Muere un menor de cinco años en un incendio de Alcorcón tras la explosión de gas de un local comercial

La madre del fallecido y otro de sus hijos, un bebé de nueve meses, se encuentran heridos graves, según fuentes policiales

Vecinos desalojados del edificio número 45 de la calle Oslo de Alcorcón, después de la explosión y el incendio en un local comercial. Foto: David Expósito

“¡¿Por qué?!”, la voz de un padre cuya vida se ha parado en ese instante retumba frente a los muros ennegrecidos. Una explosión en los bajos de su edificio en la localidad madrileña de Alcorcón ha acabado este jueves con la vida de su hijo mayor, de cinco años, por inhalación de gases tóxicos. El hermano pequeño, de nueve meses, y la madre, permanecen ingresados en el hospital estables pero en estado grave por el mismo motivo. El padre, atendido por los psicólogos del Summa y rodeado de cuatro allegados se pregunta cómo ha podido pasar algo así. A su alrededor, todo avanza para esclarecer qué ha sucedido. Todo apunta a que la explosión la ha provocado un fallo en las obras en uno de los bajos comerciales del edificio en el que vive la familia. Otros 15 residentes han sido atendidos, pero su estado no reviste gravedad.

Sobre las siete y cuarto de la tarde, una densa humareda negra se ha extendido por los soportales de este edificio y ha subido hasta los pisos superiores. Del interior de uno de los locales salían llamas y el humo se ha colado por todos los recovecos de este inmueble y de los que lo rodean. El jefe del equipo de bomberos que se ha encargado de la intervención, Raúl Esteban, ha detallado que lo que ha provocado esta nube negra ha sido el material para insonorizar el bajo comercial que se estaba utilizando durante las obras. Esteban ha señalado que las primeras llamadas alertaban de que los trabajadores habían “pinchado una tubería de gas”. Cuando los bomberos han llegado al lugar, el fuego ya estaba “bastante desarrollado”. “El humo, por desgracia, se ha desplazado por el tiro de la escalera” y todas las viviendas “estaban inundadas de humo”. “Cuando hemos llegado, casi todos intentaban salir de sus casas, por eso hay muchos heridos por inhalación de humo y hemos tenido que destinar muchas dotaciones al rescate de las personas. Se podría haber evitado si hubieran cerrado las puertas”, ha lamentado.

La mayoría de los residentes han sido desalojados y se han mantenido a la espera de que les dejaran regresar a sus casas en la rotonda que hay frente al inmueble. Entre ellos, estaban Isabella y Mónica, madre e hija, que en el momento de la explosión acababan de salir del garaje camino al supermercado. Cuando justo giraban la rotonda han visto el humo negro y la niña ha regresado corriendo a casa a sacar al perro para que no le afectaran los gases. Después de eso ha vuelto a subir una segunda vez para cerrar las ventanas de la casa y ha sido entonces cuando ha visto cómo los bomberos llevaban a un niño con chándal gris en brazos. “El humo se ha extendido por todo, ha sido todo muy rápido”, comenta la chica.

Los bomberos organizan a los vecinos tras la explosión en un local de Alcorcón.
Los bomberos organizan a los vecinos tras la explosión en un local de Alcorcón. DAVID EXPÓSITO

A su lado, Narciso y Maribel, aguardan a ver a su hijo. “Hace 11 meses que entregaron estos pisos a los vecinos, en enero acabé de hacerle unas reformas que quería en la casa. Ahora estamos esperando a que nos diga que puede salir, lo tienen en la carpa haciéndole pruebas”, explica el padre. A lo lejos, en una pequeña estructura, los sanitarios acababan de realizar pruebas a algunos residentes para comprobar su estado. La policía ha acordonado un amplio perímetro entre la entrada de la estación de Renfe de Las Retamas y las calles próximas a la explosión. Poco después de la explosión, los bomberos han recorrido los pisos para comprobar los niveles de toxicidad.

“Son las intervenciones más duras, las de los niños”, reconocía un miembro del Summa 112 al lado del lugar de la explosión. A su alrededor, muchos bomberos manchados y con rostros desencajados se apoyaban en los vehículos y se abrazaban unos a otros. “Mal, muy mal...”, acertaba a decir uno de ellos a un compañero mientras negaba con la cabeza. Al lugar han acudido desde el primer momento los psicólogos del Summa, para prestar apoyo a los afectados. “Ahora solo se puede dejar que lo saquen todo”, comentaba una de estas profesionales. “Estaban los tres en parada cardiorrespiratoria, no hemos podido hacer nada por el niño aunque lo hemos intentado todo. Ahora habrá que saber por qué ha afectado más a ese piso”, indicaba un miembro del equipo de Emergencias.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre las diez de la noche, los bomberos han dejado entrar a algunos vecinos en sus hogares, mientras que otros han sido alojados en hoteles o se han instalado con familiares y amigos. Con un altavoz, iban llamando por bloques para organizar a los cientos de vecinos que viven en estos inmuebles que conforman una gran manzana interior. “En ese local iban a abrir un restaurante, llevaban ya un tiempo de obras. Yo he notado el humo, pero hasta que no han llamado a la puerta mis bomberos no he salido”, apunta Marta, una vecina, mientras espera escuchar por el megáfono el número de su portal.

A algunos de los residentes les han permitido entrar para coger a sus mascotas. Dos de ellos han salido del portal con sus gatos, uno marrón y otro blanco. No ha sobrevivido Duffy, un perro envuelto en una manta metálica de los servicios de Emergencias, a cuyo lado lloraba su dueña.

Con los vecinos ya realojados, comienza la investigación. Dos policías observan desde la puerta del local en el que ha comenzado todo el interior, completamente calcinado. Con sus pequeñas linternas apuntan y señalan a un punto, tal vez el lugar en el que se ha originado todo. Los soportales han quedado completamente arrasados y calcinados y el olor a gases todavía impregnaba el ambiente rozando la medianoche. Cuando todos los vecinos se han retirado, decenas de botellas de aguan han quedado esparcidas por las aceras. Una noche oscura en Alcorcón, donde el tiempo ha quedado paralizado para una familia.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS