La comarca de 34.000 vecinos que será la puerta del noroeste peninsular

Un nodo para interconectar decenas de empresas, proyectos de reindustrialización que prometen generar cientos de puestos de trabajo o residencias robotizadas para mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Los pueblos de Benavente y Los Valles (Zamora) han despertado el interés de inversores que, gracias a su ubicación, planean reconvertir la zona en un enclave logístico

La comarca zamorana de 34.000 habitantes que se ha convertido en la puerta del noreste peninsular

“Es el cruce de caminos más importante del noroeste de España”. Desde hace cinco años, grandes compañías, expertos en logística y hasta los pequeños productores de la comarca de Benavente y Los Valles (Zamora) han convertido lo que era un murmullo en una afirmación rotunda y lo que hasta entonces era un territorio inadvertido, ocupa ahora los primeros puestos en las preferencias a las que destinar capital entre grandes inversores de inmologística (parte de la actividad inmobiliaria dedicada a los espacios logísticos) e industrias. La razón: el desarrollo del comercio electrónico en general y, en particular, el bajo precio del suelo, la disponibilidad de grandes parcelas para construir, mano de obra disponible y, sobre todo, su ubicación geoestratégica. De hecho, el crecimiento del sector logístico en los próximos años en la capital comarcal, Benavente, rondará el 63%, según estimaciones de Correos, operador logístico con una gran presencia en el territorio. Juan Carlos Valderrey, responsable de Logística y Distribución del área noroeste de la compañía, compara la situación geoestratégica de la comarca con Zaragoza. “Son enclaves donde rompen carreteras. En Benavente tenemos todas la entradas a Galicia, bien por la A-52 por Ourense o bien por la A-6 hacia la Coruña. Y también pasan las autovías que llegan a León y a Asturias. Es un nudo de transportes estratégico”, afirma Valderrey.

Una oportunidad que ha llevando a los distintos gobiernos (central, regional, provincial y municipal) a apostar por ella financiando varios proyectos. El más esperado es la ampliación del actual Centro de Transportes y Logística (CTLB), que actualmente casi ha llegado al 100% de su ocupación por empresas de diversos sectores económicos. Un plan que cuenta ya con 9,3 millones de euros de presupuesto. “Será un elemento clave para empleabilidad, la competitividad y la rentabilidad económica”, afirma el presidente de la Diputación de Zamora, Francisco José Requejo. Una circunstancia que, añaden diversos expertos, puede revitalizar la zona con la apertura de nuevo negocios y, con el tiempo, acabar con su mayor problema: la despoblación.

A diferencia de otras ciudades y comarcas como la de Antequera (Málaga), que ya se han establecido como centros neurológicos del paso de mercancías, Benavente se encuentra a punto de escuchar el pistoletazo de salida hacia una reconversión económica enfocada en tres puntos: la construcción de una infraestructura que, desde hace años, demandan las empresas de logísticas; la reindustrialización de la zona a través de inversiones privadas y fondos públicos, y la implantación de iniciativas de desarrollo rural que, como las que ya estan llevando a cabo entidades como Correos, puedan frenar la brecha rural y el envejecimiento poblacional que pervive en la mayor parte de la provincia. Esta es la historia de cómo la logística está cambiando una comarca de 34.000 habitantes.

La puerta del noroeste y el puente perfecto con Portugal

Cuando a Luciano Huerga, alcalde de la capital comarcal, se le pregunta sobre el potencial económico de su tierra, responde directo: “Mira un mapa de radiales de carreteras y entenderás por qué decimos que somos la puerta del noroeste de la península Ibérica. Por aquí cruzan todas las autovías más importantes que dan servicio al territorio y lo comunica con Portugal”. Por la localidad que rige pasa la A-6, que la une con Valladolid en menos de una hora y media y con Lugo en dos horas y media. También discurre la A-66, que la conecta tanto con León como con Zamora en una hora y con Oviedo en unas dos. A través de esta vía, los transportes tardan una hora y 40 minutos en llegar a Braganza (Portugal) y por la A-52 unas tres horas hasta Oporto. Un esqueleto de carreteras que, según la consultora internacional inmobiliaria CBRE, convierte a la comarca en uno de los potenciales centros neurológicos del sector logístico, conocidos como puntos de intercambios (o cross-docking). Es decir, lugares intermedios entre grandes centros logísticos (como Madrid y Barcelona) y zonas con menos densidad de población (resto de comarcas que rodean a la de Benavente) que, sin almacenar las mercancías, las consolida y las redistribuye hasta los clientes finales.

No obstante, entre las carreteras y vías que Huerga analiza en los planos ve un reto que, de no superarse, el nuevo motor logístico que promete revolucionar la zona no arrancará. “Hay que capitalizar toda esta situación geoestratégica. Benavente lleva 40 años siento un enclave de conexiones pero, hasta ahora, no ha tenido un plan de desarrollo. Las empresas llevan años interesándose, pero no podíamos acogerlas”, explica elalcalde, que también preside la Mancomunidad de Benavente. Por eso nació el proyecto Puerta del Noroeste, un programa de ampliación y reconversión del actual CTLB en un nodo aún más grande (de unas 60 hectáreas) y que estará enfocado en tres actividades diferentes: el comercio y transporte, que es la actividad que ya se desarrolla en el actual centro; la logística de consumo, para las empresas que demandan almacenes y centros de distribución de mercancías para el noreste peninsular, y la logística de producción, es decir, parcelas dedicadas a las actividades agroalimentarias de la región para gestionar de forma más eficaz los envíos y almacenamiento de sus productos.

La Asociación de Centros de Transporte y Logística de España (ACTL) estima que la construcción de ese nodo comenzará previsiblemente en 2022, generará unos 18.000 empleos directos e indirectos y que por sus instalaciones pasarán anualmente 2,5 millones de toneladas de mercancías y unos 580.000 vehículos.

El objetivo de Correos es entregar un paquete a cualquier punto de la Península en menos de 24 horas

Como responsable de Logística de Correos de la zona noroeste, Juan Carlos Valderrey va más allá y señala con el dedo la cercanía con Portugal. En los últimos años ha sido testigo de cómo la vertebración de la zona es una oportunidad única para homogeneizar los envíos entre ambos países y potenciar el comercio de productos locales. Y Benavente es uno de los enclaves que puede facilitarlo. “Tenemos que entender Portugal como si fuera una región más, no como un país diferenciado”, explica el experto. El objetivo de Correos, que ya cuenta con nueve centros de distribución en el territorio luso, es entregar un paquete a cualquier punto de la Península en menos de 24 horas y a un coste óptimo, lo que posibilitaría a muchas pymes entrar en el comercio del país vecino y ampliar su negocio.

La esperanza de una nueva reindustrialización

El atractivo de Benavente para invertir no solo está relacionado con el ámbito logístico. Desde hace unos años, y gracias a una política de abaratamiento del suelo y a ayudas al empleo promovidas por la Junta de Castilla y León, empresas del sector industrial se han lanzado al barro y han comenzado a instalarse en la comarca. Este mismo año, de hecho, se prevé la finalización de las obras de la fábrica de bobinas de aluminio de la empresa Latem Aluminium en la localidad de Villabrázaro, que creará 250 empleos directos en dicho municipio, más de lo que supone su población actual de 248 habitantes (según datos del INE de 2020). Construcción que también financiará el Gobierno central con 200 millones de euros procedentes de un fondo de apoyo a la inversión productiva industrial de España.

La ministra de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto, visitó a comienzos de este mes esas obras y definió la comarca como una zona atractiva para la inversión y el asentamiento de nuevas empresas. “Benavente está dentro de nuestros mapas con el objetivo de ofertar esta zona a la inversión y el asentamiento de empresas”, declaró la ministra durante un encuentro con representantes de la patronal y los sindicatos.

Pero no todo son empresas grandes. El presidente de la Diputación provincial, Francisco José Requejo, subraya que fomentar el emprendimiento y facilitar la apertura de pequeños negocios no solo es esencial para atraer población, sino también para poner en valor los productos de la zona. “Hemos incrementado la aportación económica. Hay que poner la alfombra roja a los emprendedores para que se puedan asentar en el mundo rural”, indica. De momento, la administración provincial ha destinado 300.000 euros en ayudas para la creación de pymes en localidades inferiores a 20.000 habitantes. Por otro lado, y con el objetivo de potenciar el comercio de proximidad, Correos ha lanzado varias campañas para impulsar la venta de alimentos locales de temporada y conocidos nacionalmente por su gran calidad, como las cerezas, los pimientos y las cebollas. La entidad reduce los costes de su servicio de paquetería para que los productores puedan enviar a cualquier punto de la península sus lotes de forma rápida y segura.

La economía plateada, un proyecto de futuro

Desde 1950, Zamora ha perdido casi la mitad de su población y lidera las provincias con la tasa más grande de despoblación, según datos del INE. La comarca de Benavente y Los Valles es un ejemplo de cómo la falta de planes de desarrollo y la escasa industrialización arrojan a sus vecinos a abandonar sus pueblos. La falta de cobertura y de servicios básicos es otro reto que debe cumplirse para que los grandes proyectos de reindustrialización y logística funcionen.

Algunas iniciativas para subsanar la falta de prestaciones en el mundo rural (como los servicios financieros o postales) es la que Correos puso en marcha hace un año en Jaén y Lugo y que espera llevar a toda España a lo largo de este año. En ella, sus carteros rurales acercan algunos de los servicios que se ofrecen en las oficinas a la misma puerta de los vecinos: el pago de recibos bancarios, la venta de sobres, sellos, entradas de conciertos, billetes de tren y embalajes, e incluso entregan dinero en metálico de las cuentas de ahorro de los clientes que lo soliciten. “Con los nuevos medios tecnológicos, podemos vender un décimo de lotería o cobrar impuestos en el domicilio de los vecinos simplemente a través de una PDA. Es como si fuera una oficina itinerante”, explica Valderrey. En esta línea, Correos cuenta con acuerdos con diversas entidades bancarias para estas operaciones, entre las que destaca el Banco Santander y su proyecto conjunto de Correos Cash.

Una persona mayor camina por una de las calle de Brime de Urz, localidad zamorana con 106 habitantes, según datos del INE.
Una persona mayor camina por una de las calle de Brime de Urz, localidad zamorana con 106 habitantes, según datos del INE.Javier Casares

Por otro lado, la Diputación lleva unos años ideando un plan para atraer a empresas de robótica y negocios especializados en servicios asistenciales y geriátricos, algo conocido como silver economy (economía plateada, en inglés). El primer objetivo es conseguir que la Unión Europea acepte su candidatura como territorio silver y conseguir fondos para desarrollar dicho proyecto, que estima en unos 40 millones de euros. Para ello, el Gobierno regional ha conformado un consorcio público-privado para que su plan entre a formar parte de la Red Europea de Centros de Innovación Digital y que les permita financiar la reconversión de las localidades en pueblos inteligentes en el que las personas de la tercera edad puedan tener una gran calidad de vida (residencias robotizadas, servicios turísticos adaptados y asistencia de calidad para cuestiones médicas y de movilidad). “Estamos entre las poblaciones más envejecidas a nivel nacional y vemos esto como una oportunidad. Queremos que Zamora, y con ella la comarca de Benavente, sea una provincia especializada en cuidados para la gente mayor venga aquí a vivir y a estar bien cuidada”, explica.

Créditos

Redacción y guion: Julio Núñez
Fotografía: Javier Casares
Coordinación editorial: Francis Pachá
Coordinador de diseño: Adolfo Doménech
Diseño y maquetación: Juan Sánchez y Rodolfo Mata

Archivado En:

Más información