Ayuntamiento de Madrid
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Vender tu alma al diablo

El infierno está lleno de buenas intenciones, me decían de pequeña, pero es que en este caso hasta dudo que hubiera buenas intenciones, solo se buscaba el postureo progre

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Mar Espinar, en un pleno en el Palacio de Cibeles.
La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Mar Espinar, en un pleno en el Palacio de Cibeles.Alejandro Martínez Vélez (Europa Press)

Lo que más me entristece a la hora de ponerme a escribir este artículo es saber de antemano que muchas personas usarán las redes sociales para insultarnos a mí y a mi partido. Sí, he dicho insultar, no criticar ni polemizar. Vivimos tiempos de turbas mediáticas que recorren la red con antorchas, gritando y creyéndose verdugos.

Pero, bueno, vayamos al tema.

En un sistema democrático, la teoría política nos dice que existen líneas, no siempre de color rojo, que establecen los límites de cada ideología. Las distintas sensibilidades encajan unas con otras como piezas de puzle. A veces, hay que pasar un buen rato para encontrar la pieza acertada; en otras ocasiones, cuando te queda poco para acabar, falta una puñetera ficha, y estás a punto de rendirte cuando aparece en ese lugar en el que has mirado antes mil veces. El sistema democrático, que tenemos la obligación de cuidar a diario, nos permite enfrentarnos dialécticamente a los otros sin llegar a las manos, nos permite eso y algo mucho mejor: propiciar acuerdos entre opciones políticas distintas. La democracia se sustenta en un principio fundamental: siempre será más lo que nos une que lo que nos separa. Por eso me gusta tanto una frase que Ortega y Gasset aplicaba a la moral: “La rigidez es característica de los cadáveres”.

Sin embargo, para que esta virtud política, porque virtud es llegar a entenderse con “ellos” y no solo con “nosotros”, se materialice han de cumplirse al menos dos requisitos. El primero de ellos es que lo que se proponga tenga como finalidad mejorar la vida de los ciudadanos. El segundo, que ambas partes se respeten. Las partes del pacto son iguales. Y ahora es cuando hago el giro final, que enfadará a unos y a otros, para aplicar lo que acabo de decir al ayuntamiento de Madrid.

Por un lado, tenemos un trío de desertores que demuestra su clara determinación por seguir siendo concejales a pesar de todo, contra viento y marea. No quieren recuperar nada, lo que no quieren es perder lo que tienen. Doy fe de que el poder, como cualquier droga, resulta adictivo, pero de todo se sale. La falta de responsabilidad política les ha llevado a usar como moneda de cambio ciertos asuntos que les trascendían. El infierno está lleno de buenas intenciones, me decían de pequeña, pero es que en este caso hasta dudo que hubiera buenas intenciones, solo se buscaba el postureo progre. Y, por otro lado, tenemos a nuestro alcalde a tiempo parcial, paradigma de la derecha más clásica. Almeida no oculta su desprecio hacia aquellos con quienes ha llegado a un acuerdo presupuestario, Roma sí paga a traidores.

Algo falla cuando unos venden su alma al diablo por continuar en Cibeles. Algo falla cuando el diablo compra esas almas y las desprecia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS