Las residencias de Madrid recuperan las visitas y el contacto físico a partir del 4 de octubre

Los residentes vacunados podrán seguir recibiendo a sus familiares en sus habitaciones y también en zonas comunes, aunque con un tercio de la capacidad habitual del espacio

Una sanitaria vacuna a una mujer en la residencia de mayores Vista Alegre, de Madrid, el pasado 22 de septiembre.
Una sanitaria vacuna a una mujer en la residencia de mayores Vista Alegre, de Madrid, el pasado 22 de septiembre.Jesús Hellín (Europa Press)

Las visitas a las residencias de la tercera edad de Madrid vuelven a ser casi como eran antes de la pandemia. El Gobierno de Madrid eliminará a partir del lunes 4 de octubre las limitaciones de número y duración de las visitas que se habían establecido por la covid, debido, según explica en un comunicado, “a la contención de la pandemia y la evolución positiva en estos centros con la administración de la tercera dosis” de la vacuna a los residentes desde el asado 21 de septiembre. Los mayores volverán a poder tener contacto físico con sus familias tras estar más de año y medio prohibido, pero el número de visitantes sigue restringido a dos por usuario, sigue la distancia social con otros residentes y el uso de mascarillas.

El nuevo protocolo sobre salidas y entradas de familiares a estos centros, elaborado por la Dirección General de Coordinación Socio-Sanitaria y la Dirección General de Atención al Mayor y a la Dependencia, actualiza las medidas incluidas en la guía vigente desde el pasado 4 de agosto, con el levantamiento de las limitaciones en las visitas, por lo que volverán al horario habitual que aplicaban antes de marzo de 2020.

Así, los residentes vacunados podrán seguir recibiendo a sus familiares en sus habitaciones, y los centros deberán facilitar la estancia en distintas zonas comunes para realizar las visitas como sucedía antes de la pandemia, aunque con la delimitación de un aforo máximo en función de su tamaño, que será como norma general de un tercio de la capacidad habitual del espacio.

También se permite retomar el contacto físico, manteniendo las medidas higiénico-sanitarias y el uso de mascarilla, como “cogerse las manos (siempre siguiendo los protocolos de lavado de manos)” y los “abrazos breves” entre personas completamente vacunadas, pero “sin contacto cara a cara”, puntualiza el Gobierno regional en la nota. Además, los visitantes deben utilizar en todo momento la mascarilla y mantener la distancia de seguridad con otros residentes y sus familiares y con el personal del centro.

Los centros mantendrán un registro de las visitas, que seguirán limitadas a dos personas por residente o tres en caso de que alguno de los familiares que acuden tenga dificultades de movilidad, y se recomienda que menores o personas no vacunadas con la pauta completa no acudan a los centros. No se permitirá el acceso a visitantes que hayan tenido contacto estrecho con positivos o tengan síntomas, aunque estén vacunados.

En caso de que alguna residencia vea suspendidas las visitas, salidas e ingresos debido a que la autoridad sanitaria declare la existencia de un brote en las instalaciones, deberán facilitar a los residentes los medios para comunicarse a diario con sus familiares.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La actualización del protocolo mantiene la recomendación de que tanto los usuarios como los trabajadores que vuelvan a las instalaciones tras un periodo vacacional de más de 7 días aporten una prueba PCR negativa realizada en las 72 horas previas a su regreso o bien un test de antígenos.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS