Un tercio de los padres y profesores creen que las bandas juveniles son el principal peligro para los adolescentes, según una encuesta

En el estudio elaborado por GAD3, una amplia mayoría de entrevistados cree que el problema ha aumentado mucho o bastante en los últimos años

Un agente de la Guardia Civil cachea a un joven en Madrid, en febrero.
Un agente de la Guardia Civil cachea a un joven en Madrid, en febrero.Alejandro Martínez Vélez (Europa Press)

Un tercio de los padres y profesores de Madrid entrevistados para la primera encuesta específica sobre bandas latinas en centros escolares afirma que estos grupos son el principal peligro para los adolescentes. Los centros escogidos son públicos y concertados y pertenecen a algunos de los municipios y distritos de la capital en los que se han registrado un mayor número de incidentes relacionados con bandas y en los que la Policía mantiene desplegado desde principios de año un dispositivo especial de prevención de la violencia de este tipo de grupos. La encuesta la ha desarrollado GAD3 y ha sido encargada por el Centro de Ayuda Cristiano. Esta última se trata de una organización que ofrece a los miembros de bandas una salida de estos grupos a través de la religión y que en los últimos años se ha focalizado en captar fieles que quiseran salir de los mismos.

El 88% de los progenitores encuestados opina que la problemática de las bandas se ha acrecentado mucho o bastante en los últimos años, este porcentaje es del 77% en el caso de los profesores. Además, uno de cada tres docentes aseguran tener en sus centros miembros de bandas, especialmente de los Dominican Don’t Play y los Trinitarios. Estas dos son las bandas más activas actualmente en Madrid y las que han protagonizado las últimas agresiones graves en Madrid y otros municipios. El 75% de los participantes, tanto en el caso de los padres como el de los profesores, aseguran haber hablado con sus hijos y alumnos del tema de las bandas. Además, ocho de cada 10 docentes afirman que alguno de sus estudiantes ha tenido contacto con estas organizaciones.

Para llegar a estas conclusiones, los encuestadores han entrevistado a 263 participantes: 52 profesores y 211 progenitores de adolescentes. Las entrevistas se realizaron en mayo, justo al final de unos meses de alta actividad de las bandas rivales que dejaron como resultado cuatro asesinados entre febrero y abril. Desde entonces no se ha registrado ninguna otra víctima mortal, aunque han continuado las reyertas y agresiones. Los distritos de la capital que se han incluido son Arganzuela, Carabanchel, Centro, Chamartín, Chamberí, Ciudad Lineal, Hortaleza, Latina, Moncloa-Aravaca, Moratalaz, Puente de Vallecas, San Blas-Canillejas, Tetuán, Usera, Villa de Vallecas y Villaverde. También han seleccionado participantes de Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Parla, San Sebastián de los Reyes.

Entre los factores que los progenitores y profesores apuntan como clave para la captación de menores para estos grupos juveniles destacan el ambiente familiar desestructurado, el sentido de pertenencia a un grupo y la baja autoestima. Los docentes resaltan también el fracaso escolar como uno de los elementos fundamentales para que los adolescentes acaben engrosando las filas de estos grupos. ¿A quién corresponde poner medidas? Según los participantes en el estudio, a los políticos (los principales responsables para el 55% de los padres y 52% de los docentes).

Son muchas las voces, policiales, políticas y sociales, que han reclamado medidas para prevenir la entrada en este mundo de violencia de chicos cada vez más jóvenes. La delegada de Gobierno, Mercedes González, apuntó hace unos meses que lo más preocupante era el descenso de la edad en el momento de la entrada a la banda. González apuntó que esta había bajado de los 15 a los 11. Según fuentes policiales, el número de menores en estas organizaciones ha aumentado en dos años del 20% al 40%. Además del plan de prevención policial en las calles, tanto la Policía, como la Guardia Civil ofrece charlas regularmente en los centros para concienciar a los alumnos. También hay asociaciones vecinales y sociales que incorporan charlas en los centros entre sus actividades. “Muchas veces, empiezan con la tonteria en redes o quedando con ellos y no saben dónde se están metiendo en realidad”, explica uno de los policías dedicados a luchar contra la violencia de bandas.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Patricia Peiró

Redactora de la sección de Madrid, con el foco en los sucesos y los tribunales. Colabora en La Ventana de la Cadena Ser en una sección sobre crónica negra. Realizó el podcast ‘Igor el ruso: la huida de un asesino’ con Podium Podcast.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS