La crisis del coronavirus

La pandemia se ceba más en la capital con las familias con niños

Un tercio de los hogares ve reducida la entrada de ingresos como consecuencia del coronavirus

Una familia de la Cañada Real recibe ayuda alimentaria repartida por Cruz Roja el pasado mes de abril
Una familia de la Cañada Real recibe ayuda alimentaria repartida por Cruz Roja el pasado mes de abrilLuis de Vega

Un tercio de los hogares de la capital se ha empobrecido al haber visto reducida la entrada de ingresos por la pandemia. La incidencia es especial en los que viven mujeres solas con niños. El hecho de que aquellos en los que residen menores sean los más golpeados por las consecuencias del virus significa que en un futuro próximo la pobreza infantil tendrá un mejor caldo de cultivo, estima el director general de Innovación y Estrategia Social, Héctor Cebolla. Esta información se desprende de la última actualización de la situación de la población que ha sido presentada hoy por los Servicios Sociales municipales. El coronavirus ha dibujado en el último año un nuevo perfil de vulnerabilidad.

A ellos han acudido personas hasta 74.890 unidades familiares entre las que predomina un perfil más joven que antes de la llegada de la covid-19 y de los que casi un tercio (32 %) son de origen extranjero.

El 34,7 % de los hogares de la ciudad de Madrid vio hasta el pasado octubre disminuir la entrada de ingresos. Es un dato similar al detectado en el primer tramo de la pandemia, pues fue el 33,8 % de los encuestados hasta el mes de abril. Hay en todo caso cierta recuperación en los casos más dramáticos, pues en el 6,1% la reducción en octubre era superior al 50% frente al 9,3 % de abril. Solo la mitad de los hogares monoparentales con uno o más hijos, se mantiene a salvo del descenso en la entrada de dinero. Le siguen aquellos en los que habitan parejas con hijos (53,5 %).

El área de Familias, Igualdad y Bienestar Social no augura una mejora en los próximos meses. Es más, prevé un empeoramiento ya que estima que en el próximo mes de abril será el 50,3 % de hogares en los que no habrá cambiado a peor la entrada de ingresos con respecto a los últimos doce meses frente al 63,1 % detectado el pasado octubre.

El 40,8 % de los consultados necesitan ayuda externa en caso de que los menores tengan que dejar de acudir a clase y más de la mitad (53,9 %) no dispone de ayuda familiar para afrontar esa situación. La solución más aplicada es la contratación de alguien externo (47,5 %), la reducción de jornada por parte de uno de los progenitores (34,1 %) o que uno de ellos tendría que dejar de trabajar (21,3 %). En cuanto a la brecha digital, en el 5,4 % de las casas no hay equipo informático para seguir las clases a distancia y en el 25,9 % es compartido.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50