POLÍTICATribuna
i

SOS Vallecas

Más Madrid propone al alcalde un plan para salvar al distrito ante el coronavirus: mascarillas gratis y refuerzo urgente de los centros sanitarios

Varias personas esperan en cola en el dispositivo para realizar PCR aleatorias para detectar asintomáticos de la covid-19 en el barrio de Puente de Vallecas.
Varias personas esperan en cola en el dispositivo para realizar PCR aleatorias para detectar asintomáticos de la covid-19 en el barrio de Puente de Vallecas.David Obach / Europa Press

De las ocho ciudades con mayor incidencia por 100.000 habitantes de la covid-19 en este segundo brote, seis se encuentran en la Comunidad de Madrid. Esta lista negra la encabezan Alcobendas y Parla con 783 y 761 casos respectivamente, situándose la capital en el séptimo lugar del ránking con 505 casos. En España, la tasa acumulada en el mismo periodo no llega a 200 casos confirmados por cada 100.000 habitantes. Estos datos revelan la situación alarmante que atraviesa la Comunidad de Madrid, que no es fruto de la casualidad y que se explican por la imprevisión y la inacción del Gobierno regional a la hora de contratar rastreadores y fortalecer los servicios de atención primaria del sistema público de salud.

Madrid dispone de un tercio de los rastreadores necesarios, según los estándares internacionales y sus centros de salud, que ya habían visto mermados drásticamente sus recursos tras los recortes de los últimos años, han estado funcionando en agosto con la mitad de sus efectivos.

No vale con decirle a los habitantes del sur de Madrid que se queden en casa. Eso es tan cómodo para las instituciones como imposible para una población que necesita ir al trabajo y vive en casas pequeñas.

Pero donde la situación está totalmente descontrolada es en el sur de la capital, especialmente en Puente de Vallecas. Concretamente, tres zonas básicas de salud de este distrito encabezan la lista de más contagios por cada 100.000 habitantes: Martínez de la Riva (1.557), San Diego (1.476) y Peña Prieta (1.321), cifras que triplican la media de la ciudad de Madrid, multiplican por siete la media nacional y encabezan la tasa de casos de toda Europa. Las pruebas PCR realizadas en el Centro de Salud de San Diego han arrojado el escalofriante porcentaje de un 75% de casos positivos. Estamos hablando de una pandemia de la que la Humanidad aún desconoce sus consecuencias definitivas.

Estos barrios, en los que viven 60.000 personas, presentan unos niveles de hacinamiento residencial muy altos, lo que favorece en verano un mayor uso de los espacios públicos. Son trabajadores, un tercio de ellos de origen inmigrante, que abastece sectores como la hostelería o la construcción, incompatibles con el teletrabajo, y que utiliza un transporte público masificado en las horas punta. Los más precarios son asiduos de las colas del hambre que, a día de hoy, persisten todavía en nuestros barrios. No se solucionará este gravísimo problema estigmatizando a la población, sino asumiendo las responsabilidades que, en buena medida, dependen del Gobierno presidido por la señora Ayuso, pero que también competen directamente al alcalde de nuestra ciudad.

Los trabajadores sanitarios están luchando para contener este rebrote sin los medios necesarios. En Más Madrid hemos visitado los centros de salud con mayor incidencia, comprobando la frustración de unos profesionales que tienen que atender agendas de 70 enfermos diarios. Y hemos constatado que no reciben ninguna información de los seguimientos que realizan los rastreadores. Y todavía siguen esperando la contratación de los 650 profesionales extra para los centros de Atención Primaria que prometió a principios de mayo el vicepresidente de Madrid, Ignacio Aguado.

En el conjunto de nuestra Comunidad, uno de cada seis centros de salud y consultorios de atención primaria continúan cerrados o han limitado su horario. En total, 70 centros de salud y consultorios que se encuentran inactivos. A esto se une el cierre de los servicios de urgencias de atención primaria.

Los datos, terribles, deberían ser suficientes para llamar la atención de las Administraciones Públicas para que concentren recursos donde más se necesitan. Refuerzo de la atención primaria y más rastreadores que trabajen todos coordinadamente.

No vale con decirle a los habitantes del sur de Madrid que se queden en casa. Eso es tan cómodo para las instituciones como imposible para una población que necesita cada día ir al trabajo y que vive en viviendas pequeñas y muchas sin ventilación. El sur necesita ayuda. Desde Más Madrid le hemos propuesto al alcalde un plan específico que consistiría, entre otras medidas, en un refuerzo urgente de todos los centros localizados en estos distritos, mascarillas gratis en las puertas de los colegios y transporte público, la colocación de mesas en la calle con mediadores vecinales y con la supervisión del centro de salud, en las que se informe y aconseje a la ciudadanía sin necesidad de desplazarse y guardar cola, y un refuerzo en el transporte público que pasa por estos barrios. También reforzar el control de las aglomeraciones y velar porque se cumpla la ley. En definitiva, servicios públicos suficientes gestionados con eficacia. Y es urgente porque esta crisis debe servir, además, para unir a los vecinos en torno a exigir el respeto a sus derechos más básicos como siempre ha sucedido en los momentos más difíciles de nuestra historia.

Rita Maestre y Paco Pérez son portavoz y concejal respectivamente de Más Madrid en el Ayuntamiento de Madrid


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50