_
_
_
_
_

Jess Collett, la diseñadora que crea sombreros para famosas y realeza: “Nunca haré una pieza igual a la de Kate Middleon para la coronación”

Para la sombrerera británica, que ha tenido clientas como Madonna o Helena Bonham Carter y acaba de colaborar con Samantha Cameron, tocados, diademas y sombreros están viviendo una reactivada popularidad gracias a las redes sociales

La sombrerera británica Jess Collett.
La sombrerera británica Jess Collett.foto cedida

Hace prácticamente un año que tuvo lugar la coronación del rey Carlos III, pero para Jess Collett (49 años, Londres) es como si hubiera sucedido un par de días atrás. Esta sombrerera británica fue la creadora de los tocados que llevaron Kate Middleton y su hija, la princesa Carlota, durante la ceremonia celebrada en la abadía de Westminster de Londres. Unas piezas que vieron millones de personas por televisión y en las fotos publicadas en medios de comunicación de todo el mundo. Hoy, inevitablemente, sigue recibiendo interés por este tema.

Antes de la entrevista, Collett advierte que no va a compartir detalles sobre esos tocados o su relación con las princesas, pero es evidente que el impacto en su negocio ha sido tan significativo que es imposible no mencionarlo. “Fue asombroso. Como si toda mi vida profesional hubiera estado esperando ese momento”, confiesa a EL PAÍS. “El punto de partida fue una corona dorada, uno de mis modelos más populares. Muchas clientas me han pedido algo similar, pero obviamente nunca haré una pieza igual a la de la coronación.” La princesa de Gales rompió con la tradición y no llevó tiara, prefiriendo la romántica diadema confeccionada en cristal y plata (a juego con la de su hija Carlota) que Collett realizó en colaboración con la firma Alexander McQueen, que ideó el vestido para la histórica fecha. Los motivos florales del tocado y su vestido replicaban la iconografía que había elegido el rey para simbolizar las diferentes naciones que componen el Reino Unido. “Todo estaba perfectamente pensado, hasta el último detalle”, describe la sombrerera.

Ella también se encargó del sombrero que llevó a la ceremonia Samantha Cameron, la esposa de David Cameron, exprimer ministro británico y actual ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de Rishi Sunak. Lograr que Cameron se cubriera la cabeza fue toda una hazaña, recuerda, ya que nunca se había sentido cómoda llevando sombrero. De hecho, ni siquiera lo hizo en la boda de Guillermo y Kate. “Puse en práctica mi magia y le hice cambiar de opinión”, bromea Collett. A Cameron le gustó tanto su pamela roja confeccionada para la coronación que le propuso colaborar en una colección cápsula para su marca de moda, Cefinn, coincidiendo con la temporada alta de bodas que justo empieza ahora y las carreras de caballos como la de Ascot.

“Sam me llamó porque quería ofrecer un look completo para ocasiones especiales. Elegí modelos fáciles de comprar online, y de colores lisos para que puedan combinarse con sus vestidos estampados”, explica. Podría decirse que Collett tiene un don especial para convencer a quienes no les gustan los sombreros: “Siempre se me ha dado bien tratar con las personas. Conecto con las clientas y las entiendo. Es algo que me sale de manera natural y con lo que disfruto”, admite. “Creo que los sombreros aportan confianza a quien los lleva y que existe una silueta que encaja con cada persona”. Sus creaciones han salido en editoriales de moda de revistas como Talter, Vogue, People, Cosmopolitan o Harpers Bazaar.

La diseñadora es un ejemplo de esa figura tan británica de la persona que trabaja en espacios formales, pero no se deja intimidar por sus normas. Tanto la línea de difusión como las piezas personalizadas de sus creaciones cumplen con los tradicionales códigos de etiqueta, pero siempre se ven frescas. “El pasado sirve como referencia, pero personalmente no me gustan las reglas”, razona. “Trabajo con libertad dentro de un marco, pero siempre con las premisas de la comodidad y la ligereza. No sé muy bien la razón por la que hago ciertas piezas, pero siento que tienen un campo magnético que me atrae. Y mis sombreros siempre tienen un toque divertido”, argumenta mientras se prueba diferentes tocados y sombreros y explica para qué tipo de personalidad sería cada uno.

Kate Middleton y el príncipe Guillermo con dos de sus hijos, Carlota y Luis, durante la coronación de Carlos III, el 6 de mayo de 2023. La princesa de Gales y su hija llevan diademas a juego creadas por Jess Collet.
Kate Middleton y el príncipe Guillermo con dos de sus hijos, Carlota y Luis, durante la coronación de Carlos III, el 6 de mayo de 2023. La princesa de Gales y su hija llevan diademas a juego creadas por Jess Collet. Max Mumby/Indigo (Getty Images)

La sombrerera y sus dos empleadas trabajan en un acogedor taller decorado con muebles de su abuela en la zona de Portobello Road de la capital británica, lejos del concepto de boutique estirada que se pueda imaginar para alguien que colabora con Madonna, Helena Bonham Carter y miembros de la familia real como Zara Tindall, nieta de Isabel II, y Sofía de Edimburgo. Pippa Middleton, al igual que su hermana, es una habitual. “Las hermanas Middleton siempre van flamantes”, comenta. “Me gusta ver cómo ha evolucionado la princesa de Gales a la hora de llevar sombrero. Está cada vez más segura de su estilo”.

Para Collett, los sombreros disfrutan de una reactivada popularidad. “Es una consecuencia de las redes sociales, que animan a la gente a llevar algo especial para las fotos”, apunta. También percibe que el estilo británico sigue siendo un referente para ocasiones formales, sobre todo en países como Estados Unidos. “Ceremonias, tradiciones… cosas que se nos dan bien a los británicos”, dice sonriendo. De todos sus modelos prediseñados, los más populares son los sombreros plegables World Traveller para llevar en la maleta y las diademas, cuyo precio, dependiendo del grado de elaboración, puede ir de unos 150 euros hasta los 1.500. “Funcionan bien para quien no se quiera comprometer con un sombrero, y proporcionan un efecto halo muy favorecedor”.

David Cameron y Samantha Cameron, con tocado de Jess Collet, durante la coronación de Carlos III, el 6 de mayo de 2023.
David Cameron y Samantha Cameron, con tocado de Jess Collet, durante la coronación de Carlos III, el 6 de mayo de 2023.Andrew Milligan (WPA Pool/Getty Images)

La creadora, que creció en la Inglaterra rural, confecciona sombreros desde que era niña, cuando empezó a jugar a los disfraces. Estudió Diseño de Vestuario y de su madre, tapicera y modista, aprendió a “transformar ideas en algo que construyes con tus propias manos”.

En los 25 años que ha dedicado a la sombrerería ha tenido que hacer malabares para mantenerse a flote. Cerró el taller cuando sus hijas eran pequeñas y se transformó en una tienda ambulante realizando las entregas en su coche. Admite que sin una red de apoyo compuesta por amistades que le ayudan con la web y las sesiones de fotos, su madre que se ocupa de sus hijas o familiares que le llevan las cuentas, no le sería posible mantener su marca. A pesar de todo, no puede imaginarse dedicarse a otra cosa: “Quizás creciese muy protegida, pero no concibo otra manera de ganarme la vida. Tuve que aprender cómo funciona una empresa, a ser menos caótica, a usar números y a conquistar mis miedos. Todo eso lo hago simplemente porque quiero vivir de mi negocio”.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_