Los 27 discapacitados despedidos en plena pandemia podrán mantener su empleo

Un centro especial se compromete a salvar el taller de Alcalá de Henares con todos sus trabajadores

Varios de los trabajadores de la Fundación Nº 1 de Alcalá de Henares el pasado 15 de mayo, cuando acudieron a recoger la carta de despido.
Varios de los trabajadores de la Fundación Nº 1 de Alcalá de Henares el pasado 15 de mayo, cuando acudieron a recoger la carta de despido.Kike Para

Los 35 trabajadores, 27 de ellos discapacitados, de la Fundación número 1 de Alcalá de Henares recuperarán su puesto de trabajo. Esa es al menos su esperanza después de que Avin CEE, un centro especial de empleo radicado en Getafe y con instalaciones en el aeropuerto de Barajas, se haya mostrado interesado en volver a poner en marcha el taller y se haya comprometido a mantener a todos los trabajadores, respetando su categoría, antigüedad y salario.

En diciembre pasado, la Fundación número 1, presidida por el alcalde de Alcalá de Henares, el socialista Javier Rodríguez Palacios, se declaró en preconcurso de acreedores, tras arrojar pérdidas de 62.000 euros en 2019; y el 31 de mayo pasado, en pleno confinamiento por la pandemia, todos los trabajadores fueron despedidos.

Debido a la suspensión de pagos, se quedaron sin cobrar varios meses de salario, la indemnización por despido y el finiquito, lo que les dejó en una situación muy precaria, pues la mayoría cobraba solo el salario mínimo interprofesional.

Los trabajadores, representados por el sindicato CGT y el abogado laboralista Luis Suárez Machota, denunciaron a la Fundación y al Ayuntamiento ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid y el juicio colectivo ya está fijado para el 9 de septiembre. Sin embargo, la aparición de Avin CEE, un centro dedicado a la integración laboral de personas con diversidad funcional, ha cambiado el panorama: los trabajadores aprobaron el pasado día 11 en asamblea un preacuerdo con la fundación que incluye el cobro de 30 días por año trabajado, además de los atrasos y la garantía de que serán contratados cuando se vuelva a poner en marcha el taller.

Probablemente la planta deberá cambiar de actividad, ya que se dedicaba al embalado y empaquetado de productos, desde medicamentos a perfumes, y Avin CEE opera en el sector de la lavandería y la venta y alquiler de tejidos especiales para aerolíneas.

Antes de que este proyecto se materialice, la nueva empresa deberá hacerse con las instalaciones, incluidas en el concurso de acreedores. El acuerdo incluye el compromiso del patronato de la fundación de facilitar la adquisición de la planta por parte de Avin CEE, ya que el ayuntamiento conserva derecho de tanteo sobre las instalaciones en caso de que salgan a subasta.

“Ahora queda un largo y proceloso trabajo burocrático y judicial hasta que los trabajadores cobren sus indemnizaciones y, sobre todo, tengan su nuevo empleo, que ha sido lo decisivo para el acuerdo”, advierte el letrado Suárez Machuca.

El alcalde de Alcalá se muestra optimista, pero cauto. “Me preocupa que las prisas de últimas hora echen por tierra el trabajo realizado en los últimos meses, pero estamos ante una oferta muy positiva que permite mantener los puestos de trabajo y tener un centro especial de empleo con futuro en la ciudad”, afirma Javier Rodríguez.

Lo más visto en...

Top 50