba en una entrevista en El Mundo en 2005: “Ha sido mi amante, mi compañera, mi amiga y mi directora”

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS