Incendios forestales

“Apagan un foco y sale otro. Esto es un sinvivir”

El fuego arrasa más de 2.250 hectáreas y se ceba en paisajes protegidos del Macizo Central y O Xurés en Ourense. Decretada la Alerta 2 por proximidad a las casas en Cualedro y Rairiz

Rebordechao (Vilar de Barrio) ayer al mediodía.
Rebordechao (Vilar de Barrio) ayer al mediodía.Belén López

El fuego de Vilar de Barrio (Ourense) acosa el paisaje de Rebordechao, cerca el espacio protegido de A Edreira, suma ya tres heridos y siembra el caos en las explotaciones de ganadería extensiva de la zona. Desde que se declaró ayer poco antes del mediodía, las brigadas forestales no han logrado controlar las llamas, que han arrasado ya al menos 500 hectáreas, y los vecinos, buena parte ancianos, se han visto obligados a echarse al monte para luchar contra el incendio. Así lo explica Belén López, una vecina que posee un rebaño de 140 vacas de carne criadas al aire libre. Según ella, este domingo por la tarde los focos no han parado de multiplicarse: “Apagan un foco y sale otro. Esto es un sinvivir”.

El cortafuegos “enorme, de kilómetros”, que prendieron ayer los agentes para tratar de frenar el avance de las llamas hacia las casas quemó el cierre del terreno acotado donde pastaban sus reses, con el riesgo de que los animales escapasen y se dispersasen en medio del desastre. Las de su cuñado, en otro terreno, aún corrían mayor peligro y la familia tuvo que pasar “toda la noche sacando vacas”. El pariente acabó en el hospital después de que uno de los animales, atemorizado, se fuera "contra él”. “Estas vacas viven asustadas siempre por los lobos, y ahora les vino esto”, lamenta la ganadera. Según López, además, entre la jornada de ayer y esta madrugada resultaron heridos dos brigadistas.

Los 14 vecinos de Rebordechao no han podido dormir esta noche. Trabajaron para proteger sus propiedades y esta mañana han visto cómo las llamas alcanzaban mayor virulencia con nuevos focos en el monte que al cierre de esta edición seguían aumentando. Entre los 11 incendios de los que informa la Xunta hoy (aquellos que superan las 20 hectáreas) en Galicia, suman ya más de 2.250 hectáreas calcinadas y nueve de ellos están fuera de control, todos estos en la provincia de Ourense. Las altas temperaturas y el viento han alentado los focos, que se han reproducido rápidamente durante todo el día.

La Consellería do Medio Rural ha activado la alerta por “situación 2″, es decir, por cercanía del fuego a núcleos habitados, en dos incendios activos en los municipios ourensanos de Cualedro y Rairiz de Veiga. En ambos casos se ha solicitado la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME), que también participa en las tareas de extinción del otro incendio forestal que afecta al Parque Natural da Baixa Limia-Serra do Xurés en el término municipal de Lobios (Ourense), que alcanza las 500 hectáreas quemadas. En concreto, la alerta por peligro para las viviendas se centra en el núcleo de Guillamil (Rairiz) y en el de Carzoá (Cualedro), donde se han quemado en pocas horas 250 hectáreas y han tenido que abandonar sus casas unas 200 personas.

En Rebordechao han trabajado nueve agentes, 27 brigadas, 14 motobombas, dos palas, 10 helicópteros y 14 aviones, según Medio Rural. Este fuego que se extiende por la Serra de San Mamede, en el Macizo Central ourensano, amenaza la reserva forestal de A Edreira, la más importante de la comarca, incluida en la Red Natura 2000.

Un cámara de televisión graba desde Rebordechao el nuevo foco iniciado hoy al mediodía en San Mamede (Macizo Central).
Un cámara de televisión graba desde Rebordechao el nuevo foco iniciado hoy al mediodía en San Mamede (Macizo Central).Belén López

Otro fuego, en el municipio ourensano de A Gudiña, supera las 150 hectáreas devoradas. Este incendio se declaró ayer, cerca de las nueve de la tarde, en la parroquia de Pentes y obligó a cortar durante un tiempo la autovía A-52, la mayor arteria que vertebra el sur de Galicia y conecta con la Meseta. En A Gudiña se han movilizado un técnico, seis agentes, 14 brigadas y nueve motobombas, además de medios aéreos.

Un fuego que se inició pasadas las dos de la madrugada

En Chandrexa de Queixa han ardido de momento 120 hectáreas y en la parroquia de Sabuguido, en Vilariño de Conso, sigue también sin control un fuego forestal iniciado a las 2.22 horas de la madrugada de este domingo. Las mediciones provisionales cifran la superficie consumida en más de 500 hectáreas, por lo que se iguala en magnitud con los de Lobios y Vilar de Barrio (Rebordechao). Trabajan en él dos agentes, siete brigadas, cuatro motobombas, una pala, ocho helicópteros y seis aviones. Este fuego se suma al de la Serra de San Mamede (Rebordechao) y A Edreira, además de a los otros dos que según fuentes de los equipos de extinción “comenzaron por la tarde en Castro de Escuadro y Xinzo da Costa”. Todos ellos se sitúan en diversos puntos del Macizo Central de Ourense: “La comarca arde por los cuatro costados”, asegura a este periódico el agente forestal Xosé Santos.

Mientras tanto, desde ayer a las 19.40 horas arde el área de Río Caldo en Lobios, en el corazón del Parque Natural Baixa Limia-Serra do Xurés. Diversos focos de este incendio se multiplican a ambos lados de la raia con Portugal, en terrenos del parque transfronterizo, donde trabajan equipos de extinción de ambos países. El último de los incendios de los que informa la Xunta que sigue sin control está también en Ourense, en el pueblo de Camba (ayuntamiento de Laza). El de Río Caldo supera las 500 hectáreas y el último, las 60. Además, la Xunta da por controlado el fuego de Cuntis (Pontevedra), con unas 25 hectáreas, y por extinguido el que se declaró el viernes en Quiroga (Lugo), con más de 53.



Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50